Star Trek: En la oscuridad
Comparte con tus amigos










Enviar

Después del bombazo (tanto taquillero como de crítica) de Star Trek’ (2009), J.J. Abrams se puso manos a la obra con su secuela: ‘Star Trek: En la oscuridad’. Secuela que tardó cuatro años en poder terminar y que se realizó en 3D. Es hora de que la Enterprise surque de nuevo el espacio para enfrentarse a una nueva amenaza que está dispuesta a todo. Bienvenidos a la crítica de Star Trek: En La oscuridad.

“¿Hasta qué punto llegaría por su tripulación, Kirk?”.-Harrison.

Enterprise

Crítica de Star Trek: En la oscuridad.
Tras el masivo y excelente recibimiento de ‘Star Trek’ (2009), nadie dudaba que Abrams se pondría manos a la obra con su secuela. Sin embargo, y para sorpresa de todos, la dejó aparcada para realizar su sueño: dirigir una película apadrinada por Steven Spielberg, Super 8′ (hasta el momento, su mejor cinta) que se estrenó en el 2011. Así pues, ‘Star Trek: En la oscuridad’ tardó casi cuatro años en ver la luz, asegurándose que prefería tardar lo máximo posible para lograr una buena película. Por mi parte, puedo asegurar que J.J. Abrams cumplió y superó mis expectativas.

Porque bajo mi punto de vista, tal y como expresé en mi reseña de su antecesora, la misma no fue en absoluto un peliculón. Si bien es cierto que era un notable aproximamiento moderno al universo de Gene Ronddenberry, pero, por el contrario, no destacaba especialmente en su desarrollo de personajes ni en el carácter de algunos de ellos (me remito a los pésimos intentos de hacer gracia de Kirk) incluso transmutándolos hasta extremos inconcebibles. No obstante, reconozco que me lo pasé mediamente bien, de ahí que quizás a la hora de ver esta secuela me soprendiera bastante el resultado final.

Star Trek: En la Oscuridad

‘Star Trek: En la oscuridad’ fue una secuela superior a la cinta original e incluso consiguió ser más trekkie de lo que fue su antecesora, lo cual es de agradecer, viendo que el precedente se acercaba en más de un momento al espíritu de las películas de “Star Wars” que a una cinta “Trekkie”.

Dejando a un lado las caracterizaciones y carácter de los personajes, en aquella se notaba más el énfasis en la espectacularidad. Aquí, y aunque también rebosó acción por los cuatro costados, se notó el deseo de desarrollar a los personajes, empezando por un Kirk que, si bien en la anterior parecía un adolescente atolondrado diciendo paridas y demás, ahora se acercó más al personaje que interpretó William Shatner: divertido pero inteligente y seguro de si mismo (a pesar del empeño de Abrams en rodearle de mujeres en ropa interior). Además, se amplió la aportación humorística de Simon Pegg (ofreció algunos de los gags más divertidos de la peli) y también se mejoró la relación entre Kirk y Spock, que se acercó a la de la saga original.

Star Trek: En la Oscuridad

Sin embargo, si hay un miembro del reparto que se comió con patatas al resto, ese fue Benedict Cumberbatch. Aquí tuvo un papel sorprendente a la par que intenso, y de ahí quizás mi afirmación al respecto de que esta entrega resultó más trekkie, ya que su villano (perteneciente a la saga original, obviamente si conoces mínimamente Star Trek y su universo, sabrás a que personaje interpreta) fue de lejos una de las mejores cosas de la cinta: su carisma, su presencia y su voz, lo elevaron hasta lo más alto (si podéis, ver la cinta en VO y disfrutad del espectáculo). Benedict Cumberbatch devoró la película, aunque tengo ciertas quejas al respecto, pero sería entrar en spoilers… así que, dejemos en que el personaje de por sí ya merece el visionado del film por si mismo.

En este film, Abrams demostró, otra vez, que los tempos narrativos no son para él problema alguno. El cineasta puso toda la carne en el asador en algunas de las escenas de acción más espectaculares: ese inicio similar a ‘En busca del Arca perdida’ o la espectacular persecución al final del film… son ejemplos en los que Abrams puso de manifiesto que en cuanto a efectos visuales y acción es uno de los mejores del cine reciente.

En lo negativo, ‘Star Trek: En la oscuridad’, se tomó ciertas licencias con algunos personajes. Así, y en lo que concierne al personaje de Alice Eve, pues simplemente la pusieron de “mujer florero” y no aportó absolutamente nada a la película, y como curiosidad, Damon Lindelof pidió disculpas por el tan “famoso” plano de Carol Marcus.

Star Trek: En la Oscuridad

En conclusión.
‘Star Trek: En la oscuridad’ es un notable film de ciencia-ficción y acción. Un buen blockbuster que resulta entretenido, divertido, emocional y muy espectacular. Desde ya, superior a su antecesora.