El protegido
Comparte con tus amigos










Enviar

M. Night Shyamalan es un director diferente. Un tipo que arriesga con sus films y que no juega a lo seguro. Un realizador que en cada nueva película trata de sorprender todavía más al público. En el año 2000 nos presentó a… ‘El protegido’.

“¿Cuántos días has estado enfermo en tu vida?”.-Elijah Price.

Crítica de El protegido

Después de su espectacular éxito con ‘El sexto sentido’ (1999), el director y guionista M. Night Shyamalan volvió a triunfar con ‘El protegido’. Nuevamente entregó el papel protagonista a Bruce Willis y sumó a la ecuación a Samuel L. Jackson. Recordemos que Willis y Jackson ya habían hecho buenas migas enJungla de cristal: La venganza (John McTiernan, 1995). Sin embargo, en esta nueva cinta sus roles serían totalmente diferentes.

La repercusión comercial en taquilla de ‘El protegido’ no fue tan abrumadora como la de ‘El sexto sentido’. No obstante, no me cabe duda de que ‘El protegido’ no sólo es la mejor película de Shyamalan, sino también la mejor película “de superhéroes”. A través de su libreto, el director nacido en la India rinde culto al fenómeno del comicbook. Aquí queda retratada esta forma de comunicación como arte y, lo más importante, como una sabiduría ancestral transmitida en viñetas con el paso de los siglos. Los homenajes al mundo del cómic son muy variados a lo largo del metraje. El más significativo es cuando Elijah Price califica a un dibujo original con esta sentencia: “Esto es un clásico. Una obra de arte”.

En relación a lo anterior, varios “cómics reales” podremos ver de pasada en el film. Entre ellos, algunas portadas de ‘Thor’, ‘Hulk’ o ‘Spider-Man’. Además, el vestuario del personaje de la portada del primer cómic que recibe Elijah es prácticamente idéntico al de La Visión. Todo esto sin contar las estadísticas que sirven de introducción a la película.

Shyamalan también realiza una aproximación tremendamente realista a lo que podrían ser los superhéroes. De esta forma, si los mismos existieran no serían como Superman o Spider-Man. El realizador los retrata como personas del día a día que, sin embargo, poseen determinadas cualidades. Cualidades más o menos extraordinarias que los hacen sobresalir. En el caso del protagonista, David Dunn, sería su supuesta invulnerabilidad. Esta es la parte más interesante del libreto. Me refiero al ir descubriendo, poco a poco, si David Dunn es un “superhéroe” (o no) y cuáles son sus “poderes”. De esta manera, Shyamalan nos invita a entrar en el juego de Elijah Price. Nos plantearemos así las mismas dudas que se plantea David Dunn.

Por otro lado, ‘El protegido’ no es sólo una inteligentísima película de “superhéroes”. Ahondando en la misma también encontramos una sentida historia familiar. Esta parte se plasma en las relaciones entre David, su mujer Audrey y su hijo Joseph. David es un hombre enamorado de su esposa a la que está a punto de perder. Por ella sacrificó su carrera deportiva y ahora su relación raya en la timidez. Por su parte, Joseph lo idolatra y no quiere que sus padres se separen. Finalmente, Audrey está sumida en un mar de dudas. Todo esto queda resumido por Shyamalan en una genial secuencia de apenas unos segundos. Me refiero a cuando Joseph y Audrey van a recogerlo después del mortal accidente de tren. Puro lenguaje visual cinematográfico sobre lo que debería ser la familia.

Además de esa escena que acabo de comentar, Shyamalan también nos deja muchas escenas icónicas en este film. Entre ellas: el genial empleo de la cámara en las escenas del tren, la figura de David Dunn vestido con el chubasquero, la caída por las escaleras de Elijah Price que duele sólo con verla, el incidente en la tienda de cómics, la famosa escena del press de banca, o la portada del periódico al desayunar. Se hace muy complicado elegir una en favor de otra. Resaltar que casi todas las escenas de la película se rodaron en una sola toma.

