Toy Story 3
Comparte con tus amigos










Enviar

Tercera entrega de los juguetes con vida de Pixar que llegó a nuestros cines con el objeto de barrer a toda competencia que se atreviera a hacerle frente. Y es que la saga Toy Story, pese a parecer infantil, está enfocada tanto a niños como a adultos, ganándose así las simpatías de todo el mundo, ¿Conseguiría esta tercera entrega estar a la altura? ¡Bienvenidos a ‘Toy Story 3’!

Toy Story 3

Crítica de Toy Story 3

Como no hay dos sin tres, tras once años desde que se estrenara la segunda parte, en 2010 nos llegó una tercera entrega de la saga Toy Story en la misma línea que las dos anteriores. A estas alturas era algo bastante ilógico cambiar nada si todo iba sobre ruedas con la fórmula original. Una fórmula en la que los niños sucumbían y los adultos, creyendo ir a ver algo infantil, quedaban asombrados con las increíbles posibilidades de esta franquicia. El director de las dos primeras, John Lasseter, intervino aquí como productor ejecutivo, dejando las riendas de dirección a Lee Unkrich, que ya co-dirigiera Toy Story 2‘. Ahora bien, estos datos como información para la ficha técnica van bien, pero en la realidad poco nos importa quien la dirigiese porque el resultado volvió a ser una maravilla.

En primer lugar comentar que, a nivel visual, la cinta hace gala de unos efectos totalmente superiores y con diferencia a todo lo visto hasta esa fecha. Al ver las imágenes, si no tenemos frescas las dos primeras partes, parece que poco ha cambiado. Pero eso no es cierto, la memoria nos juega malas pasadas. La lógica de once años de diferencia nos dice que mucho tuvo que evolucionar la tecnología en ese tiempo y que Pixar, al ser pioneros en ello, de seguro que tenían grandes novedades en su tercera parte de ‘Toy Story’. Y bien cierto fue. Si tras verla volvéis a ojear las dos primeras notaréis que el salto fue gigantesco: muchos más juguetes en pantalla a la vez, mil y un colores diferentes y todos mezclados y simultáneos en pantalla, y unas animaciones que poco tenían que ver con las anteriores. Para que os hagáis una idea, Woody (el cowboy protagonista) tuvo aquí en su cara cerca de 230 puntos diferentes de movimiento, así como unos mil en todo el cuerpo (promedio aproximado para la mayoría de juguetes).

Toy Story 3

En la primera entrega nunca alcanzábamos a ver las caras de los humanos, debido a que una cosa era crear juguetes con medidas desproporcionadas y otra diferente era intentar simular un ser humano, con toda la dificultad que ello suponía. En la segunda sí se empezaba a adentrarse en este campo pero estaba aun en pañales el tema de plasmar a una persona de manera real y coherente en pantalla. El caso es que en esta tercera parte nos hinchamos a ver humanos: la madre, la hermana, el propio Andy… así como un montón de niños chillones y ruidosos, a cual más bruto con los juguetes.

A fecha de estreno de ‘Toy Story 3’ todo eso ya fue posible, así como unos cuantos detalles que demostraron el arte de Pixar, ya la cabeza de la animación por ordenador en ese momento. De esta forma, tuvimos a una Barbie impecable (y cuando digo impecable me refiero a que resultó perfecta, no sólo el típico cuerpo de la muñeca fue un calco de la real sino que el pelo que posee una Barbie, que tiene a enredarse y enmarañarse cuando se le da trote, lo reflejó su réplica virtual. Otro que se llevó gran parte no sólo del protagonismo sino de los avances en cuanto a calidad visual fue el oso Lotso, de color rosa y tejido de peluche nos mostró 3.473.271 diferentes de pelos en varias capas y de diferente grosor y longitud, según datos de la propia Pixar. Francamente increíble. No voy a seguir matizando sobre este apartado, cuando lo veáis, os daréis cuenta de lo que quiero transmitir, habla por si mismo.

