Collateral
Comparte con tus amigos










Enviar

«Casi todo el mundo, dentro de 10 años, tendrá el mismo trabajo, la misma casa, la misma rutina, siempre a lo seguro… Todo igual, igual, igual… Así, 10 años. Pero tú no sabes lo que harás dentro de 10 minutos”. Esa sentencia, en boca de Vincent (Tom Cruise), es capaz de cambiar la vida de cualquiera. ¿Será capaz también de convertir a un gris taxista de Los Ángeles con sueños de grandeza en un rival a la altura de un letal asesino a sueldo? El resultado cuando dos hombres opuestos chocan es… ‘Collateral’.

-«¿Le ha matado usted?» (Max)
«No. Yo he disparado. Las balas le han matado» (Vincent)

Crítica de Collateral

Stuart Beattie cogió un buen día un taxi desde el aeropuerto con rumbo a la ciudad y vivió una agradable y poco usual conexión con el taxista durante el viaje. Beattie y el conductor conversaron de todo: de fútbol, política, del mundo,… Allí estaban dos hombres que no se habían visto antes hablando como si fueran amigos de toda la vida. Aquello dio para pensar a Beattie. Por aquel entonces aún no había alcanzado su sueño de vender su primer guión a un estudio. Y en ese momento se le pasó por la cabeza que el taxista no sabía quién era. Podía ser un asesino y, sin embargo, él siempre le daba la espalda. Beattie se dijo a sí mismo que aquello tenía potencial para un guión: dos extraños sentados en un espacio restringido. A partir de ahí, el argumento fue tomando cuerpo.

Poco a poco fue escribiendo un guión que transcurriría en una sola noche. Una noche que un hitman pasaba en Nueva York llevando a cabo diversos encargos. La principal peculiaridad sería que el asesino odia conducir, por lo que utiliza a un taxista al que ha convencido para que le lleve de un sitio a otro, sin levantar sospechas, durante las horas que este pasa en la gran manzana. Cinco paradas, cinco golpes y 700 $Pero, de repente, el plan perfectamente estudiado del liquidador se desmorona. Y todo cuando, tras un descuido del asesino al ajusticiar a uno de los objetivos, el taxista descubre sus verdaderas intenciones. A partir de ahí, la bien llevada relación profesional entre ambos desencadenará en una espiral de emociones llevadas al límite.

Una vez terminado el libreto, Beattie lo movió por diversas productoras. Y fue en Paramount donde encontró a ejecutivos interesados en su historia. Concretamente, Michael Mann fue el que más interés tenía en llevar el guión a la gran pantalla. Sin embargo, por aquellos años, Mann tenía las miras puestas en otros proyectos de más envergadura. Por ello pensó que aquel guión tenía potencial suficiente para que su discípulo más directo, Peter Berg, lo dirigiera. Pero aquello tampoco cuajó… y después de que la historia pasara por las manos de Frank Darabont volvió a Mann. Y ahora sí. Ahora se encontraba libre de compromisos y le apetecía acometer una historia como aquella. Una historia que aconteciera en tiempo real, en espacios reducidos y con menos de dos horas de duración.

El realizador llamó a Beattie y llevó a cabo ligeros cambios en la historia: cambió la acción de lugar y la situó en Los Ángeles, su cuidad preferida. El primer actor en mente fue Robert De Niro para que diera vida a Max, el taxista que verá cómo su vida cambia para siempre en una noche. Pero De Niro declinó la oferta porque ya había interpretado a un taxista (el icónico Travis Bickle de la inolvidable ‘Taxi Driver’) y no estaba por la labor de ponerse tras el volante otra vez. Los que mandaban sugirieron a Adam Sandler (¡!) pero Mann se decidió por Jamie Foxx, con el que ya había trabajado en ‘Ali’ (2001).

Para el papel de Vincent, el asesino a sueldo protagonista, Mann siempre tuvo en mente a Tom Cruise. A Cruise se le presentaba así un reto único: interpretar al primer villano de su extensa filmografía. Esto llamó rápidamente la atención de todos los medios internacionales. Para el papel, Cruise tuvo que pasar por maquillaje: unas canas por aquí, unas cuantas cicatrices por allá y un traje a medida fueron suficientes para que se metiera en la papel de “El liquidador”. Amén de un riguroso entrenamiento con armas de fuego real a cargo de un SEAL y de otro entrenamiento específico en artes marciales para las coreografías de acción del film.

