Election: La noche de las bestias
Comparte con tus amigos










Enviar

Año 2025: “La Purga” cada vez está más cuestionada junto a la criticable labor de “Los Nuevos Padres Fundadores” y encima es tiempo de elecciones… James DeMonaco vuelve a su exitosa franquicia para seguir purgando los pecados del sueño americano. Prepárense para el tiempo electoral más violento en… ‘Election: La noche de las bestias’.

“¿Quién de vosotros sobrevivirá a La Purga?”.

election-disfraz

Crítica de Election: La noche de las bestias.
James DeMonaco lo ha vuelto a conseguir y una vez más sigue superándose así mismo con cada nueva “purga”. Esta saga de “Los Nuevos Padres Fundadores” comenzó de manera muy floja en 2013 con The Purge: La noche de las bestias’, sin embargo, la cinta fue un éxito pues para un coste de tan sólo 3 m$ se fue a los casi 90 mundiales, de ahí que la secuela estuviera cantada. Secuela que nos llegó de manera inmediata al año siguiente con Anarchy: La noche de las bestias’, film que iba mucho más allá que una “simple purga casera” y que se elevaba muy por encima de “la purga” original, amén de que también resultó un éxito en taquilla (9 millones de coste para una recaudación de casi 112 mundiales). Ahora ha vuelto a suceder lo mismo y DeMonaco presenta con ‘Election: La noche de las bestias’ el mejor film de esta “franquicia purgatoria”. Una película que lleva camino de convertirse también en la mejor cinta a nivel de recaudación.

DeMonaco vuelve a incidir en “Election” en su tremebunda crítica hacia el sistema que nos domina. El director y guionista neoyorquino no tiene compasión alguna con los poderosos que rigen nuestros destinos (“Los Nuevos Padres Fundadores”, siglas: NFFA) y los vuelve a convertir en figuras esperpénticas y fascistas que aplastan a los pobres con impuestos, recortes, paro, falta de sanidad, turismo criminal… Todo ello exagerado a los máximos niveles y representado en una rica clase política absolutamente despreciable. Una “casta” de la que sólo se salva la valiente senadora Ronan, una cruzada dispuesta al cambio.

election-roan

Nuevamente la violencia nos será mostrada en todo su esplendor y crudeza por un DeMonaco que sitúa de nuevo a los personajes en el ambiente de una ciudad dominada por “los purificadores”, esto es, los partidarios de “la purga”. En esta oscura atmósfera seremos testigos de grotescas ejecuciones (algunos incluso rescatarán a la guillotina francesa), emboscadas, tiroteos, atropellamientos brutales y mucha sangre.
A destacar la terrible y tétrica representación de “los y las purificadores/as” vestidos para matar de las más variopintas formas: bailarinas de ballet, osos de peluche, payasos, novias… hasta míticos expresidentes saldrán a la caza. Todo esto salpicado con un jugosísimo humor negro que nos hará soltar más de una carcajada, y con una tremebundísima y cañera BSO de Nathan Whitehead que contribuye (¡y de qué manera!) a hacer más “disfrutable” la experiencia.

Una experiencia que representará una nueva y terrible odisea nocturna que volverá a vivir el personaje de Frank Grillo. Un Grillo que para nuestra alegría está de regreso para ser el valiente caballero de brillante armadura de la senadora Roan. Pero ambos no estarán solos pues DeMonaco nos presentará aquí a nuevos personajes muy bien dibujados e interpretados a los que esta vez Grillo no eclipsa, afortunadamente.

election-kiss-me

“Pequeña muerte ha vuelto, zorras”… Unidos contra la NFFA.

Efectivamente, tal y como he comentado en el párrafo anterior de esta crítica de Election: La noche de las bestias, en esta ocasión Frank Grillo tendrá unos compañeros de purga que resultan mejor tratados y “dibujados” que los que tuvo en “Anarchy”. Nuevos compañeros que resultan todo un guiño/homenaje a las “minorías” raciales: los negros y los hispanos.

La comunidad afroamericana se ve representada por Mykelti Williamson, Betty Gabriel y Edwin Hodge. Destacan los dos primeros a los que DeMonaco dedica tiempo a presentar para que nos sintamos cercanos a ellos en los violentos acontecimientos nocturnos. Mykelti Williamson da vida a Joe Dixon, un amable “tendero” de esos a los que todo el mundo quiere. Betty Gabriel se mete en la piel de Laney Rucker, una joven con personalidad y un fuerte carácter que sacará a pasear en “La Purga”. Finalmente, Edwin Hodge interpreta a un carismático líder negro que es de los más fuertes opositores a esta maldita festividad.
Por su parte, la comunidad hispana queda representada a un buen nivel (ya era hora) gracias a Joseph Julian Soria para quien va el rol de Marcos, el empleado de confianza de Joe Dixon que destaca por ser un buen chico, con gran interés y preocupación por la política siendo seguidor de la senadora Roan.
Como digo, el tratamiento de todos estos personajes es francamente notable y DeMonaco demuestra a través de ellos como “personas sin importancia” pueden tener un gran valor unidos.

election-trio

Por su parte, y volviendo con Frank Grillo, cabe decir que mantiene su buen nivel de “Anarchy” (aunque pierde el aura de misterioso justiciero de aquella cinta) desenvolviéndose notablemente en las escenas de acción y en su interacción con el resto de personajes, mostrando una muy curiosa química con el interpretado por Mykelti Williamson. Además, esta vez conoceremos su nombre real, Leo Barnes (omitido en el film anterior). A su lado tendrá durante toda la película a una sufrida pero muy valiente Elizabeth Mitchell como la honesta e íntegra senadora Roan.

De los malos, representados casi desde el primer minuto por “Los Nuevos Padres Fundadores”, hay que decir que cumplen con su cometido al cien por cien, resultando unos individuos sádicos tanto de obra, como de acción, como en su representación física. Aquí tenemos fundamentalmente al mercenario nazi interpretado por Terry Serpico, al político-reverendo al que da vida Kyle Secor, “el cura/monaguillo” Christopher James Baker y el líder que decide los destinos del NFFA, Raymond J. Barry. Sobra decir que todos ellos están francamente bien en lo que sus roles les piden.

election-frank-grillo

En conclusión.
Resulta poco frecuente que una tercera película se eleve como la mejor de una franquicia… pero esto es lo que ha pasado aquí con “Election”, un film que ha cogido todos los aciertos de “Anarchy”, los ha mejorado y, en consecuencia, el resultado final es superior al visto en su ya disfrutable predecesora. Si James DeMonaco piensa seguir haciendo “purgas” (nada raro viendo el bajo coste, los resultados en taquilla y el final más o menos abierto de esta cinta) puede contar con que yo seguiré participando en su celebración anual…

“La única forma de ganar es arriesgándolo todo”.-Roan.

election-grupo