El libro secreto de Henry
Comparte con tus amigos










Enviar

Colin Trevorrow nos trae un relato de “coming of age” donde la familia, los sentimientos y la responsabilidad cobran un enorme protagonismo. Todo ello gracias al modo de ver el mundo por parte de Henry Carpenter, un niño prodigio. Es hora de leer su libro… ‘El libro secreto de Henry’.

“Nunca dejes cosas sin terminar”.-Henry.

Crítica de El libro secreto de Henry

El trato de la crítica hacia este film de Colin Trevorrow, quien iba haber dirigido el último episodio de ‘Star Wars’, es cuanto menos sorprendente. Más que nada porque estamos ante un film realizado de manera independiente (produce Focus Features, estudio asiduo de Universal Pictures en lo que concierne a películas independientes), es decir, un film que no buscaba desesperadamente el éxito de taquilla y, sin embargo, ‘El libro secreto de Henry’ ha recibido “elogios” del calibre de “peor película del año”, hasta llegando a cuestionar la capacidad del cineasta. Recordemos que Trevorrow venía de reventar la taquilla con Jurassic World (2015), y que declinó dirigir la segunda entrega (que si escribe y produce) para meterse en este film.

De entrada, confieso que las habilidades de dirección de Trevorrow no me han demostrado la capacidad necesaria para considerarle un cineasta con gran personalidad, dicho esto, ‘Seguridad no garantizada’ (2012) me parece una película bastante buena e inclusive ciertamente original (salvo por un par de elementos complacientes), sin embargo, la ya citada Jurassic World (2015) ha ido perdiendo efecto, y ahora, con ‘El libro secreto de Henry’, la cosa se ha quedado en un quiero y no puedo.

Sin perder de vista lo comentado anteriormente, sí que puedo afirmar que este film no es, ni por asomo, la peor película de este año. Creo que ‘El libro secreto de Henry’ contiene ciertas cualidades, en base a las cuales se puede decir que es un film con cierta sensación de crear una película inspirada y bien filmada, de hecho, sí se puede aplaudir que el film contiene unas ideas ciertamente originales y cuenta con un reparto de actores solvente, pero algunos no resultan tan fáciles de sacar adelante.

No se puede decir que Naomi Watts sea una mala actriz, o que Jaeden Lieberher no resulte convincente. El problema es que algunas ideas del guión resultan un tanto “increíbles” (léase que Henry es un genio que le lleva a su madre las facturas de la casa mientras ella juega a la Xbox… lo cual resulta, hasta cierto punto, increíble en cuestiones de tratar las personalidades de los personajes). Todo ello lleva a cuestionar las ideas del guionista y del director sobre el cómo desarrollar parte del film, porque hablo de un buen casting, pero como expongo, algunos de esos personajes tienen ciertos aspectos en su desarrollo que no sólo no resultan convincentes sino poco creíbles.

Insistiendo en lo anterior, el mayor problema de toda la propuesta son las resoluciones del guión referentes a ciertas tramas del film (que no “spoilearé”) que resultan demasiado “convenientes” y casuales (e incluso ciertos aspectos del tema del abusador son demasiado surrealistas y también “convenientes”). Esto hace que la propuesta de Trevorrow salga con una trama resuelta demasiado “casualmente”. Ahora bien, no se puede negar la intención del realizador de volver a sus raíces de cineasta independiente, tratando de centrarse en los personajes pero, en este “regreso”, el libreto de Gregg Hurwitz no le ha ayudado.

En el reparto, Naomi Watts interpreta a Susan Carpenter, una mujer soltera y un tanto desastrosa que intenta sacar adelante a sus dos hijos: Henry, el niño prodigio y el más maduro de toda la casa, interpretado por Jaeden Lieberher, y Peter, el pequeño, interpretado magníficamente y con enorme convicción por Jacob Tremblay. Por su parte, Maddie Ziegler es la joven Christina y Dean Norris su padrastro.

En conclusión.
Finalizo esta crítica de El libro secreto de Henry, una intentona de Trevorrow de volver a sus orígenes independientes que no es tan mala como algunos la han pintado y que resulta un producto con ciertos aspectos originales y remarcables. Sin embargo, un guión repleto de “convicciones” y “casualidades” termina por generar un conflicto dentro de la propia película.

Tráiler de El libro secreto de Henry