Pero algo tan importante como la calidad visual no sería nada sin un apartado sonoro a la altura. Y eso también lo consigue tener ‘Toy Story 3’, grandes interpretaciones por parte de reconocidísimos profesionales que volvieron a prestar su voz para interpretar a sus personajes. Nombres como Tom Hanks, Tim Allen, Joan Cusack, Don Rickles, Whoopi Goldberg o Michael Keaton (entre otros) fueron quienes dotaron de voz a los juguetes (y humanos) que vimos en la película. El apartado sonoro englobó no sólo las voces y efectos sonoros sino también las músicas… y en ‘Toy Story 3’ tuvimos unas cuantas. Música actual se mezcló con otras más clásicas de la saga como la conocida “Hay un amigo en mi” (en esta ocasión, la escuchamos en su formato normal y al final de la cinta nos la reprodujeron en plan flamenco. Ya sabréis el motivo cuando veáis la película).

Toy Story 3

Otro punto importantísimo en la saga es el mensaje que siempre nos transmite. Si en las otras películas tocaban temas como la amistad y la lealtad, en esta, al igual que Andy, la historia de fondo crece y se hace algo más “adulta”, si me permitís la expresión. En esta ocasión se hablará de los cambios. Cambios en la vida que no todos están preparados para aceptar y mitigar con ellos. Pensar sino en vuestra vida, ya sea el trabajo, los estudios o lo que desarrolléis en vuestro día a día. De repente, todo da un giro de 180º y lo que conocíais y cómo lo conocías se desmorona y debéis saber adaptaros a una serie de circunstancias nuevas, no siempre favorables. Aquí ocurre lo mismo, Andy ha crecido y debe seguir con su vida, alejado de los juguetes que tantos buenos momentos le han hecho pasar años atrás. Andy se ha hecho adulto y abandonará a sus juguetes, cosa para la cual estos no están preparados. Ni siquiera la madre de Andy está preparada para que su hijo se marche a la Universidad y deje un vacío en su hogar.

Esta fue una trama tan seria y profunda como seamos capaces de ver. Y es que al tocar estos temas un tanto más adultos que en las anteriores ocasiones, las cosas debían equilibrar la balanza de alguna manera y esto se hizo mediante la incorporación de grandes dosis de humor. El humor no faltó y volvió a ser la base para las nuevas aventuras del grupo de juguetes favorito de medio mundo.

Toy Story 3

Conclusiones.
Termino esta crítica de Toy Story 3. Se hace raro ver una tercera parte de un film de Pixar. Al principio puede dar miedo ya que una segunda y tercera parte suena a “direct to DVD”… pero por suerte Pixar es mucho Pixar y nos obsequió con una película fabulosa. Tres años con más de cien ordenadores renderizando las 24h del día y un equipo humano de 150 personas detrás de ello es lo que fue necesario para que este film viera la luz. Esta vez ya no cogen a nadie desprevenido y la originalidad se esfumó tras su segunda parte, y esto se convierte en una especie de “vamos a trabajar duro y sorprenderlos de otra manera”. Y así fue. La fórmula “Toy Story” estuvo potenciada y llevada al extremo, ya no sólo por su apartado visual y sonoro… sino por una exquisita trama que, aparte de tener un planteamiento muy novedoso y más adulto que las dos primeras, nos dará qué pensar. Pixar lo volvió a conseguir.

Tráiler de Toy Story 3

Curiosidades.
-El director Lee Unkrich se encargó del montaje de las dos primeras películas de “Toy Story”, y codirigió “Toy Story 2” (Toy Story, los juguetes vuelven a la carga). También se encargó del montaje en “Toy Story 3”.
-Darla, el nombre del personaje de “Finding Nemo” (Buscando a Nemo) es el de la productora Darla K. Anderson.
-El director Lee Unkrich dijo una frase en la película, como la voz del personaje de Caja Sorpresa que exclama “¡Juguetes nuevos!” cuando Woody, Buzz y la pandilla llegan por primera vez a la guardería Sunnyside.
-El 15 de enero de 2010 fue el último día para muchas de las 58 personas que compusieron el equipo de animación, el director Lee Unkrich dirigió una banda compuesta por dos pequeños tambores militares, dos bombos, dos monos gigantes y un Yeti que desfiló por todo el estudio.
-17 animadores de “Toy Story 3” también trabajaron en la animación de “Toy Story 2”. Cuatro de los animadores trabajaron en la animación de las tres películas de “Toy Story”.
-Se dibujaron 92.854 storyboards durante el curso de la película, y cerca de la mitad (45.516) se entregaron al departamento editorial. El departamento editorial convirtió esos storyboards en ocho “Milestone Screenings” que se mostraron en el Pixar Brain Trust mientras la película estaba en fase de desarrollo.
-En la película hay un total de 302 personajes (en la primera parte fueron 76).

