El cazador y la reina del hielo
Comparte con tus amigos










Enviar

Con un reparto estelar y el buen trabajo anterior realizado por el novato Rupert Sanders en ‘Blancanieves y la leyenda del cazador’, albergaba grandes esperanzas en esta nueva película que nos volvía a traer de regreso a este fantástico universo. Sin embargo, este retorno no ha resultado como debiera. Ahondemos ya mismo en esta crítica de El cazador y la reina del hielo.

“No hay esperanza para el amor. El amor siempre acaba en traición. Ahora y siempre”.-Sara.

el-cazador-y-la-reina-del-hielo-eric

Crítica de El cazador y la reina del hielo

Dejando al margen el destacadísimo casting de este film con cuatro estrellas rutilantes en su elenco actoral, lo primero que me llamó la atención es que se pusiera un saco de 150 millones de dólares (más o menos) en manos de un realizador que, hasta la fecha de este film, sólo contaba con un cortometraje en su haber. Es cierto que lo mismo sucedió con la primera entrega dirigida con cuidado y acierto por Rupert Sanders. Sin embargo, estas apuestas tan arriesgadas no siempre salen bien. Y esto es lo que ha pasado aquí. El novato Cedric Nicolas-Troyan ha destrozado por completo el buen hacer heredado de Rupert Sanders. Veo poco probable que, después de este film, volvamos a ver en pantalla más historias de esta mitología. Muy poco probable.

Nada o casi nada funciona en ‘El cazador y la reina del hielo’. Para empezar, la película adquiere una curiosísima forma de “precuela/secuela”. Es decir, al principio, y a modo de largo prólogo de cuento, se nos narran acontecimientos anteriores al primer film que afectaban a la vida de la malvada Ravenna. Posteriormente se da un salto de siete años respecto a los acontecimientos de Blancanieves y la leyenda del cazador y se procede a continuar la historia original. Esto es algo que puede sonar un poco raro pero viéndolo en pantalla más o menos funciona.

el-cazador-y-la-reina-del-hielo-grupo

Ahora bien, lo que no funciona ni por asomo es el guión. Un libreto escrito a cuatro manos por Evan Spiliotopoulos (un todoterreno que destaca en los libretos de animaciones “menores”) y Craig Mazin (un “especialista” en escribir los guiones de comedias paródicas). Y su guión no funciona porque, para empezar, parece que estos dos guionistas no hubieran visto la primera película. De hecho, tengo mis serias dudas de lo que hayan hecho. Sólo así se explican determinadas incongruencias.

Entre las incongruencias puedo citar la creación de la más absoluta nada del personaje de Freya (nada en “Blancanieves” se decía sobre ella). Y la más gorda: la incomprensible ausencia (ni tan siquiera se le cita) de Finn (Sam Spruell). Recordemos que Finn fue presentado en la primera cinta como el único hermano de Ravenna. Un hermano al que ella estaba tremendamente ligada desde que ambos fueron arrebatados a su madre por unos crueles asaltantes. Finn no era sólo “el hermano” de Ravenna, era su principal apoyo y bastión. Y he aquí la gran sorpresa de que, en esta “precuela/secuela”, no aparece por lado alguno. Ni una mísera línea de guión para justificar su ausencia en el prólogo de la «precuela», la más absoluta nada. En su lugar se crea a Freya y a otra cosa…

Por otro lado, tenemos otros que detalles tampoco terminan de encajar con el libreto de la primera película. Estas son las referidas a la muerte de la esposa del cazador. Una muerte que, recordemos, se atribuyó el propio Finn en la cinta original. En definitiva, creo que estos ejemplos que acabo de comentar son lo suficientemente clarificadores de que estos dos guionistas han escrito y re-escrito a su antojo. Amén de dejarse llevar por modas actuales como la deFrozen para crear a Freya…

el-cazador-y-la-reina-del-hielo-freya

La historia tampoco presenta nada novedoso. Aquí se nos vuelve a ofrecer otro viaje. Una ruta en la que el cazador tendrá que recuperar en compañía de un par de enanos (uno de ellos es Nion, interpretado nuevamente por Nick Frost) el espejo mágico que ha desaparecido del reino de Blancanieves. Su poder lo convierte en un objeto altamente codiciado y peligroso. Además, se toca también de manera harto cansina el tema del verdadero amor. Una y otra vez son constantes las referencias al amor, debido tanto a la presencia del personaje interpretado por Jessica Chastain, como a la tragedia sufrida por Freya.

