Planet Terror
Comparte con tus amigos










Enviar

Hay directores que se pasan la vida buscando esa obra maestra que les encumbre en el Olimpo de los grandes, que se obsesionan por proyectos gigantescos para alimentar su ego y satisfacer su alma vacía. Hay directores que se creen los reyes del mundo y que viven de la fama pasada y de los críticos gafapastas lameculos… y luego está Robert Rodríguez, un tío que hace lo que quiere. A veces la caga (‘Spy Kids’), otras lo rompe (‘Desperado’, ‘Abierto hasta el amanecer’) y finalmente lo peta con esa cochambrosa y cutre obra magna que es ‘Planet Terror’.

Planet Terror

La trama: Haciendo mal cine… te salió una cult-movie.
Entrando de lleno en ese Texas alternativo creado por el director de ‘The Faculty’ encontramos al Teniente Muldoon (fugaz y cachondo Bruce Willis) que tendrá mucha culpa de la que se arma en el poblado, y al experto bioquímico y chapucero Abby (Naveen Andrews). Por el pueblo también pasean el matrimonio Block (Josh Brolin y Marley Shelton) médicos de profesión que se las verán con pacientes que presentan algo más que un simple catarro, pero para estos casos de emergencias tenemos al Sheriff Mcgraw (Michael Parks repitiendo el mismo papel que ya hiciera en ‘Abierto hasta el amanecer’ y ‘Kill Bill 1 & 2’) junto a su ayudante Hague (un recuperado Michael Biehn), y tenemos también a su hermano J.T un cocinero tejano de pura cepa (inmenso Jeff Fahey). Todo este ejército de excelentes intérpretes está salpicado de fugaces apariciones de amigos íntimos de Rodríguez como Carlos Gallardo (El mariachi original), Tom Savini (visto como Sex Machine en la ya mencionada ‘Abierto hasta el amanecer’ o en el papel de Sheriff en la estupenda ‘El amanecer de los muertos’) y Quentin Tarantino, que es ver a Rose McGowan y perder la cabeza por ella.

Planet Terror

Crítica de Planet Terror

‘Planet Terror’ es un film que aboga por homenajear a las antiguas películas de baja estofa de los años 70 que se pasaban en sesiones dobles en cines de mala muerte, por lo que no debe de sorprender a nadie que tengamos justo lo que promete el tráiler: muchos infectados por un extraño virus persiguen a pocos que no lo están por un pueblo perdido en medio de Texas. Si, básicamente es eso. Luego tenemos una serie de subtramas bien hilvanadas que cobran vida en la pantalla gracias a un reparto de secundarios en estado de gracia; mención especial para Josh Brolin y Jeff Fahey, y a la habilidad para lo sucio y chusco de Rodríguez.

Robert Rodríguez es un director todoterreno, en su carrera ha tocado ya todos los géneros, y aunque nunca será un Martin Scorsese, se permite homenajes a Alfred Hitchcock y trabajar con los nuevos formatos como si fuera Christopher Nolan. Su atrevimiento es, sin duda, una de sus mejores armas y por eso este film es de lo mejor de su filmografía. Robert supo desde el primer momento que el alma “Grindhouse”, que el espíritu de aquellas viejas películas estaba en las exageraciones de las imágenes, en lo absurdo de los diálogos, en los personajes estereotipados hasta la saciedad, en los fallos de guión y en la violencia desfasada y desasosegada que veíamos en la pantalla y todo eso es lo que tenemos aquí, condensado en algo más de una hora y media de grindhouse planet terror.

Planet Terror

Ya desde el principio queda todo bien clarito: vemos un baile tan sensual y libinidoso como el que se le marco Salma Hayek en plena jeta a George Clooney en la salvaje ‘Abierto hasta el amanecer’ (1996). Aquí sustituye a la mexicana por la no menos sensual Rose McGowan, a partir de este film musa action-girl de la serie B por siempre jamás. Luego la acción da un salto y nos lleva al meollo del tema en cuestión: a la fuga de la toxina que va a desatar la sobredosis de gore, el chute intravenoso de vísceras y babas de zombis, el summun de la casquería divertida y brutal. Porque es así, y lo bueno es que no tienes que hacerte preguntas filosóficas sobre la trama ¡NO!… tampoco tienes que pasarte toda la peli rebanándote la sesera pensado quién demonios es el asesino ¡NO!… ni tampoco te pasará que acabe la cinta y no tengas ni idea de lo que has visto como pasan con los largometrajes de David Lynch ¡Que va!… Aquí llegas, te sientas, conectas el piloto automático y ya empieza lo bueno…

¡Qué bonito que es que haya cintas como esta! Porque la sonrisa en la cara que se te queda cuando terminas de ver ‘Planet Terror’ no tiene precio. Es como esa felicidad del que triunfa en una noche loca con la chica más buenorra de la discoteca. Si, esa misma, eso es lo que Rodríguez quería y eso es lo que ha conseguido.

Planet Terror

En resumidas cuentas. 
Una alegría para el fan y para que demos rienda suelta a nuestro lado más freak. No admite estómagos finos y fan del humor inteligente. Un medio-metraje groseramente alargado hasta más de los 90 minutos que está filmada por un amante del género para los amantes del género y con el amor de un friki confeso; todo metido dentro de un envoltorio grasiento y sanguinolento. En fin, remato ya esta crítica de Planet Terror, un homenaje nostálgico para que en los ratos muertos en los que te plantees desconectar, darle play y disfrutar como un enano.

Curiosidades.
-Elice y Electra Avellán (sobrinas del director) interpretan a las canguros gemelas mal habladas, mientras Rebel Rodríguez (hijo del propio Robert) tiene el papel de Tony.
-Como detalle chusco al final del film Mcgraw descarga su arma con munición para seis balas pero en cambio se oyen siete disparos.
-Jeff Fahey, Michael Parks, Quentin Tarantino, Marley Shelton, Rose McGowan y las hermanas Avellán salen en esta y en ‘Death Proof’.
-Robert Rodríguez tenía escrito el guión para el film desde 2001 pero el boom de ’28 días después’ le hizo posponer la idea de hacer una cinta de zombis.
-La amistad de Rodríguez y Tarantino se fraguó cuando ambos eran unos absolutos desconocidos en el festival de Sundance de 1993 donde el primero presentaba ‘El Mariachi’ y el segundo ‘Reservoir Dogs’.
-El Wray fuma “Red Apple”, marca de cigarrillos creada por Tarantino ya vista en ‘Pulp Fiction’.