Curiosidades escondidas.
-Hay más de 300 pegatinas en la habitación de Andy.
-Las chinchetas en el mapa de la habitación de Andy corresponden a las ciudades natales del equipo de producción de “Toy Story 3”.
-Algunos de los cuadros colgados en las paredes de la habitación de Andy en “Toy Story 3” son obra de la coordinadora artística Erin Magill, cuando iba al instituto.
-Andy tiene colgado un banderín en una de las paredes de su cuarto que dice “P.U.” P.U. significa Pixar University, un programa de formación profesional para los empleados de Pixar.
-Encima del armario de Andy se puede ver la placa de una calle, W. Cutting Blvd., la dirección de la sede original de Pixar.
-En la habitación de Andy estaba escondida una pista de un nuevo personaje que se vio en “Cars 2” al año siguiente.
-El número A113, que hace referencia al aula que tuvieron John Lasseter, Brad Bird, Pete Docter y Andrew Stanton en CalArts, aparece en todas las películas de Pixar. A pesar de que han pasado bastantes años, la madre de Andy no ha cambiado el número de matrícula de su coche, que sigue siendo A113. Sin embargo, en “Toy Story 3”, la madre de Andy tiene un nombre nuevo en su matrícula que dice “Tiger Pride”. Es una referencia a la ciudad natal del director Lee Unkrich, Chagrin Falls, Ohio, y a la mascota de su instituto, un Tigre.
-La Camioneta de Pizza Planet, que apareció por primera vez en el “Toy Story” original, ha hecho cameos en casi todas las películas de Pixar. También aparece en “Toy Story 3” ya que los juguetes tienen un viaje muy movido a bordo de la camioneta.
-Sid, el niño travieso al que le gustaba destruir sus juguetes en “Toy Story”, también ha crecido y hace un cameo en “Toy Story 3”, vistiendo su habitual camiseta con una calavera. La voz del cameo de Sid es la de Erik Von Detten, de 27 años, que a los 13 prestó su voz a Sid en “Toy Story”.

Curiosidades sobre los personajes.
Woody Toy Story 3
-En honor de “Toy Story 3”, LEGO creó una versión de Woody de dos metros de altura que pesaba 36 Kg. y que se componía de más de 17.200 piezas.
-Woody mide 38 cm. de alto sin gorra, y 38,1 cm. con la gorra puesta.
-La cara de Woody tiene 229 ‘avars’ de animación. Los ‘avars’, abreviatura de variables de animación, son los puntos de movimiento que manipulan los animadores para crear la representación física de un personaje.

Buzz Lightyear Toy Story 3
-En honor de “Toy Story 3”, LEGO creó una versión de Buzz de 1,52 m. de altura que pesaba 54 Kg. y que se componía de más de 17.200 piezas de LEGO. Las maquetas de Buzz y Woody tienen residencia permanente en Pixar.
-Buzz mide 28 cm. de altura sin el casco y 27 cm. con él.
-La cara de Buzz tiene 215 avars de animación. Los ‘avars’, abreviatura de variables de animación, son los puntos de movimiento que manipulan los animadores para crear la representación física de un personaje.

Lotso Toy Story 3
-En “Up” de Disney•Pixar, cuando la casa de Carl vuela y pasa por la ventana de la niña se ve al Oso Lotso Abracitos (Lotso) sentado en el suelo de su dormitorio.
-Lotso tiene 3.473.271 pelos organizados en varias capas de diferente longitud y grosor.

Barbie Toy Story 3
-La versión de Barbie que sale en “Toy Story 3” se basa en la “Barbie Gimnasta” de 1983.

Ken Toy Story 3
-La versión de Ken utilizada en “Toy Story 3” se basa en el “Ken Amante de los Animales” de 1988.
-En la película, Ken lleva 21 conjuntos diferentes.

Andy Toy Story 3
-John Morris presta su voz al personaje de Andy. Es el mismo actor que puso la voz a Andy en las dos entregas anteriores. En “Toy Story 3”, Andy está a punto de irse a la universidad. En la vida real, John Morris tenía 26 años cuando participó en este film.

Molly Toy Story 3
-En “Toy Story 2”, la voz del bebé Molly era la de Hannah, la hija de Lee Unkrich. Adaptó esas mismas grabaciones de Molly en el vídeo doméstico que sale al principio de “Toy Story 3”.