A todo gas
Comparte con tus amigos










Enviar

Rob Cohen cortó las calles de Hollywood (y de medio mundo) para llevar al cine por la puerta grande el fenómeno del tunning y de las carreras callejeras ilegales de espectaculares deportivos. Deportivos conducidos por tipos más o menos flipados acompañados de espectaculares señoritas muy ligeras de ropa. Es la hora de pisar el acelerador, darle al botón del nitro y ponernos a más de 200 por hora para ganar la pasta y los papeles del coche en… ‘A todo gas’.

“Vivo de medio kilómetro en medio kilómetro. No me importa nada más. Durante esos 10 segundos o menos, soy libre”.-Dominic Toretto.

Dominic Toretto

Crítica de A todo gas.
Esta fue, sin lugar a dudas, la película que “saltó la liebre” en lo que a las carreras callejeras ilegales y súper coches tuneados se refiere. Luego vinieron muchas otras, incluso esta original tuvo varias continuaciones convirtiéndose en toda una saga de culto para los amantes del tunning… pero la original siempre será ‘The Fast and the Furious’ (al principio conocida en España como ‘A todo gas’).

La película resulta un buen entretenimiento y tiene unas espectaculares secuencias de conducción y asalto a los camiones (esos tres hondas metiéndose debajo de esos monstruos metálicos) y además tiene un final trepidante e impresionante que pone un buen broche a un espectáculo que resulta bastante variopinto para los que no estamos metidos en el mundillo del tunning, a saber: chicas ligeras de ropa, tipos vestidos con ropa que les queda el doble de grande, coches equipados con nitros y equipos de música y ordenadores, carreras ilegales cortando la circulación de las grandes ciudades, tubos de escape escupiendo fuego, apuestas increíbles… en fin, todo eso y más hacen de ‘A todo gas’ un “show” digno de verse tanto si eres fan del tunning como si no lo eres. Nunca está de más conocer nuevos y flipantes mundos.

“Si pierdo, el ganador se lleva mi coche tal cuál…. pero si gano… me llevo la pasta y vuestro respeto”.-Brian O´Conner.

A todo gas

Además, este film supuso el lanzamiento definitivo al estrellato de casi todo el reparto, especialmente de Vin DieselPaul Walker. Vin se convirtió en todo un icono para el mundillo del tunning gracias a su personaje de Dominic Toretto y dejó claro que había venido para quedarse en el cine de acción durante mucho tiempo. Paul, por su parte, sacó la cabeza lo suficiente para que se fijaran en él las grandes compañías a la hora de protagonizar sus películas.

El pelotazo que pegó ‘A todo gas’ fue tan increíble que los millones se juntaban hasta decir basta (con un presupuesto de sólo 38 kilos –el film por lo menos parece el doble de caro por lo bien aprovechados que están todos los recursos- se fue hasta los casi 208 millones a nivel mundial), no es de extrañar que la película se haya ido ya hasta la octava entrega. Octava entrega que se estrena este año, y que fiel a la tradición de las últimas secuelas ya ha juntando un buen ramillete de estrellas como Dwayne Johnson, Jason Statham, Charlize Theron, Kurt Russell o Helen Mirren. 

“Da igual que ganes por un centímetro o por un kilómetro. Ganar es ganar”.-Dominic Toretto.

A todo gas

“Piezas originales”, el casting de ‘A todo gas’.

Este fue el film que juntó por primera vez a las “piezas originales”, esto es: Vin Diesel, Paul Walker, Michelle Rodriguez y Jordana Brewster. Reparto que no se volvió a reunir hasta la cuarta entrega en 2009 y que ya jamás se podrá volver a repetir… 

Vin Diesel se metió en la piel de Dominic Toretto. Toretto es un tipo duro hecho así mismo que, tras la muerte en accidente de su padre, tuvo que hacerse cargo de “su familia” o de “su equipo”, como a él le gusta llamar a su gente. Vin llevó a cabo una interpretación sólida y con muchísima presencia de este tipo carismático y que es todo un icono del mundillo de las carreras callejeras ilegales de L.A.

