Transformers
Comparte con tus amigos










Enviar

‘Transformers’ cumplió con sus expectativas, que eran las de entretener y dar espectáculo al personal, pero a pesar de lograr cumplir con éxito dichos cometidos, la película fue criticada con dureza por un determinado sector del público, siendo una de las causas de esta controversia su escasa fidelidad con la serie animada. También es cierto que esta divertida superproducción tuvo muchos aciertos y puntos a favor, pero el público es exigente y más aún cuando hablamos de adaptaciones de sus series de la infancia. De todo ello y más hablaremos en esta crítica de Transformers.

Transformers

Crítica de Transformers

‘Transformers’ es una de esas producciones que generan una gran diversidad de opiniones, tanto negativas como positivas, y es que muchos fans que tenían la esperanza de encontrarse con una adaptación fiel a la serie original, quedaron defraudados debido a los innumerables cambios que se llevaron a cabo, tanto en los robots como en los automóviles… Unas variaciones que, en algunos casos, fueron totalmente innecesarias e inexplicables, dando lugar a que algunos de los nuevos Transformers difirieran por completo con respecto a los originales de los años 80. Claro que también es cierto que gran parte del público no seguía la serie de animación y fue a ver esta película empezando desde cero, sin tener ningún tipo de prejuicios y sin mostrar esa típica obsesión por comparar similitudes y diferencias con respecto a la serie animada. Por lo tanto, ese sector del público que no conocía la serie o simplemente no la siguió con regularidad, es el que más disfrutó (y a lo grande) con lo que vio en pantalla, incluyéndome a mí mismo en este grupo. Quizás por ello, la película del gran (si, si… gran) Michael Bay me agradó y me hizo disfrutar. Así pues, y por lo que mi respecta, mi opinión se fundamenta desde la perspectiva de un cinéfilo y no desde la visión de un fanático de la serie… y aunque reconozco que llegué a visionar bastantes episodios de la misma nunca fui un seguidor asiduo.

En cambio, los seguidores y fans parten de la premisa de que el film se trata una adaptación, y lógicamente tenían la ilusión (incluso el ansia) de encontrarse con el Optimus Prime de toda la vida, con aquel Bumblebee convertible en el clásico Volkswagen Escarabajo (ahora un Chevrolet Camaro del 77) y con un Megatron transformándose en un enorme arma… Por lo tanto (y esto va para los que no han visto aún la película) lo más acertado para los fans es olvidar la serie por completo, hacer como si aquella no hubiese existido y ver la película como lo que realmente fue: una superproducción veraniega de ciencia ficción repleta de magistrales efectos visuales y plagada de gigantescos robots transformables.

Transformers

Es innegable que, como adaptación deja bastante que desear, sobre todo en lo referente a los robots más significativos, como es el caso de Optimus Prime o Bumblebee, que fueron modificados (a base de mal) en exceso… pero, sin duda, el caso que más molestó a los fans fue el de Optimus (que siendo justo, he de decir que el robot impone lo suyo), que presentó en su estructura unos coloridos realmente vergonzosos y una carrocería que difería por completo de la original, tanto que incluso parece un automóvil tuneado sacado directamente de una secuela de A todo gas‘. Hay algo que nunca lograré entender… y se trata de ese afán que tienen los realizadores de modificar a su antojo los clásicos (ya sean cómics o series animadas) a la hora de trasladarlos a la gran pantalla, con la absurda excusa de que lo hacen por lograr un mayor realismo o evitar incongruencias graves. Que Megatron no se transforme en un arma es más o menos comprensible, pero que Optimus Prime luzca en la película sin su imponente remolque, con un largo capó (cuando siempre ha sido un camión de capó plano) y con unos colores sacados de una fiesta de disfraces, es de risa… así que, en este aspecto, el realizador (que fue el único promotor de dichas variaciones, pero no sólo la de Optimus, sino también la del resto de Transformers) se merece un suspenso.

TransformersTransformers

A pesar de esto, siempre he admirado a Michael Bay como director, incluso me atrevo a decir que es uno de los dos realizadores (el otro es Roland Emmerich) más espectaculares de la industria, pero al mismo tiempo, uno de los más incomprendidos y criticados de Hollywood. ¿Y esto por qué? pues por la sencilla razón de que la mayoría de sus películas no son producciones de gran argumentación que traten de indagar en temas realistas, moralistas y complejos… sino que prefiere apostar por grandes superproducciones de acción y ciencia ficción plagadas de caros efectos visuales, montajes rápidos, espectacularidad a raudales y veloces movimientos de cámara que provocan vértigo al espectador. Lo malo de todo esto es que tanto espectáculo termina por convertirse en un arma de doble filo, ya que Bay siempre acaba dando prioridad a la acción y la espectacularidad para relegar a un segundo plano el guión de sus películas, que terminan eclipsados (incluso anulados) por tanta parafernalia y efecto infográfico… pero a pesar de este grave (o leve, según se mire) defecto, es innegable que sus films logran asombrar y entretener sobradamente al público… y amigos lectores, nos guste o no, este negocio trata realmente de esto: de entretener y asombrar al espectador (y cuanto más mejor), y en esta faceta Michael Bay es el mejor.