Pero si los dos papeles principales estaban bien repartidos, a Mann le surgió un imprevisto de última hora cuando Val Kilmer, que tenía a su cargo el rol del detective de narcóticos (Ray Fanning), se desentendió del film para irse a rodar ‘Alejandro Magno’ a las órdenes de Oliver Stone. Por ello, Mark Ruffalo, que iba a interpretar a Richard Weiner (otro detective pero de menos incidencia en la cinta) pasó a ser Fannig y Peter Berg (que además de director también es actor ocasional) se hizo cargo de Weiner. Para terminar, resaltar que Jada Pinkett Smith tuvo que presentarse a un casting para que Mann comprobara, de primera mano, su química con Foxx, con quien compartiría la mayoría de las escenas. Jada superó la prueba con nota y de ahí que fuera contratada finalmente.

Michael Mann es uno de esos directores que cuando visualiza un plano tiene que ser el más bello y fascinante posible. El director tiene sus propios códigos y se deja llevar por las mismas tramas y dilemas morales. Eso sí, con ligeros cambios… pero una vez tras otra vuela por los mismos cielos. A Mann le mueven los sociópatas. Tipos solitarios con códigos como si fueran viejos samuráis que se rigen por el honor y la dedicación extrema a su trabajo. Y ‘Collateral’ es una gran muestra de ello… pero no la definitiva porque después de probar con Ladrón(1981), ‘Hunter’ (1986) y Heat (1995), no hay que ser un lumbreras para saber que Mann seguirá explorando la misma premisa bajo diferentes ángulos durante unos cuantos años más…

En ‘Collateral’ no sólo se condensa lo mejor de Michael Mann en un film perfecto para ello, de duración ajustada y pocos personajes, sino que se confirma que estamos ante el gran heredero de los mejores directores del cine americano de mejor cosecha. Mann aprovecha al máximo todo el potencial de las cámaras de alta definición y ‘Collateral’ alcanza cotas de cine de primera categoría gracias a ello. También colosal es el trabajo de fotografía por parte de Dion BeeBe & Paul Cameron, dando como resultado auténtico cine negro urbano del más alto nivel con adrenalínicas escenas de acción y un tensísimo clímax.

De la dirección de Mann se beneficia un guión perfectamente trabajado e hilvanado en todas las sub-tramas que presenta. Un libreto que juega con el poder del destino y el azar. Y también cómo a veces se necesita a otra persona para llegar hasta lo más profundo de nosotros y lograr sacar fuerzas de donde ignorábamos que las había. Unido todo ello a un trabajo por parte de los actores sublime. Una labor que llega a cotas de Oscar en el duelo final entre Vincent (con su coraza de tipo duro totalmente derruida) y Max (endurecido por todo lo que ha pasado en esa fatídica noche en que se encontró de frente con la muerte andante).

Tanto las interpretaciones de Jamie Foxx (estupendo como el soñador taxista Max) como Tom Cruise (en un descomunal cambio de registro encarnando a Vincent) ofrecen un curso de interpretación inolvidable. Ambos secundados por una sorprendentemente a la altura Jada Pinkett-Smith. Y por las aportaciones secundarias de intérpretes de probada eficacia como Mark Ruffalo y Bruce McGill. Culminado con dos semi-cameos, en sendas secuencias (una de ellas posiblemente la mejor de puro diálogo del film) que son la del Club de Jazz con Barry Shabaka Henley (habitual del cine de Mann) y la otra con Javier Bardem (casi irreconocible como el cabeza de todo el plan de asesinatos que lleva a Vincent hasta Los Ángeles) en un club Nocturno haciendo de mafioso sudamericano.

La partitura musical corre a cargo de toda una institución en la materia como es James Newton Howard. El compositor sabe manejar a perfección los tempos de suspense que el director propone en imágenes. Un claro ejemplo es el citado clímax. Un tramo final que comienza en el asedio a la fiscal Annie o, anteriormente, cuando Max decide que ya es hora de plantar cara a Vincent.

En resumidas cuentas.
Lo dicho en esta crítica de Collateral, auténtico cine gourmet. Sobresaliente en todos sus aspectos. Parte desde el drama humano para llevar al espectador hasta el thriller criminal con un ritmo y una cadencia propia de tiempos pasados y siempre mejores. Sin duda ninguna un largometraje ineludible de la filmografía de Mann, Cruise y Foxx. Y entre las diez mejores películas de los últimos años.

Tráiler de Collateral

Escucha nuestro último episodio del podcast