RIPD: Departamento de Policía Mortal
Comparte con tus amigos










Enviar

Después de regalarnos la divertida ‘RED’, Robert Schwentke dirigió otra adaptación de un cómic. En esta ocasión, hablamos ‘RIPD: Departamento de Policía Mortal’, un cómic que comparte similitudes con ‘Men in Black’, sin embargo, el resultado final no está a la altura, ni siquiera para decir que la presente película pueda calificarse de entretenida.

-“Estás muerto”.-Proctor.
-“¿Es una broma?”.-Walker.

ripd_policias

Crítica de RIPD: Departamento de policía mortal

Menuda decepción me he llevado con ‘RIPD: Departamento de Policía Mortal’, y eso que no tenía las expectativas muy altas, en parte por haber presentado una campaña de promoción cuanto menos nefasta y que ya le pasó factura en su estreno en los USA, allí los primeros trailers sólo se dejaron ver tan sólo un mes antes de que el film se estrenara en salas, algo que ya invitaba al temor…

Entrando en materia, la cinta de Schwentke no es una obra maestra cinéfila ni nada que se le parezca y el resultado final dista mucho de ser entretenido. En líneas generales, cuando alguien lleva a la pantalla un cómic, lo primero que debería fijarse es si dicho cómic es famoso o mínimamente conocido (por mi parte, no tenía ni idea de la existencia de esta obra de Peter Lenkov) y actuar en consecuencia, intentando dar a conocer el material para lograr que la película en la que se basa tenga la suficiente repercusión mediática. No fue el caso, y a Ryan Reynolds ya le había pasado lo mismo con la tan machacada Green Lantern(Martin Campbell, 2011).

En el caso de “RIPD”, además de lo ya comentado, también influyó que el verano en el que se estrenó estaba bastante repleto de grandes producciones: superhéroes, robots y demás parafernalia, lo cual, seguramente, hizo mella en el presente film. Sin embargo, parte de su fracaso no se debe sólo a las grandes producciones de otros estudios o su mala repercusión, si no también a la enorme falta de química entre sus dos protagonistas: un Jeff Bridges que se lo pasa teta y un Ryan Reynolds que intenta ser serio pero no lo consigue.

Por otro lado, a Robert Schwentke se le nota muy perdido en la dirección. Aquí se aprecia un enorme abuso del zoom digital (algo puesto de moda por Zack Snyder con su notable El Hombre de Acero), y unos efectos visuales cuanto menos cantosos y demasiado digitalizados para una producción de 130 millones. Por si fuera poco, también hay que llamar la atención respecto al planísimo guión de Matt Manfredi y Phil Hay, dos guionistas que alcanzaron el “éxito” con Furia de Titanes, pero que aquí se muestran totalmente en piloto automático, y eso es algo que, francamente, hace daño a la película.

Como acabo de exponer, Schwentke trata de tapar la falta de química entre sus protagonistas abusando de planos rodados de manera “comiquera” (de esos que provocarían vergüenza al J.J Abrams más pirotécnico o al Michael Bay más gamberro) y de los mencionados zooms digitales que no terminan de encontrar su sitio en el presente film, y ese abuso se nota en la amplia mayoría de las escenas de acción, algo que termina cansando al respetable.

ripd_avatares

Poco o nada es lo que se puede salvar de “R.I.P.D.”, sin embargo, si hay algo que puedo calificar de mínimamente divertido, me refiero a lo relacionado con los avatares (disfraz que usan los agentes de “R.I.P.D.” para pasar desapercibidos en el mundo de los vivos), es ahí donde el director se saca una serie de secuencias más divertidas y disfrutables que las propias escenas de acción.

Por otro lado, el carisma de Jeff Bridges salva también muchas de las escenas sin avatares de por medio. Básicamente, el actor se ríe de sí mismo interpretando al vaquero Roy (mejor verlo en VO), recordemos que ya había interpretado a un viejo cowboy en la notable Valor de Ley(Joel y Ethan Coen, 2010), asi que seguramente fichó más por eso que por la calidad del guión. El resto de actores tampoco es precisamente para tirar cohetes: Mary Louise-Parker repite con Schwentke (aunque en un principio se pensó en Jodie Foster) pero en un papel menos interesante que el que tuvo en RED’. Kevin Bacon es otro cantar, el antaño villano de pura cepa capaz de acojonar al más pintado, se convierte en un mero monigote que hace que añoremos a algunos de los personajes que interpretó en el pasado, sinceramente, una pena.

ripd_bridges

En conclusión.
Resumiendo esta crítica de RIPD: Departamento de Policía Mortal, estamos ante un producto demasiado vacuo, plano a más no poder, sin las gracias de las mejores “buddy movies” y con unos efectos visuales mal realizados. Además, presenta una química inexistente entre sus protagonistas y a un Ryan Reynolds que debería buscar papeles de mayor calado.

Tráiler de RIPD: Departamento de Policía Mortal