Goool 3: El juego final
Comparte con tus amigos










Enviar

Todo tiene un principio y un final, y para Santiago Muñez ese final está al cruzar la esquina. De sin papeles en Estados Unidos pasó a prometedor canterano del Newcastle United, de ser titular y estrella de su equipo en la Premier League a fichaje galáctico en la capital de España en todo un Real Madrid, y de Madrid al cielo… ¿Y ahora qué? Ahora toca hacerse un hueco a nivel de selecciones y poner el broche a la carrera soñada disputando con tu país un Mundial. Es el momento decisivo. Es ‘Goool 3: El juego final’.

goool3-cartel

Crítica de Goool 3: El juego final

Hay un dicho popular que reza “bien está, lo que bien acaba”… pero los productores de ‘GOAL 3’ lo desconocían porque el indignante final de esta (en teoría) ambiciosa saga de films sobre el “deporte rey” es una buena prueba de ello. ‘Goool 3: El juego final’ es un telefilm tardío que vino a intentar hacer algo de euros en la previa de la disputa en 2010 del Mundial en Sudáfrica. Y lo hizo de la peor manera, aprovechando las licencias que (supongo) alguno de los productores de las dos cintas anteriores aún tenían en su poder, y usando las imágenes de los partidos de (sobre todo) Inglaterra, México, Brasil o Argentina durante el Mundial 2006 (no por casualidad disputado en Alemania, país de procedencia de este tercer capítulo), para dispersarlas durante unos larguísimos 95 minutos de telenovela barata, en donde el personaje central, Santiago Muñez (Kuno Becker), es apartado de la acción de la forma más rastrera posible, para dar paso a dos insoportables estrellitas británicas (a las que dan vida JJ Field y Leo Gregory) que intentarán levantar la copa de Campeones con su selección, al lado de los Beckham, Lampard, Gerrard, Rooney, Ashley Cole y cia.

goool3-copa-fifa

Pero antes de seguir, pongámonos en antecedentes. Año 2005, Danny Cannon se hace cargo de ¡Goool! La película’, una producción Touchstone Pictures cifrada en torno a 20 millones de $ que es concebida como una saga de tres films (una trilogía, vamos) en torno a un joven que pasa de la nada a lo más alto en el balompié mundial. Su intención: ser para el fútbol lo que Rocky (John G. Avildsen, 1976) es para el Boxeo.

La UEFA, FIFA, ADIDAS, EA Sports… todos estos gigantescos organismos se ponen a su disposición. El resultado en taquilla arroja una recaudación de 27 millones de $ a nivel mundial en su paso por la gran pantalla. Casi al mismo tiempo que se estrena ‘Goool’ se pone en marcha todo el dispositivo para rodar el segundo capítulo, con la entrada en liza de una de las instituciones más importantes del balompié a nivel de Clubs: el Real Madrid. El resultado esGoool 2: Viviendo el sueño de Jaume Collet-Serra. En USA ni se molestan en promocionar el film y el 97% de su recaudación corresponde al mercado internacional con números desgarradores: algo menos de ocho millones de taquilla. Ante este fracaso había que pensárselo mucho para seguir con la historia… Al final, ‘Goool 3: El juego final’ llegó en 2010 con una salida oficial en sólo tres países: Alemania, Reino Unido y Japón… y directa a DVD. ¿Sus ingresos? desconocidos.

goool3-inglaterra

Financiada con capital germano y producción de Milshake Films, la película fue rodada en Inglaterra (en su mayoría en interiores y con cromas verdes). ‘Goool 3: El juego final’ es el peor epílogo que uno puede esperar de lo que empezó siendo una muy eficaz cinta de sueños imposibles. De eso pasó a ser un videoclip sobre estrellas del rock que dan patadas a un balón, y terminó en esta entrega siendo un telefilm alemán que encantaría al responsable de la parrilla de sobremesa de Antena 3 de los fines de semana. Sin embargo, a España no nos llegó dejando inconclusa la trilogía. Durante años, los fans del original y de su secuela, se preguntaron qué había sido de Santi Muñez y si al final jugaba aquel Mundial que la carátula del DVD y los carteles publicitarios de la segunda parte anunciaban iba a disputar…

Es muy difícil para un servidor (y no es una política usual en Cineycine) criticar un film de forma dura… y no lo es porque llevar a cabo una película conlleva mucho trabajo y da de comer a mucha gente, pero en ciertas ocasiones es inevitable. Ahora bien, ‘Goool 3’ es considerada por la gran mayoría de los que la han visto como una de las peores y más aburridas cintas sobre fútbol que se han hecho y con razón… Cierto es que las expectativas estaban altas, y aunque ya la segunda parte perdía en comparación con la primera entrega, uno no espera que todo acabará siendo una broma pesada en donde se sacaban de la manga a dos ingleses que jugaban en el Real Madrid y que nadie conocía de antemano, amén de acabar lisiando al protagonista, para que estos dos “nuevos fichajes” pasaran a ser los reyes del mambo. Ciertamente eso es tomar por tontos a los espectadores… se mire por donde se mire.

goool3-derrota

En resumidas cuentas.
No hay mucho más que comentar y finalizo ya esta crítica de Goool 3: El juego final, una entrega traicionera con sus raíces y que se limita a poner como título la licencia ‘Goool’ y contar una historia en clave de telefilm que nada tiene que ver con los dos films anteriores. Una cinta realizada con cuatro duros en un campo de entrenamiento, con croma verde y de relleno los extractos de los partidos reales del Mundial de Alemania del combinado de Inglaterra donde (se supone) juegan los dos nuevos e insoportables protagonistas.

El plano: Santi Muñez con una lustrosa mata de pelo luciendo la camiseta con el 24 de la selección de México.
La escena: El inicio, donde vemos la ensoñación que nunca será una realidad en la que Santi Muñez juega con la selección de México. En realidad, un anuncio para TV donde ya se avisa del protagonismo que tomarán los dos nuevos fichajes británicos.
La secuencia: Las que corresponden a los partidos reales del Mundial de 2006, donde hacen acto de aparición las mayores estrellas del panorama fútbol que disputaron aquel torneo.