Tiburón 3D: La presa
Comparte con tus amigos










Enviar

David R. Ellis, director de la “solicitada” película ‘Serpientes en el avión’ del año 2006, abandona ahora a esos peligrosos reptiles y nos trae una nueva “mascota” que nos haga compañía. Esta vez tendremos que poner un acuario en nuestras salas para hacerle sitio a… ‘Tiburón 3D: La presa’.

“Pase lo que pase… no entréis en el agua”.-Nick.

Tiburón 3D: La presa

Crítica de Tiburón 3D: La presa

‘Tiburón 3D: La presa’ no pasa el corte, y no lo pasa porque no hay por dónde cogerla, y es que parece que ni su propio director ni guionistas se la tomaran en serio. De hecho, es tan mala que hasta te ríes con ella y de ella de lo mediocre que resulta. A su lado Piraña 3D (Alexandre Aja 2010) es Dios…

El film está repleto de tópicos y de personajes estereotipados al máximo. Personajes con unos coeficientes intelectuales en números negativos, a saber: cuadrilla de universitarios/as formada por “el atleta”, “el consejero”, “el follador”, “la folladora”… que sólo piensan en atiborrarse a Red Bulls y en comerse alguna rosquilla. Sumarle el grupo de paletos locales cafres y racistas… y la típica chica y el típico chico sensibles que, irremediablemente, se atraen pero que no se atreven a expresar sus sentimientos.

Lo único que falta en este film es la consabida exhibición de tetas y culos… de la que, en esta ocasión, nos privan “injustamente” al público masculino. Esta vez nos tendremos que contentar con la simple exhibición de bikinis de las protagonistas femeninas… por su parte, el público femenino cuenta con mejor suerte y disfrutará viendo los torsos de gimnasio de algunos de los protagonistas masculinos. No nos engañemos, si para algo sirven también este tipo de películas es para dejar escapar algún que otro desnudo femenino en pantalla, pero ni siquiera en esto cumple ‘Tiburón 3D: La presa’.

Malik

Y si los personajes y las situaciones son típicos y tópicos… del guión mejor ni hablamos. Es un guión que produce vergüenza ajena y que podía haber escrito cualquier best boy en un momento de “iluminación máxima”… mientras preparaba el café para el jefe de turno. Resulta tan ridículo, y cien mil veces escuchado en otras miles de cintas, que terminas por reírte de todo lo que dicen los personajes. Si el guión de cualquier film que se precie convierte las situaciones, “supuestamente”, dramáticas en un cachondeo pues ya creo que está todo dicho…

Tiburón 3D: La presa

De entrar a valorar las actuaciones creo que esta vez voy a pasar… sinceramente, en una película como esta no merece la pena. No obstante, mencionar que la protagonista principal es la actriz Sara Paxton, a la que ya la vimos pasarlas canutas en La última casa a la izquierda (2009)’. Aquí Sara, en un alarde de genialidad e inventiva por parte de los guionistas, da vida a la protagonista también llamada Sara… nótese que los “escribanos” no se rompieron la cabeza ni a la hora de ponerle a su personaje un nombre diferente al real ¡tremendo! Bueno, Sara Paxton hace lo que buenamente puede para tratar de salvarse de la quema y luce un bonito bikini azul, no creo que se pueda decir nada más. Del resto mejor ni hablar, ¡ah, sí! también sale enseñando el culo un tal Chris Zylka que luego se dejó ver como Flash Thompson en The Amazing Spiderman(Marc Webb, 2012).

Sara Paxton

Respecto al tiburón y a sus “parientes” cabe decir que estos sólo se nos mostrarán en pantalla en contadas ocasiones, y cuando lo hagan, y salvo excepciones (casos de primeros planos en la jaula en la que el tiburón es un precioso y preciso animatrónico), “cantarán ópera a ordenador” en lo que es una chapuza más que sumar a este delirio de película. Tampoco esperéis grandes ataques visuales de los mismos al estilo de la ya citada ‘Piraña 3D’. Aquí no hay grandísimas secuencias de “gore” y, salvo algún que otro brazo amputado, lo máximo que veremos serán las sacudidas de los protagonistas al ser atacados por el tiburón y la sangre que sale a la superficie, nada más.

Y finalmente nos quedan las 3Ds. Son unas 3Ds bastante flojas y desaprovechadas. Como mucho hay tres o cuatro planos en las que verdaderamente lucen bien, en el resto del film como digo resultan totalmente insulsas y flojas.

Tiburón 3D: La presa

En conclusión.
Finalizo esta crítica de Tiburón 3D: La presa, una mala película, con mal guión, malos efectos, malas 3Ds… es tan mala que te terminas riendo con ella y de ella de lo mala que es. Esto no da más que para pasar unos 95 minutos pensando que el director y sus guionistas nos han tomado el pelo… Se pueden “hacer películas malas” pero con un cierto grado de honradez e inteligencia y no tomando por tonto a todo el mundo. Como diría mi compañero Carlos G: “Es de esas malas películas que amenazan con salpicar… denme una pala para que la entierre rápido”.

“Os invito al lago Crosby para celebrarlo”.-Malik.

Tiburón 3D: La presa

Curiosidades y declaraciones.
-Al final de todos los créditos hay una curiosa sorpresa: la emisión del VideoClip del tema Shark Cam rapeado por los propios protagonistas de la película.
-Walt Conti de Edge Innovations fue el responsable de crear los tiburones animatrónicos que se usaron en este film. Conti recibió en su momento una nominación al Oscar por sus efectos visuales en La tormenta perfecta(Wolfgang Petersen, 2000).
-Sara Paxton fue la primera elección de todo el reparto del film. Una vez contratada ella procedieron a elegir al resto del casting. Todos ellos tuvieron un mini cursillo de submarinismo para la acción subacuática.
-Para dar vida al tiburón, fueron necesarias nueve personas. Varios submarinistas posicionaban el tiburón antes de cada toma, lo monitorizaban durante las escenas y lo sacaban cuando terminaban. En tierra firme había un equipo de operadores usando teclados y joysticks para animarlo. “El uso de joysticks lo convierte en una especie de actuación en vivo. Tiene su truco, porque igual tienes a dos o tres personas utilizando joysticks diferentes. Si no está coordinado, el tiburón acaba pareciendo espástico, así que se trata de crear una actuación en vivo” dice Walt Conti.

Tráiler de Tiburón 3D: La presa