Rocky
Comparte con tus amigos










Enviar

“Rocky era mi gran oportunidad. Si la película se hubiera hecho sin mí y hubiera sido un éxito… mi vida habría estado acabada. Me habría arrojado a las vías del tren”.-Sylvester Stallone.

“Es la gran oportunidad de su vida. No puede dejarla escapar”.-Jergens.

rocky-escaleras

Crítica de Rocky.
Como bien comentaba mi amigo Carlos G. cuando escribió la crítica de Star Wars. Episodio IV: Una nueva esperanza’, ya poco o nada se puede aportar sobre un film mítico como es ‘Rocky’, un film del que también se han escrito auténticos “ríos de tinta”. No obstante, voy a aportar mi pequeño granito de arena con esta crítica de Rocky. Y ¡qué mejor forma de hacerlo que empezar por su origen! Porque aunque el mismo sea de sobra conocido para el/la cinéfilo/a de pro… pues me parece a mí que las nuevas generaciones de los superhéroes no lo van a saber. Así pues, comienzo…

rocky-butkus

Y todo comenzó con un joven Sylvester Stallone que quería, por encima de todo en la vida, triunfar en el mundillo del cine. Stallone hizo grandes sacrificios llegando a vivir en la más absoluta miseria aceptando casi cualquier trabajo (acomodador, limpiador de jaulas del Zoo, participación en películas de nula trascendencia e incluso alguna porno) y contando tan sólo con 106 $ en su cuenta bancaria.

Un buen día Sly decidió tomarse un descanso y asistir a un “intrascendente” combate de boxeo (deporte del que es fan declarado) que enfrentaba al todopoderoso Muhammad Alí vs el desconocido Chuck Wepner. Era un combate de mero “trámite” para Alí, sin embargo e increíblemente, el mediocre Wepner logró hacerle besar la lona. Stallone que estaba sentado en las primeras filas tuvo una grandiosa iluminación… y al regresar a casa escribió el guión de ‘Rocky’ de un tirón en tres días y con un total de noventa páginas.

Stallone puso su script sobre la mesa de los productores Bob Chartoff & Irwin Winkler y a estos les encantó… pero… querían que el papel de Rocky lo interpretará una cara conocida (se sugirió a Ryan O´Neal). Stallone se negó porque este era “su golpe entre un millón” y, pese a que Chartoff y Winkler le llegaron a ofrecer hasta 350.000 $, no accedió a la venta. Sly lo tenía claro: si querían la historia sería contando con él en el papel de Rocky. Asombrados por el tesón del joven, los productores cedieron. El resto ya es historia del cine, del boxeo y de la vida.

rocky-combate

Una historia que arranca el 25 de noviembre de 1975 en Filadelfia y en la que Sylvester Stallone nos regala un grandioso retrato de entrañables perdedores. Perdedores como Rocky, Adrian, Paulie o Mickey que ven pasar su vida sin una oportunidad a la que aferrarse para salir de los tristes barrios bajos de la ciudad de los 76rs (barrios sobresalientemente bien retratados en la película). Si queremos, ‘Rocky’ bien puede ser “el cuento de la Cenicienta” trasladado al mundo del boxeo, algo que, dicho sea de paso, sugiere uno de los comentaristas en el combate final contra Apollo, el invencible campeón.

No obstante lo anterior, ‘Rocky’ es también una gran película de amor. Un amor hermoso y puro que es el que unirá a Rocky con Adrian. Un amor que nos llegará directos por lo bien “dibujados” e interpretados que están los personajes y lo diferentes que son… como bien sugiere el propio Balboa en la inolvidable escena de la pista de patinaje: “Somos la pareja perfecta: un bicho raro y una tímida”. A destacar lo increíblemente tierna y veraz que resulta la escena del primer beso de los personajes en el apartamento de Rocky…

El libreto del film “exhuma” sentimiento y cariño en cada una de sus palabras. Un script que, insisto, hace un magnífico retrato de todos y cada uno de los personajes de la película, concediendo a casi todos ellos una gran escena para el recuerdo (el ya comentado beso de Rocky y Adrian, Mickey tratando de convencer a Rocky para convertirse en su manager, Adrian haciendo frente a Paulie, o Apollo en el ring disfrazado del tío Sam).
En definitiva, entre manos tenemos una historia que llega directa al corazón del espectador/a y que te hará reír, emocionarte e incluso llorar… ¿Se puede pedir más? Creo que no. ‘Rocky’ se llevó el Oscar a la “Mejor película”.

rocky-beso

Mención aparte merece la BSO de Bill Conti que, al igual que comentó mi compañero Carlos G. en Una nueva esperanza”, contribuye a engrandecer más si cabe a la película. Es una BSO cuyas melodías suenan siempre en el momento justo con composiciones tristes, melancólicas y solitarias… pero también románticas y tremendamente optimistas con el “Gonna Fly Now” a la cabeza.

También muy buena culpa de redondear la función tuvo la dirección de John G. Avildsen (siempre le recordaremos por esta película y por Karate Kid) y el excelente montaje de Scott Conrad y Richard Halsey que contribuye a que todas las secuencias del film se unan de una manera tremendamente natural y que no se sienta ningún corte ni bajada de ritmo. Avildsen fue premiado con un Oscar a la “Mejor dirección” y Scott Conrad y Richard Halsey con el Oscar al “Mejor montaje”.

rocky-carne

“¿Quieres un buen consejo? ¡Retírate del boxeo!”… Perdedores de Filadelfia.

