El francotirador

by

Clint Eastwood dirige la brutal historia de Chris Kyle, francotirador de los “Navy Seals” al que se le definió como “el francotirador más letal de los Estados Unidos”, ganándose también el apodo de “Leyenda y Diablo” entre sus compañeros y enemigos en la invasión de Irak en 2003. Aquí, Chris Kyle es interpretado por Bradley Cooper, nominado al Oscar por su notable papel de… ‘El francotirador’.

“Yo hago esto para defender a mi país”.-Chris Kyle.

el-francotirador-rifle

Crítica de El francotirador.
‘El francotirador’ fue una película bastante problemática en su pre-producción. En sus inicios, Bradley Cooper sólo sería productor y quería como protagonista a Chris Pratt. Sin embargo, Warner Bros no veía a un actor “desconocido” para interpretar a alguien como Kyle, por lo que Cooper se atrevió a firmar como protagonista, y como director señaló a su amigo David O. Russell. No obstante, Russell abandonó el proyecto y este cayó en manos de Steven Spielberg, quien expresó su enorme deseo de dirigir la cinta, ya que había leído el libro de Chris Kyle y quedó bastante impresionado… pero Spielberg también abandonó por retrasos por parte del estudio. Ahora bien, surgiría entonces “un aliado” sorpresa que se encargaría del film (también no exento de obstáculos) ese aliado era Clint Eastwood. Eastwood aceptó la dirección con una sola condición: que le dejaran estrenar el musical ‘Jersey Boys’ en verano para poder luego enfrascarse totalmente en la presente cinta. La Warner Bros, que siempre ha estado ahí con Clint en sus últimas películas, aceptó sin más dilaciones.

Eastwood, director totalmente clásico y sin florituras visuales, dirige con pulso de hierro ‘El francotirador’, película no exenta de polémica, sobre todo, por la visión de humanizar a un personaje como Chris Kyle, el francotirador más letal de los Estados Unidos que estuvo activo durante la invasión de Irak en 2003. A Kyle se le llegaron a adjudicar casi 169 muertes, entre los que se incluyen hombres, mujeres y niños… además de ser objeto de infinidad de atentados por parte de los insurgentes y objetivo de algunos francotiradores enemigos durante el periodo en que estuvo activo en Irak.

el-francotirador-reunion

Ante todo, dejar claro en esta crítica de El francotirador que este film de Clint Eastwood es buen cine. El cineasta indaga en la creciente pérdida de humanidad de Kyle, desde su primera misión de apoyo hasta el momento en que el personaje se siente más cómodo con un rifle de precisión que estando con su mujer embarazada (Sienna Miller en la película). Además, Eastwood no se corta ni un pelo en mostrar las acciones de Chris durante sus periodos de servicio en Irak. Esto hace meterse todavía más al espectador en la película viendo que en la guerra no hay nada bonito ni limpio…

Eastwood deja claro que todos los bandos comenten atrocidades (en la también reciente,Corazones de acero de David Ayer, se dejaba bien claro que los aliados tampoco fueron unos santos en su paso por Alemania). La guerra, tal como expresó Eastwood en su notable díptico del Pacífico (‘Banderas de Nuestros Padres’ y ‘Cartas desde Iwo Jima’) es algo sucio, capaz de hundir la psique de cualquier persona e incluso manipular la imagen de alguien. En el caso de la presente cinta, los compañeros de Kyle le apodan como “la Leyenda”, un título que para ellos es tremendo porque él esta ahí para sacarles del apuro, mientras que para el propio Kyle, es un peso que debe llevar de la mejor manera posible.

el-francotirador-taya

Eastwood, capaz de sacar humanidad allá por donde pasa, tiene en sus manos a un notable Bradley Cooper. Un Cooper quien en un principio se veía como “otro Ryan Reynolds” dado que su carrera había estado repleta de personajes ligeros y de enorme comicidad. Sin embargo, en ‘El francotirador’ entrega un personaje lleno de complejidad en lo que se refiere al resto de su carrera. Su Kyle es un tipo corriente que, por diversas razones, se alista en el ejército con el pretexto de ayudar a sus compañeros. Sin embargo, a medida que el conflicto avanza, el propio Kyle se va alejando de su familia para seguir combatiendo, casi como si fuera una droga para él (ojito al momento en que su personaje se encuentra con su hermano y este le dice que el sitio es un infierno, para luego Chris mirarle y contestarle con un incrédulo y asombrado “¿¡qué!?”, impagable).

el-francotirador-chris-kyle

El resto de personajes del film están más o menos bien definidos, si bien falta algo de profundidad en algunos secundarios como puede ser el caso de algunos compañeros de Chris, e incluso al francotirador sirio que es contratado por los insurgentes para matar a Kyle. Ahora bien, con la presencia de este otro francotirador, Eastwood consigue que el espectador se sienta como si estuviera en el Oeste, en un duelo a muerte entre el Sirio y el Norteamericano, en un entorno que homenajea (tanto en fotografía como en diseño de producción) a cierta estética del Spaguetti Western, con planos estáticos, muy alejados del cine de acción parkisionado que actualmente se ve hoy en día en el cine. En esos momentos, Clint Eastwood denota su clasicismo al 100%.

También hay que destacar a Sienna Miller como la esposa de Kyle. Sienna resulta (junto a Bradley) uno de los mejores personajes e interpretaciones del film. Como anécdota, la actriz inglesa contrató a un “entrenador” para lograr el acento texano que requería su personaje.

A pesar de sus aciertos (y de toda la polémica que rodeó la película… polémica injustificada diría yo), ‘El francotirador’ no es perfecta y tiene ciertos bajones de ritmo, especialmente durante el tedioso tercer acto que es dónde quizás Eastwood tiene que lidiar con un clímax demasiado seco, más por el guión de Hall que por otra cosa. Ahí se denota un interés en profundizar todavía más en la historia, pero al mismo tiempo, Eastwood tiene que acabarla, algo que, por desgracia, termina siendo bastante lento y tedioso.

el-francotirador-sirio

En conclusión.
Con este film Clint Eastwood demostró que no había perdido el tino de su cine, y aunque la presente película no esté entre las mejores de su filmografía, sí que resulta buen cine. Un film desarrollado con fuerza, interés y la suficiente potencia que suele tener el cineasta. Sin lugar a dudas, una película recomendable, seas o no, fan de Clint Eastwood.


Lo mejor:
La notable interpretación de Bradley Cooper. La dirección de Clint Eastwood. Sus momentos entre francotiradores son excelentes. La constante pérdida de humanidad del personaje.
Lo peor:
Que ciertos personajes de la cinta no tengan un desarrollo más definido. Un clímax demasiado soso y tedioso.