La víctima perfecta
Comparte con tus amigos










Enviar

La mítica productora Hammer regresó de la tumba, como muchas de sus criaturas de antaño, para presentarnos su segunda película de esta nueva etapa. Una especie de thriller con toques de terror humano. Una película en la que una solitaria Hilary Swank será… ‘La víctima perfecta’.

“Hay algo siniestro en mi piso”.-Juliet.

La víctima perfecta

Crítica de La víctima perfecta

Tomando sus buenas dosis de influencias de películas como Psicosis (Alfred Hitchcock, 1960) nos llegó en 2011 esta película menor producida por la mítica Hammer y protagonizada por Hilary Swank (aquí también productora ejecutiva) como principal reclamo. La verdad es que la cinta no da para mucho más que para ver a la doble ganadora del Oscar lucir cuerpazo y fenomenal dentadura… todo ello mientras es observada por el típico mirón vicioso de intenciones malsanas.

Destacar que esta fue la segunda película de la mítica productora cinematográfica británica Hammer Films en más de 30 años (la primera fue Let Me In (Matt Reeves, 2010). Hammer ha producido más de 300 largometrajes y programas de televisión, y sigue siendo sinónimo, a día de hoy, del cine de género de culto. Un tipo de cine lleno de vampiros, zombis y momias, y que abarca estilos tan diversos como la ciencia ficción o los thrillers de suspense.

Por su parte,  ‘La víctima perfecta’ es una película tan sencilla y como digo “tan menor” que ni tan siquiera se molesta mucho tiempo en desvelar quién es el malo de la función. De esta forma, todo el interés extra que pudiera tener el tema de averiguar quién es el mirón queda muy pronto resuelto… eso si es que no lo estaba ya suficientemente claro al principio del film y viendo según que tráilers o pósters. En consecuencia, el interés del espectador se ve totalmente limitado a observar las peripecias por las que la pobre Juliet (Hillary Swank) pasa en pantalla.

La víctima perfecta

Del reparto destaca claramente Hilary Swank como Juliet. Su papel no es muy complicado y prácticamente se limita a exhibirse mientras busca refugio en los brazos de su casero, Max. A Max lo interpreta Jeffrey Dean Morgan, el Javier Bardem americano, que fue recomendado por la propia Hilary tras trabajado con él en la película ‘Postdata: Te quiero’ (Richard LaGravenese, 2007). Incluso ella misma se encargó de llamarle por teléfono para que se incorporara al rodaje de ‘La víctima perfecta’. Finalmente nos encontramos con la siempre inquietante presencia de todo un mito como Christopher Lee que iba sobrado interpretando a August, el abuelo de Max y antaño propietario del viejo edificio de apartamentos.

Al respecto del director, Antti J. Jokinen, comentar que es natural de Finlandia y cofundador de Solar Films. Hasta el momento del estreno de esta película era un alabado director en el panorama de los vídeos musicales, habiendo dirigido galardonados clips para artistas como Will Smith, Beyoncé, Eminem, Shania Twain, Celine Dion y Missy Elliott, entre otros. Después de ‘La víctima perfecta’ regresó a su país, habiendo dirigido allí tres películas bastante destacadas.

“Estoy confusa, leo las señales equivocadas”.-Juliet.

La víctima perfecta

En conclusión.
Pues no hay mucho más que decir en esta crítica de La víctima perfecta, una película típica y tópica de mirón vicioso y malsano que se las hace pasar canutas a la protagonista de turno, en este caso una Hilary Swank que nos muestra en pantalla lo bien que le sentaban los 37 años que tenía por aquel entonces. Film para pasar un rato “mirando” y olvidarla… no da para mucho más el tema.

Tráiler de La víctima perfecta