Psicosis II: El regreso de Norman
Comparte con tus amigos










Enviar

“Supongo que estará satisfecho Doctor, ha conseguido que un asesino se inserte de nuevo en la sociedad. Esto no es más que una asquerosa estafa legal, cuando vuelva a cometer un crimen usted será el responsable”. El Motel Bates abre de nuevo sus puertas. Es hora de volver. Bienvenidos a… ‘Psicosis II: El regreso de Norman’.

psicosis2-motel

Crítica de Psicosis II: El regreso de Norman.
Más de dos décadas, concretamente 23 años, tardó el mito por excelencia de Alfred Hitchcock en volver a las pantallas de cine, Psicosis (1960). En 1983 regresó de nuevo con Anthony Perkins como el único e inimitable Norman Bates. Al lado de Perkins estuvieron Meg Tilly, Robert Loggia, Hugh Gillin, Dennis Franz y también regresando de la original la actriz Vera Miles. Todos estos nombres para una secuela que prometía ser lo suficientemente respetuosa con el film de Hitchcock, al mismo tiempo que seguir indagando en la mente de Norman, en su pasado, infancia, motivaciones y en su relación con su madre.

Además, ‘Psicosis II’ ofrece también una agradecida vuelta de tuerca y varios giros de guión en su trama. El propio Perkins decidió involucrarse en la reescritura de las escenas de su personaje, y sólo aceptó volver cuando le prometieron un estreno en cines.
Posteriormente, el propio Perkins llegaría a dirigir una tercera entrega de ‘Psicosis’, aceptada por él sólo con la condición poder dirigirla… algo a lo que los productores no se negaron. Sin embargo, el fracaso en cines de esa tercera parte finiquitó las posibilidades de seguir explotando la franquicia en cines, de esta forma, la cuarta entrega salió directa a video en 1990. Anthony Perkins moriría en 1992 tras una larga e infructuosa batalla contra el sida, sólo tenía sesenta años.

La razón del título en español de esta secuela radica en que en España ya existía previamente un film de terror adolescente conocido como ‘Psicosis 2’. Una cinta que en nada tenía que ver con la obra de Hitchcock. En su estreno en cines USA, esta segunda parte fue un éxito indiscutible con una recaudación que superaría al original. El público tenía muchas ganas de saber algo más de Norman Bates…

psicosis2-ataque

Richard Franklin, quien luego repetiría en otra secuela de un film de éxito de suspense ‘FX2’ (1991), fue quien tomó el relevo del maestro del suspense tras las cámaras. Como se encargaron de recordar en su momento, Franklin, era un amplio conocedor de Hitchcock, a quien visitó en algunos de sus rodajes. De él fue de quien tomó prestadas premisas argumentales, y según una leyenda urbana, a quien homenajeó mostrando la sombra de su redondeada silueta en un plano del primer tercio del film.

El libreto de la cinta no fue obra de un cualquiera, corrió a cargo de Tom Holland (que también se reservó un pequeño papel de reparto como ayudante del Sheriff). Holland fue el responsable de iconos del terror ochentero comoMuñeco diabólico (1988) o Noche de miedo (1985). Dirigiendo la orquesta, y sustituyendo al insustituible Bernand Herrman, otro grande de las partituras, Jerry Goldsmith, quien obvia la original para crear una nueva banda sonora de su estilo.

psicosis2-escaleras

En los setenta, y principio de los ochenta, el tema de las secuelas aún andaba muy verde, y cuando se hacían era directas para el mercado videográfico. No había una “escuela de secuelas” para éxitos que siguieran saliendo en cines, esa “gallina” todavía no había dado huevos. Por ello, y durante años, el público pedía una continuación de ‘Psicosis’ y estaba claro que con Hitchcock no iba ser posible… y Anthony Perkins se resistía a volver a dar vida a Norman, intentando quitarse de esa manera la losa de personajes atormentados que antes del citado film ya cargaba desde sus tiempos en el teatro, pero que con el estreno de la obra magna del maestro del suspense llegó hasta cotas impensables. Perkins sólo conseguía papeles del mismo palo o pequeñas apariciones en films de amigos. Sin embargo, desde finales de los setenta, Perkins ya empezó a mostrarse menos reticente a la idea de aceptar su inevitable destino, e intentó usar el dinero y el repunte de popularidad de esta secuela para levantar guiones propios.

En esta segunda parte Anthony Perkins lleva a cabo una gran actuación. Uno siente una enorme pena por su personaje, comprende su sufrimiento y ve a una persona acorralada con una bestia en su interior. Una bestia que intenta por todos los medios contener.
La sinceridad brutal de Norman es demoledora, y eso gracias al nivel de Perkins. En la versión doblada para nuestro país repitió el maestro del atril Manuel Cano, quien de nuevo lo borda, tanto que muy poco tiene que envidiar la pista en español al original, un hecho del que muy pocos dobladores podían presumir. En general, el trabajo de doblaje de ‘Psicosis II’ es digno de elogio.

psicosis2-norman-bates

Del resto del reparto comenzar con Meg Tilly, que interpretó a Mary, uno de los personajes principales, una alocada camarera de un restaurante de carretera donde comienza a trabajar Norman como parte de su reinserción. Hay que tener mucho cuidado con mirar en páginas como IMDb sobre su personaje pues descubren un “spoiler” importante sobre la trama… Convincente papel de Tilly, quien además no es ni mucho menos la típica rubia simple de cinta de terror. Al parecer, Tilly no congenió bien con Perkins, algo que, como muestra de su buen hacer, no se nota en sus escenas en conjunto.

El genial actor de composición Robert Loggia es el Doctor Raymond. Loggia siempre daba autenticidad a todos sus papeles, fueran más o menos largos, o estuvieran mejor o peor construidos. Su rol es el de apoyo moral y psicológico de Norman. Atención a su ya mítica y personal forma de entrar en la escena abriendo una puerta, siendo su última escena abriendo otra pero encontrándose con una sorpresa…

psicosis2-meg-tilly

Volviendo del original también tuvimos a Vera Miles (Lila Loomis), la única que se opone firmemente a que Norman sea liberado, y cuya perorata inicial he reproducido en la introducción de este artículo. Para ella, Norman debería de pagar con la muerte por lo que hizo, y está decidida a desenmascararle a cualquier precio…
Vera Miles protagoniza uno de los momentos más descomunales de la cinta, un explícito plano corto realmente espeluznante. Además, su personaje es realmente inquietante, incluso compite en locura con Norman. Cabe recordar que su personaje era la hermana de la protagonista de ‘Psicosis’, y que su marido la engañaba con su propia sangre, acostándose con su hermana cuando la encontramos en el film de Hithcock huyendo de ella.

Por último, destacar al “policía de Nueva York” Dennis Franz como Warren Toomey, el indeseable nuevo gerente del Motel Bates, al que Norman pondrá bien firme al descubrir sus tejemanejes. Franz tiene, para su lucimiento, una secuencia monumental en donde deja evidente lo arrastrado de su personaje…

“Es mi madre. No está muerta” (Norman).

psicosis2-vera-miles

En resumidas cuentas.
Finalizo esta crítica de Psicosis II: El regreso de Norman, una cinta que funciona como film individual de terror psicológico y que rinde tributo al original, al que, para algunos, funciona incluso mejor a modo general. Una portentosa vuelta a su personaje más recordado de Anthony Perkins rodeado de un elenco que le sirve de contrapunto. Finalmente, contiene varios momentos de terror explícito realmente espeluznantes y consigue dar un agradecido giro a los hechos de la primera película. Una secuela ejemplar.