La Roca
Comparte con tus amigos










Enviar

¡Qué tiempos los 90! Los grandes del cine de acción dando patadas, volando cosas por los aires y soltando frases lapidarias. Y de entre las llamas de esa época apareció un nombre: Michael Bay. Bay surgió dispuesto a dejar bien claro que en el cine de acción sólo hay titanes y dioses, y que él es el amo…

“Bienvenidos a La Roca”.-Mason.

Sean Connery

Crítica de La Roca.
¿Qué puedo decir de mi admirado Michael Bay que no haya dicho ya? quizás el cineasta más odiado de todo el panorama cinematográfico, y quizás el que más mofas ha recibido de un sector de la crítica demasiado obcecado en que el cine “es algo más” (que estoy conforme con esa afirmación, pero eso no quita que de vez en cuando, uno pueda disfrutar de una sesión palomitera y sin prejuicios). Críticas negativas al margen, Michael Bay ha logrado que una legión de cineastas actuales se hayan convertido en sus “admiradores” (tal y como hiciera Spielberg), y que una legión de fans hayamos podido disfrutar con sus películas y su peculiar estilo de rodaje (Bay es probablemente el cineasta más comercial con un estilo tan reconocible y tan impresionante que no deja a nadie indiferente). Todo esto no quita para que tenga sus defectos, porque si bien es cierto que pone toda la carne en el asador para rodar unas escenas de acción brutales, por otro lado, se olvida otros factores no menos importantes como son: la importancia del guión (algo que le pasa factura) o un profundo desarrollo de personajes. Sin embargo, seguramente y sin quererlo, ha logrado crear un estilo tan único que pocos han podido asimilar o imitar, y pese a quien le pese, Michael Bay es el mejor en lo suyo.

Ahora vamos con la crítica de La Roca. Después del brutal exitazo deDos policías rebeldes’ (1995), la unión Bruckheimer/Simpson/Bay buscaron otra película más para sus arcas (no es de extrañar que Bruckheimer, que es el verdadero artífice de los éxitos de los 90 de Bay, repitiera tanto con él como con Tony Scott, pues como reza el dicho: “si algo funciona, no lo toques”). Así de sopentón les salió este proyecto, y tanto Bay como Bruckheimer y Simpson (quien falleció durante el rodaje de la cinta) se pusieron manos a la obra con ‘La Roca’. Y para lograr semejante empresa, se dio la curiosidad de que Bay quería a un reparto de actores bastante más serios que los de su anterior cinta. De hecho, la elección de Sean Connery para el papel de Mason fue suya, y más aún que Bay dijera que “fue la mejor experiencia de toda mi carrera”, esa y la que años más tarde se le brindaría al conocer al mítico Steven Spielberg.

Nicolas Cage

‘La Roca’ es una de las mejores películas de Michael Bay. Un film tremendamente espectacular, trepidante y sorprendentemente divertido; además de ser de los pocos films de Bay que lograron la tan deseada “R” en los Estados Unidos, bueno aquello eran los 90. De por si, el inicio del film es de los de “la marca de la casa Bay” (y Bruckheimer) con la música de Hans Zimmer y Nick Glennie-Smith (además de Harry Gregson-Williams que por culpa de los desvarios de Bruckheimer se quedó fuera de los créditos como compositor, tanto de esta cinta como en la de Armageddon‘, 1998) y ese estilo suyo que despeja cualquier duda y expone claramente lo que vamos a ver en pantalla.

Uno de los principales aciertos de la cinta es claramente la química de los personajes de Mason y Goodspeed, interpretados de manera gloriosa por Sean Connery y Nicolas Cage. Sus pullas y sus momentos hacen del film del californiano uno de los mejores de la época. Impagables las escenas de ambos en la morgue de la prisión, pura química.
Por otra parte, una película de esa época no sería nada si no tuviera a un villano a la altura, y aquí no sólo lo tuvo, sino que encima superó todas las expectativas, ya que Ed Harris logró con su impagable interpretación del General Hummel que el espectador empatizara con él. Su carisma, sus gestos y su rostro elevaron de manera impresionante a un personaje que en manos de otro actor hubiera sido un desastre absoluto.

La Roca

Además, el reparto en general, estuvo repleto de caras conocidas: el siempre tremendo Michael Biehn en un corto pero intenso personaje. David Morse, actor que casi siempre hace de personaje “amable” y demás. Un malencarado Tony Todd (si, el mítico “Candyman”) hizo acto de presencia y además ofreció uno de los momentos más memorables del film. Todos ellos hicieron una más que loable labor. En este aspecto, no hay nada que criticarle a la cinta.

Como siempre digo, Michael Bay nunca engaña y esta cinta es buena prueba de ello. Son dos horas de tiroteos, puñetazos, explosiones, coches caros estrellándose, planos contrapicado, música épica en todas las tomas y frases lapidarias a casporro… Poco se le puede achacar, puesto que es “hija de su tiempo” y fiel al estilo de Bay. Es pura Bay-manía. Además ofreció algunas de las escenas de acción más bestias de la época: el inicio, la espectacular persecución por las calles de San Francisco, la entrada a la prisión, ¡pura dinamita!

General Hummel

En conclusión.
‘La Roca’ forma parte del cuarteto de obras magnas de Bay. Es épica, entretenida, espectacular, divertida, impagable, soberbia, adrenalínica y se me acaban los adjetivos… Totalmente recomendada, hagan el favor de no pasarla por alto.

“Ya ves Womack, estás entre la espada y la roca”.-Mason.

Goospeed y Mason