La banda sonora está en total sintonía con el metraje. Y esto no fue cosa del azar, ya que James Newton Howard la elaboró partiendo de la lectura del guión. Así pues, en el film escucharemos composiciones dramáticas, intrigantes y un tema central que con sólo escucharlo ya identifica claramente a la película.

“Sólo soy un hombre normal”. Irrompible.

El primer protagonista a destacar es Bruce Willis. Willis lleva a cabo una interpretación muy introvertida a causa de su personaje, David Dunn. Esta introversión se debe a la triste relación que lleva actualmente con su esposa y por la que sacrificó su gran carrera deportiva. Ahora ejerce como mero vigilante de seguridad en el estadio de Filadelfia. Allí él debía haber sido la estrella pero cambió los trofeos por el amor… Para valorar bien este rol de Willis, basta con decir que David Dunn es todo lo contrario a John McClane y sus ingeniosos chascarrillos.

El segundo en importancia es Samuel L. Jackson en una de sus mejores y más inolvidables performances. Jackson dota de una atrayente, inquietante y firme personalidad a su personaje de Elijah Price. Elijah es todo un erudito y estudioso del mundo del cómic que maneja teorías muy peculiares que pueden sonar a demencia. Además, está aquejado de una terrible enfermedad que hace que sus huesos se rompan con enorme facilidad. De ahí el mote que le pusieron de pequeño, “Don Cristal”. Así pues, al carecer de un cuerpo sano cultivó su mente centrada en el fenómeno superheróico en busca de respuestas a su propia existencia.

También importante es la labor de los secundarios, especialmente las familias de David y Elijah. La actriz Robin Wright interpreta a Audrey, la esposa de David Dunn. Robin lleva a cabo una interpretación puramente sentimental y cercana a la tristeza. Esto es así por el punto en el que se encuentra su matrimonio. Atención a su monólogo de pie con Willis de espaldas a la cámara escuchando sin decir nada. Por su parte, el jovencito Spencer Treat Clark interpreta a Joseph, el hijo adolescente del matrimonio. La suya es una interpretación muy tierna que realmente te llega por el cariño y admiración que siente hacia su padre.

Finalmente, un breve papel es el que tiene Charlayne Woodard como la madre de Elijah. En sus pocas escenas demuestra su talento recreando a una mujer valiente que quiere sacar adelante a su hijo. ¡Ah! y si se fijan bien pueden identificar al actor Michael Kelly como el médico que atiende a David Dunn después del accidente. Y, claro, también el oportuno cameo del propio Shyamalan.

“Los chicos me llaman Don Cristal porque soy así de frágil”.-Elijah Price.

En conclusión.
Finalizo esta crítica de El protegido. Esta es, probablemente, la mejor película de Shyamalan. Un gran, inteligente y realista film sobre los superhéroes y que también esconde una sentida historia familiar. No haberla visto todavía a estas alturas casi puede ser considerado un “irrompible” pecado cinematográfico.

“Hay dos razones por las que le miro así: Una porque parece que ha sido usted el único superviviente del tren. La otra… usted no tiene ni un solo rasguño”.-Médico.

Curiosidades.
-En el tren del que sólo sale vivo David Dunn iban 118 pasajeros y 13 empleados.
El poncho de David Dunn fue exagerado en sus proporciones para tratar de transmitir la sensación de que era el traje de un superhéroe.
-Tanto el vestuario de color violeta como el bastón de cristal con mango de plata de Elijah fueron idea de Samuel L. Jackson. El violeta para él es sinónimo de realeza y el bastón su idea del personaje: fuerte pero frágil.
-El peinado de Elijah está inspirado en el personaje real de Frederick Douglass, uno de los escritores afroamericanos más importantes de los EEUU (Siglo XIX).

Tráiler de El protegido