Sin ley (Lawless)
Comparte con tus amigos










Enviar

En tiempos desesperados, medidas desesperadas… y eso es lo que se vive y se respira en este film que nos trajo a nuestro país la distribuidora a contracorriente films (tanto en formato físico como en la gran pantalla dentro del marco del Sitges Tour A Contracorriente). Para poder verla tuvieron que pasar más de tres años desde de su estreno en su país de origen (USA) y “Lawless” no merecía tal espera, pero lo cierto es que el haberse visto durante tanto tiempo postergada la sitúa dentro de la dupla maldita de Tom Hardy en España, junto a ‘Warrior’, y la lleva directa a la lista de films hundidos gracias a sus mismos creadores, los inefables hermanos Weinstein. Dicho esto, valoremos el contenido y que hierva el alcohol. Es tiempo de prohibición, es momento de vivir… ‘Sin ley (Lawless)’.

“Somos los Bondurant, y no nos doblegamos ante nadie” (Forrest).

sin-ley-lawless-pistola

Crítica de Sin ley (Lawless)

Tremendamente áspera, y en muchos momentos devastadora, película firmada por John Hillcoat (cuyos antecedentesLa carreteray ‘La propuesta’) ya avanzaban que aquí, de nuevo, estaría muy presente ese desolador tono con que impregna a sus films. Esta cinta se apoya en torno a un grupo de hermanos que en el Condado de Franklin (Virginia) llevaron a cabo un firme enfrentamiento contra las autoridades corruptas que pretendían extorsionarles durante los tiempos de la ley seca.

‘Sin ley (Lawless)’ viene a ser la adaptación a la gran pantalla de “The Wettest Country in the World” una historia verídica de la América menos recordada que fue escrita por uno de los hermanos Bondurant, y en cuyos relatos se basó Nick Cave (habitual colaborador de Hillcoat) para redactar el libreto del film. Su trama abarca desde los años 20 hasta pasados los 30, y aunque fuera en 2015 cuando nosotros la pudimos ver editada en España, fue en 2012 cuando vio la luz tanto en USA como en el “Festival de Cannes”, en donde fue incluso nominada al máximo galardón del certamen, la “Palma de Oro” (Palme d’Or). Y ¡ojo! aunque el espectador pueda pensar que este largometraje no fue visto en nuestro país por ser un fracaso en USA esto no es cierto del todo, ya que en territorio americano recaudó unos correctos 36 millones de $, y a pesar de la poca confianza con la que fue movida por The Weinstein Company, logró llegar a los cincuenta y tres millones mundiales con un presupuesto estimado en menos de 30.

sin-ley-lawless-guy-pearce

‘Sin ley’ está protagonizada, casi a partes iguales, por un trío de actores que llevan a cabo un notable trabajo, estos son: Tom Hardy, Jason Clarke y el antes famoso Shia LaBeouf, seguidos muy de cerca por Jessica Chastain. LaBeouf es quien digamos que tiene a su cargo el rol con más minutos y el que más simpatías debe despertar al espectador, ya que el resto de personajes apenas hacen nada por resultar agradables a los ojos del respetable; simplemente van buscando su lugar en el mundo en unos tiempos en los que a la mínima te señalaban por no ser parte de la manada. En la cinta vamos a ver a muchos seres humanos puestos al límite en tiempos tan duros en los que al final la deshumanización y la represión de los sentimientos es lo que te toca, si es que quieres sobrevivir, algo que es el objetivo de Hillcoat y que muestra muy acertadamente.

No hay nada en ‘Lawless’ que invite a pensar en un mundo de color y fiestas sin fin del estilo deEl gran Gatsby’, no, aquí estamos para: nacer, vivir (más bien) malvivir, y morir… esto último muy posiblemente de hambre o levantando del piso por una bala, o si te pillaban huyendo/robando/jodiendo a/de quien no debías por una lluvia de balas proveniente de las imponentes metralletas Thompson de tambor.

Como consecuencia de todo lo anterior, la nota para su dirección y fotografía no pueden ser más que de notables, valorando lo visto en pantalla. Igual nota va para el reparto de intérpretes que, recitados de carrerilla, es de aúpa, porque además de los tres ya citados veremos aquí a: Mia Wasikowska (una nueva suerte de Claire Danes), Dane DeHaan, Noah Taylor y un actor tan dado a los tour de force como Gary Oldman, en esta película tristemente desaprovechado.

sin-ley-lawless-romance

Conviene destacar sobre todos a un inmenso Tom Hardy, en su enésima demostración de talento y de cómo un actor es capaz de usar todo su cuerpo, transformándolo y cincelando a la perfección para ofrecer como resultado una interpretación imponente (véase muestras anteriores como ‘Bronson’, ‘Warrior’ oEl caballero oscuro: La leyenda renace como ejemplo). Atención a como llena las botas de su personaje, un tipo que mide mucho las palabras, las cuales son tan contundentes como sus puños, y es que Forrest Bondurant era un hombre de movimientos muy controlados, con fama de ser indestructible y que, del mismo modo que el Hércules de Brett Rattner, poseía una leyenda que traspasaba su propia vida…

Tampoco conviene dejar pasar a un LaBeouf más que correcto, e incluso con destellos de carisma, que aguanta con encomiable aplomo el tipo como el saco de boxeo del resto de los protagonistas, ya sean sus propios hermanos, o el villano repelente al que da vida el siempre excelente y un auténtico experto en transformaciones al límite como es Guy Pearce (con un horroroso peinado mediante) y que ya protagonizó el bien recibido western de Hillcoat, ‘La propuesta’. Electrizante, sobre todo, la labor de Pearce en el clímax final, totalmente fuera de control y decidido a llenar la ciudad de cadáveres (como curiosidad, anotar que su papel recuerda mucho al de Marton Csokas en The Equalizer).

También vimos en el film al nuevo John Connor cinematográfico, Jason Clarke, que da vida al mediano de los hermanos, un alcoholizado hombre que parece estar siempre alerta para meterse en problemas (un papel muy recurrente en su filmografía). Lástima la muy menor participación de Gary Oldman, apenas tres-cuatro breves escenas, en un personaje que parecía prometer mucho al inicio del film, pero que posteriormente se demuestra que está claramente de pasada por el metraje. Seguramente los minutos de Oldman en pantalla fueron borrados en favor del personaje de Wasikowska y Chastain, ambas intereses amorosos de LaBeouf y Hardy.

“Somos supervivientes, controlamos el miedo, no tener miedo es casi como estar muertos” (Forrest).

sin-ley-lawless-tom-hardy

En resumidas cuentas.
Este es un durísimo drama con tintes de noir y relato criminal clásico entorno a unos tiempos en donde la vida valía menos que una botella de alcohol destilado artesanalmente y se mataba como si aquello fuera normal, al mismo tiempo que uno no lograba diferenciar entre los tipos que llevaban placa, y supuestamente defendían la ley, y los contrabandistas que, al fin y al cabo, sólo querían sobrevivir, o por lo menos mal-vivir en tiempos muy duros. En definitiva, cierro ya esta crítica de Sin ley (Lawless), un film que en conjunto muestra a la perfección lo que debía ser vivir en aquellos años en la América profunda y rural, y que confirma a Hillcoat como un director cuya visión del arte es siempre digna de verse en pantalla grande.

Tráiler de Sin Ley (Lawless)