Toy Story
Comparte con tus amigos










Enviar

Con ‘Toy Story’ Pixar entregó al mundo del cine, de manera triunfal y haciendo historia de paso, la primera película generada por ordenador del mundo. Orientada a un público infantil logró cautivar a todos por igual gracias a sus entrañables personajes e historia única.

Toy Story

Crítica de Toy Story

‘Toy Story’ supuso un antes y un después en el cine por muchos motivos. El más importante claro está es la animación. La primera película de este género en utilizar ordenadores fue Taron y el caldero mágico en 1981 (concretamente en un una burbuja como personaje. Evidentemente flotar por ahí no dice mucho). A partir de entonces, Disney siguió implentando la idea  (pero de manera muy limitada) en objetos inanimados en su mayoría. Aladdín (1992) fue la primera en crear personajes hechos por ordenador con personalidad y de presencia consistente en la película (La Cabeza del Tigre y la Alfombra Mágica). Pero ‘Toy Story’ fue la primera película hecha 100% por ordenador.

Toy Story

John Lasseter ya había dirigido el corto animado ‘Las Aventuras de André y Wally B’ (en 1984 para Lucasfilm; la empresa de George Lucas). ‘Luxo Jr.’ (1986) fue el primer corto hecho bajo el nombre de Pixar como estudio independiente; recibiendo un Oscar como “Mejor Corto Animado” y siendo utilizado sus personajes luego para el logo de la compañía (la lámpara y la pelota). De todas maneras, no es lo mismo hacer un corto que una película completa.

Y si revolucionaria fue la película en términos de animación, de igual manera lo fue su guión. Nunca antes se había hecho una película animada dirigida a un público infantil con una historia con la cual todos, sin importar la edad, nos podemos identificar. Nos presenta una serie de situaciones y emociones que la gran mayoría habremos experimentado. Principalmente las dos historias que se nos presentan. La primera y central es la de Woody sintiéndose desplazado (u olvidado por Buzz, el nuevo “y mejor” ) y la segunda que nos llega casi al final de la película donde Buzz se da un duro golpe con la realidad al darse cuenta que no era quien creía en la vida… demostrando así que una película animada no tenía porque estar basada en cuentos ni tenían porque ser musicales.

Toy Story

Ahondando más en esta crítica de Toy Story, tenemos un guión realmente inteligente. Es la primera vez que teníamos ante nuestros ojos una película con unos diálogos tan humanos; irónicamente siendo la historia sobre juguetes. Seguramente que a todos nos tocó el corazón la escena de Buzz tratando de volar fuera de la ventana. Además, tenemos un humor que solamente podría catalogar como “exquisito”. Ya que precisamente este humor proviene de las situaciones, algo que se nota por lo fluido de las mismas. Aquí escucharemos muchas líneas que nos harán reír por lo sutiles que son dirigidas al público adulto y otras tantas donde funcionan debido al contexto.

Finalmente, pero no menos importante, tenemos una galería de personajes completamente memorables. Y son memorabales precisamente por lo redondeados que son, bien establecidas personalidades y naturales actuaciones. Woody (voz de Tom Hanks) es el líder de los juguetes que demuestra que lo es por lo maduro y su manera de pensar, actuar y tomar decisiones. Haciendo de él un personaje centrado y controlado; y es precisamente cuando llega Buzz (Tim Allen) que su mundo se vuelve patas arriba. Buzz vive en su propio mundo de fantasía creyendo que es realmente el astronauta que representa y no un juguete. Precisamente por esto es que todos los demás quedan encantados con él: representa una brisa de aire fresco al romper con lo rutinario de sus vidas y (a su manera) hacer que los demás se pongan en contacto con su niño interior. El señor Cabeza de Patata (Don Rickles) es un personaje el cual siempre dice lo que piensa siendo capaz de causar enfrentamientos al decir las cosas a la cara. Hamm (John Ratzenberger) cada vez que está en escena brilla por luz propia gracias a su personalidad sarcástica. Rex (Wallace Shawn) es ingenuo y siempre anda en busca de un modelo a seguir. Slinky (Jim Varney) incondicional de Woody es quien está siempre dispuesto a escuchar todas las partes en una discusión. Y Bo Peep (Annie Potts) es el interés sentimental de Woody y la que trata de ser ancla para él. Con personajes así, como para no olvidarlos.

Toy Story

Conclusión.
Pixar ha demostrado que es capaz de superarse así misma (tarea casi imposible) con cada película siguiente. No solamente dejan al espectador boquiabierto con sus animaciones sino que sus historias siempre calan en el público por lo sinceras y humanas que son. ‘Toy Story’ fue su primera película, su carta de presentación… su bandera insignia. Ha pasado ya bastante tiempo desde la original pero ha demostrado que es capaz de superar el paso del tiempo. Y desde que salió la segunda parte siempre se había debatido cuál era la mejor. Una vez escuché por radio que era muy difícil de escoger porque cada una representaba algo: la primera era el corazón y la segunda el alma de esta historia. Yo no pretendo entrar en debates referente a cuál es mejor. Cada cual es libre de tener su preferida. Lo que sí hay que decir es que la original es única por todo lo que representó en su momento y es tan buena ahora como siempre lo ha sido y será.