Llegamos ahora a otros aspectos que están muy lejos de funcionar correctamente. Me refiero a las escenas de acción y a los efectos digitales. Las primeras están muy mal rodadas y se puede apreciar con una cierta claridad cómo los personajes (en varias secuencias) ni se tocan al recibir los “impactos” de los puñetazos. En cuanto al trabajo digital este resulta tremendamente flojo para una película que ha costado 150 millones. Todo aquí se ve muy falso: los poderes de Freya, los de Ravenna, los goblins… Parece que los 150 kilos se hubieran empleado en pagar los sueldos y salarios de las estrellas, dejando lo mínimo para el aporte digital. En consecuencia, el acabado visual resulta del todo impropio de un film de esta supuesta categoría. Además, todo resulta tan limpio (ropajes, escenarios, escenas…) que la credibilidad queda reducida a la mínima expresión.

el-cazador-y-la-reina-del-hielo-efectos

“¿Eres tú el héroe de las leyendas?”… Regresando al reino de Blancanieves.

A nivel interpretativo he de decir que esperaba lo máximo al estar aquí enroladas cuatro estrellas de categoría. Ojo porque hablamos de Emily Blunt, Charlize Theron, Chris Hemsworth y Jessica Chastain. Lamentablemente se limitan a cumplir el expediente y poco más…

Emily Blunt y Charlize Theron dan vida a las hermanas Freya y Ravenna. Decir que Emily Blunt cumple con lo que se le pide a su personaje tras la gran tragedia que sufre. Así pues, entrega una reina tan fría como el hielo y sin ningún tipo de sentimiento. No aporta mucho más ni tampoco intenta llevar a su personaje a otro nivel. Quien sí que destaca es Charlize Theron que ya en la primera película le pilló el gusto a la malvada Ravenna. No obstante, la pena es que aquí sólo aparece al principio y al final. Así las cosas, de un metraje de casi 2 horas, la gran Theron no está en pantalla ni 25 minutos contados a ojo.

el-cazador-y-la-reina-del-hielo-hermanas

Algo parecido pasa con la pareja formada por Chris Hemsworth y Jessica Chastain. Chris Hemsworth pone todo de su parte sintiéndose muy cómodo volviendo a interpretar al cazador. En cambio, esto no pasa con Jessica Chastain que, pese a lo que pudiera parecer, apenas luce ni le saca provecho a Sara. Ella es la cazadora que se enamora de Eric (el cazador). Parece que Chastain se limitara a cumplir esperando mejores oportunidades para brillar. Da la impresión de que esto no ha pasado de ser un mero “papel alimenticio” para Chastain. Ni tan siquiera parece haberse divertido como si han hecho Theron y Hemsworth.

Protagonismo también para Nick Frost repitiendo con acierto su rol del enano Nion que acompañará en su nueva aventura a Eric. Cabalgando con ellos tenemos al también enano Gryff al que da vida el galés Rob Brydon. Finalmente, brevísima aparición para William ahora convertido en Rey y que está nuevamente interpretado por Sam Claflin. ¿Y Blancanieves? Pues ni rastro, se la ve en una escena de espaldas y ya.

“Un humilde peón puede derribar reinos”.-Ravenna.

el-cazador-y-la-reina-del-hielo-sara

En conclusión.
Muy decepcionante “precuela/secuela”. Como precuela fracasa por las incongruencias ya referidas y por desperdiciar la oportunidad de haber profundizado en el tormentoso pasado de Ravenna o en cómo consiguió el espejo mágico. Como secuela es mejor olvidarla porque estropea todo el trabajo anterior y hace bueno el dicho de que “segundas partes nunca fueron buenas”. A una gran producción de este estilo hay que exigirle más, bastante más, sobre todo cuando se ha puesto sobre la mesa un importante saco de millones y contratado a estrellas de relumbrón para el proyecto.

Tráiler de El cazador y la reina del hielo