Transformers

Tras romper una lanza a favor del director, hablemos ahora de ‘Transformers’ como película y no como adaptación. Como ya he comentado anteriormente, el film resultó (en su momento) una de las mejores propuestas de ciencia ficción, y no me refiero con esto a que el guión fuera innovador (porque francamente resulta de lo más simplista y plano), me refiero al impresionante elenco de efectos visuales que se nos ofrece, unos efectos digitales que nos dejan boquiabiertos durante casi todo el metraje, haciendo especial hincapié en todas aquellas secuencias donde vemos cómo se transforman los robots en automóviles y viceversa, encajando todas y cada una de las piezas existentes al milímetro y mostrándonos perfectamente su acoplamiento, algo que en los dibujos animados lógicamente no sucedía con tanto detallismo.

En relación a lo anterior y tratándose del film del que se trata, creo que es absurdo criticar el guión, ya que la cinta lo único que pretende es mostrarnos innumerables combates entre robots gigantes y magníficas transformaciones, todo ligeramente condimentado con la típica historia del chaval feúcho que se enamora de la chica imposible y termina convirtiéndose en un héroe tras salvar al mundo, logrando al mismo tiempo conquistar el corazón de la muchacha… algo que ya hemos visto decenas de veces desde que el cine es cine, pero… ¿y qué más da?

Transformers

Eso si, la película peca en exceso del típico patriotismo norteamericano, ya que el ejército de EE.UU. desempeña un papel demasiado prolongado en la trama, algo que se podría haber reducido drásticamente en detrimento de más secuencias dedicadas exclusivamente a los robots, pero como era de esperar (y como siempre suele suceder en los films de Bay), la bandera americana ondea en lo más alto y el exceso protagonismo del ejército (así como de embajadas americanas y El Pentágono) era inevitable, aportando además numerosos vehículos, instalaciones y armamento para el film.

Por otra parte, el realizador volvió a caer en un error típico de su filmografía: su inconfundible estilo de mover la cámara, abusando de nuevo de los rápidos movimientos de la misma… así como de los instantáneos y a veces estresantes cambios entre planos y secuencias. Unos defectos que realmente nos impiden apreciar con total claridad lo que está sucediendo en la pantalla. Esto también sucede durante el desarrollo de algunos combates, en los cuales no será nada fácil seguir al detalle el transcurso de los mismos, dado que en ciertas secuencias (especialmente aquellas en las que pelean Optimus Prime y Megatron) sólo apreciaremos un montón de chatarra digital rodando de un lado a otro, dificultando el poder diferenciar con claridad quién es quién, pero francamente, estos pequeños defectos se equilibran a la perfección con el gran entretenimiento ofrecido por la película. Además de un gran sentido del humor que hace acto de presencia durante toda la trama (atención especial a la secuencia de los Autobots escondidos en el jardín de la casa de los Witwicky, o aquella en la que Bumblebee se hace sus necesidades encima del insoportable agente Simmons del FBI).

Transformers

Todo esto sumado al buen hacer de los actores, hacen de esta película un más que reivindicable blockbuster palomitero a pesar de tener sus defectos y sus errores (como algunos ligeros cambios de ritmo que entorpecen la acción, o la falta de explicación en el desenlace del film con el dichoso cubo interestelar). Y hablando de los actores, es inevitable mencionar a Shia Labeouf, por aquel entonces un joven actor, que fue capaz de llevar todo el peso de la cinta a sus espaldas y dotar a la película de una frescura y un humor poco común en este tipo de superproducciones. Sin duda, lo bordó.

El resto del reparto cumplió sobradamente, sin más: Megan Fox (Mikaela) deja eclipsado a más de uno (y de una) por su impresionante atractivo físico, aunque como actriz deja bastante que desear. Josh Duhamel y Tyresse Gibson (Capitán Lennox y Sargento Mayor Epps respectivamente) cumplieron, sin tener que soportar demasiada responsabilidad en el film. Jon Voight (Keller) estuvo algo perdido en la cinta y realmente no encajó demasiado bien en este puzzle, y John Turturro (Agente Simmons) fue uno de los personajes más divertidos (e insufribles) de la película. También cabe destacar a la familia Witwicky, compuesta por el joven Sam Witwicky y sus padres, interpretados con gracia por Kevin Dunn (genial) y Julie White.

Transformers

En resumidas cuentas.
Gran espectáculo visual, soberbios efectos especiales, mucho humor, diversión y entretenimiento… aunque poca fidelidad con nuestra serie animada de la infancia. Película recomendable, siempre y cuando no seamos demasiado exigentes, claro…

Tráiler de Transformers