Paul Walker dio vida a Brian O´Conner. O´Conner es un agente de la secreta experto conductor y que quiere resolver el caso a toda costa para ganarse su placa de inspector. Sin embargo, O´Conner también se verá arrastrado por el carisma de Toretto. Paul Walker luchó codo a codo con Vin Diesel para tratar de ser la estrella del film, pero está claro que no pudo competir con el carisma y, sobre todo, con la imponente presencia física de Vin/Toretto, pese a sus indudables esfuerzos, por lo tanto, terminó como su personaje, esto es, reconociendo la superioridad de su “contrincante” y amigo.

Dominic Toretto y Brian O´Conner

Alrededor de estos dos personajes se movieron otros más o menos de relleno. Este sería el caso de Michelle Rodríguez y Jordana Brewster que no tuvieron otra misión en el film más que ser las respectivas “novietas” de los protas. Bueno, Michelle (fiel a su activa personalidad) aún hizo algo más destacable de cara los fans, como fue el hecho de participar en alguna que otra carrera en el evento conocido en la cinta como “la guerra de carreras” y ayudar a su noviete (Toretto) en algunas “conducciones de riesgo”.

El resto del reparto se limitó a ejecutar sus respectivos roles sin más pretensiones que llevar a cabo una interpretación lo más correcta posible. En este sentido, tendríamos a los agentes Tanner y Bilkins interpretados por Ted Levine y Thom Barry, o al resto del “equipo de Toretto” con Chad Lindberg, Johnny Strong y un Matt Schulze que es el más que destacó por su físico y por el mal carácter de su personaje. Puso el cierre al casting el supuesto malo de la función que no fue otro que un Rick Yune que iba en plan jefecillo de patio adinerado al que hay que pararle los pies en más de una ocasión. ¡Ah! y asomó brevemente el careto el rapero Ja Rule como Edwin, un flipadillo de las carreras y las tetas que apenas si llega al volante de su coche. Comentar que el propio Ja Rule escribió e interpretó algunas de las canciones que suenan en la BSO del film tales como: “Furious“, “Race Against Time Part 2“o “Life Ain’ta Game“.

Vin Diesel y Michelle Rodriguez

En conclusión.
Sólo por el mero hecho de ser (como expuse al principio de esta crítica de A todo gas) la película que “saltó la liebre” para los films de carreras ilegales y de coches tuneados, ya merece la pena ser vista para poder tener, cuanto menos, una idea más o menos aproximada a la realidad de este mundillo del tunnig y demás. Siempre hay una película que da el pistoletazo de salida hacia nuevos argumentos o historias no vistas antes en pantalla (o no vistas con tanta atención). En este sentido, a ‘A todo gas’ le corresponde ese honor. El honor de haber llevado el mundo del tunning por todo lo alto al cine. Y bueno, ¿quién no ha jugado alguna vez a algún videojuego de carreras de tunning creyéndose Dominic Toretto?…

“Tiene óxido en la sangre y por cerebro un depósito de gasolina. No le des nunca la espalda”.-Tanner.

Brian O´Conner

Curiosidades.
Rob Cohen hizo un pequeño cameo en ‘The Fast and the Furious’ como repartidor de pizzas obstaculizado por la primera carrera callejera ilegal del film.
-Las espectaculares secuencias de abordaje a los camiones por parte de los honda civics estuvieron inspiradas en los asaltos a las diligencias que tenían lugar en los viejos films del oeste.
-Para rodar las secuencias de “la guerra de carreras” los actores tuvieron que soportar temperaturas cercanas a los 50º.
-El espectacular coche que Toretto guarda en su garaje como homenaje a su fallecido padre es un muscle car, en concreto es un Dodge Charger de 1970 tuneado y equipado con un supercargador.
-No dejen de ver todos los créditos del film pues al final de los mismos podremos ver unas secuencias que revelan el destino final de Dominic Toretto.
-A raíz de esta saga de películas el actor Vin Diesel fue objeto de una simpática parodia apareciendo como tal en la serie ‘Vaya Semanita’. En esta divertida serie un actor que aparecía siempre de espaldas encarnaba a Vin Diesel al que el flipado de “El Jonan de Baraka” (un personaje de un segmento de la serie) tenía como un verdadero y único Dios.

“Si quieres tiempo… cómprate la revista”.-Bilkins.

A todo gas