En el reparto de ‘Rocky’ destacan todos y cada uno de los protagonistas, no en vano, casi todos ellos estuvieron nominados a los Oscars de ese año en las diferentes categorías (Sylvester Stallone, Talia Shire, Burgess Meredith y Burt Young).

Sylvester Stallone da vida a Rocky en el que fue, sin duda, el papel de su vida. Este fue un personaje que Sly escribió a su imagen y semejanza de aquella época, y realmente lo bordó entregando a un joven perdedor de gran corazón que pasa el día dando consejos, contando chistes malos, peleando en tugurios, recaudando dinero en los muelles e intentando conquistar el corazón de Adrian.

Adrian es interpretada sobresaliente y tiernamente por Talia Shire que nos entrega a una chica tímida y “derrotada” a la que todos querríamos proteger y dar cobijo. Como ya he comentado en párrafos anteriores, inolvidables son las escenas que Stallone y Shire comparten en la pista de patinaje, su primer beso o ese final con Rocky en el ring desesperado llamándola con sus últimas fuerzas.

rocky-y-adrian

También destacaron Burt Young y Burgess Meredith. Burt Young hizo suyo por completo al personaje de Paulie, el bruto hermano de Adrian que resulta ser a la vez el mejor amigo de Rocky. Paulie no era mal hermano puesto que sólo quería lo mejor para su hermana, pero le perdían por completo sus modales y el tenerla prácticamente sometida como a una “derrotada”. A destacar que Burt Young interpretaría a Paulie en todas y cada una de las secuelas del film.

Por su parte, Burgess Meredith dio toda una lección como Mickey, un viejo y malhumorado exboxeador dedicado a entrenar a los jóvenes valores del barrio. Su relación con Rocky es totalmente de “amor-odio”. Mickey sabe del talento de Rocky y le duele verlo hacer de “cobrador/matón”. Absolutamente mítica es la escena que Meredith comparte con Stallone en la casa de Rocky, esa escena destila por completo la nostalgia de los tiempos pasados de Mickey y revela la relación de “amor-odio” de Rocky y Mickey. ¡Sublime!

rocky-mickey

Finalmente, hay que mencionar también a Carl Weathers en una interpretación repleta de carisma, brillantez y presencia como Apollo Creed, el invencible, poderoso y técnico campeón de los pesos pesados cuyo ego ha crecido tanto como sus victorias. Aquí tenemos el ejemplo de otro actor, Weathers, que también lo dio todo con este papel convirtiéndolo en el mejor y más recordado oponente de Rocky, tal es así que su legado ha llegado hasta nuestros días con el film ‘Creed’ de Ryan Coogler.

Y sería totalmente injusto terminar este repaso a los protagonistas del film sin hacer mención a Tony Burton como Tony, el entrenador de Apollo. Su papel es totalmente secundario en esta película pero a la vez de gran importancia… porque junto con Sylvester Stallone y Burt Young es el único actor que estuvo repitiendo rol en todas las secuelas de la franquicia cogiendo en cada entrega más minutos y más importancia.

rocky-apollo

En conclusión.
La importancia de ‘Rocky’ no la representan todos los premios y nominaciones que recibió… sino el hecho de que ‘Rocky’ es una de esas películas que logró trascender más allá de la gran pantalla para convertirse no ya en una “religión” (como es el caso de “Star Wars”) sino en una fuente de inspiración y modo de vida para todos/as aquellos/as que alguna vez en nuestra vida hemos soñado en nuestro corazón con alcanzar un sueño. Eso es lo que es por encima de todo esta película: corazón.

Curiosidades.
-‘Rocky’ ganó 3 Oscars (Director, Montaje y Película) y fue nominada para otros 7, incluyendo las nominaciones de Stallone para “Mejor actor” y “Mejor guión”, algo que sólo Charles Chaplin y Orson Welles habían conseguido con anterioridad.
-Esta fue una película enteramente familiar. En ella, Stallone metió en sendos cameos a su hermano Frank Stallone (uno de los vagos y cantantes del barrio) y a su propio padre como el tipo que toca la campana en el combate contra Apollo. Además, Sasha que por aquel entonces era su esposa colaboró en la fotografía del film y Butkus (el perro de Stallone) se convirtió en el film en el perro de Rocky.
-‘Rocky’ contó con muy poco presupuesto por lo que muchas escenas se rodaron sin cortar las calles de Filadelfia y Stallone interactuaba con la gente que transitaba por ellas (por ejemplo, durante el entreno corriendo un hombre le lanzó de manera espontánea una naranja, esta escena se puede ver en la película).
-El montaje definitivo del film tenía otro final, en ese final Rocky se reunía con Adrian y se iban cogidos de la mano del estadio (imagen recogida en algunos pósters de promoción), se encontraban a Spider Rico (Pedro Lovell) y hablaban con él sobre que ellos no pertenecían a las “Grandes Ligas del Boxeo”. Por motivos de dinero y metraje el propio Stallone decidió cortar todo eso y terminar la película congelando la imagen del mayor momento de gloria en la vida de Rocky. Esa “congelación” de imagen se convertiría en costumbre en las siguientes secuelas.

“¿Rocky Balboa? Jamás he oído ese nombre”.-Jergens.

rocky-and-adrian-poster