El amanecer del planeta de los simios
Comparte con tus amigos










Enviar

Matt Reeves nos presenta un futuro en el que la humanidad se encuentra al borde de la extinción, y la especie dominante que parece haber heredado la Tierra son los simios. Ahora bien, ¿son ellos tan diferentes de nosotros?… Llegó el momento de saberlo. El momento de… ‘El amanecer del planeta de los simios’.

“Simio no mata a simio. Juntos somos fuertes”.-César.

amanecer-simios-mirada

Crítica de El amanecer del planeta de los simios

Esta continuación arranca casi de la misma manera que terminóEl origen del planeta de los simios(Rupert Wyatt, 2011), esto es, con una serie de rápidas imágenes de informativos en las que se nos informa de como la calificada como “gripe de los simios” ha diezmado a los humanos. Pasada esta rápida introducción ya nos plantamos unos diez años después con un planeta Tierra casi deshabitado, con el amanecer de los simios, y con César y amigos (el orangután Maurice entre ellos) organizando su vida en el bosque cercano a San Francisco donde se refugiaron al final del film anterior. Será en esta vida en “comunidad simiesca” donde se desarrollen, a través de la figura de César, temas como la importancia de la familia y el hogar, el futuro y sobre todo, el respeto a la vida del propio simio.

Toda esta tranquila vida familiar que lleva ahora César se rompe cuando hace acto de aparición un grupo de humanos supervivientes a la extinción. Es entonces cuando la temática anteriormente comentada se enriquece con nuevos temas tales como: la confianza y desconfianza entre especies por las agresiones pasadas, la paz, la guerra, las armas… y sobre todo las intrigas en la propia comunidad simiesca que vendrán de la mano del feísimo Koba. Unas intrigas que, personalmente, me recordaron muchísimo a lo visto en la excepcionalEl Rey León’… y unas intrigas en las que podremos observar como en los dos bandos (el humano y el de los simios) habrá individuos que trabajen por la paz e individuos que trabajen por la guerra. El hilo entre la vida y la muerte será muy fino y puesto a prueba continuamente en el film por sujetos de ambos grupos. Tan real como la vida misma.

amanecer-simios-escopeta

Y hablando de “realidad”, hay que destacar el fabuloso trabajo digital y de efectos especiales conseguido en la recreación de todos los simios del film. Recuerdo cuando comenté “El origen” escribiendo que había simios que “cantaban a digital”… pues bien, esto ya no pasa aquí. Es una delicia ver lo contundentes y extraordinariamente conseguidos que están todos los simios del film en todas y cada una de las secuencias de la película. Por otro lado, hay que llamar la atención al respecto de lo bien rodadas que están las escenas de acción, especialmente las que tienen lugar hacia la parte final. Muy buen trabajo del director Matt Reeves y su equipo.

También destaca muy positivamente el entorno natural del bosque en el que César se ha establecido con su comunidad (una especie de aldea de “ewoks”) y parte de las ruinas de un San Francisco abandonado a su suerte. Ahora bien, tengo que poner un “pero” importante… puede que sea sólo cosa mía, pero veo que en esta película, el conflicto y los entornos están muy focalizados y limitados, es decir, fuera del bosque de César y de la colonia humana de San Francisco no vemos nada más… ni rastro de otras localizaciones, otros simios u otros humanos… Esto se deja a la imaginación y debate del espectador, que deberá tratar de hacerse una idea de cómo podría estar la situación en otros parajes, no ya del mundo sino de los propios EE.UU. Entiendo que no habría costado mucho meter algunas imágenes (sin contar las de la presentación) de otros entornos. De esta forma, el título de ‘El amanecer del planeta de los simios’ se me antoja “excesivo”…

amanecer-simios-lluvia

“No va a quedar nadie”… El amanecer de los simios.

Me refiero ahora, en esta crítica de El amanecer del planeta de los simios, al reparto. Tengo que decir que en esta película los que mandan son los simios. Ahora bien, justo es nombrar a los actores humanos que intervienen y que están bastante bien en sus roles. Destacan: un contenido Gary Oldman que entrega la mejor interpretación del film como el jefe Dreyfus, líder la colonia humana de San Francisco (atención a una escena en la que mira una foto en una tablet…). Jason Clarke está cumplidor como Malcolm, un hombre que vendría a ser “el reflejo humano” de César y uno de los miembros respetados de la colonia. A su lado encontramos a una correcta Keri Russell como la enfermera Ellie. Mención aparte para un desaprovechado Kodi Smit-McPhee que se limita a ser el hijo adolescente de Malcolm.

Pero como digo, son los simios los jefes de la función con un Andy Serkins nuevamente a la cabeza poniendo voz, movimiento y gestos a un imponente César… En esta secuela nos encontramos con que los simios se comunican entre ellos y en su mayor parte con el lenguaje de signos que César aprendió en el primer film. El conocimiento del habla queda limitado para el propio César y algún otro simio como Koba (Toby Kebbell). Finalmente, destacar que la interacción de los simios con los humanos y otros animales es perfecta… (alucinante ver a los simios a lomos de caballos en plena batalla).

amanecer-simios-caballos

En conclusión.
Aun no dándome una satisfacción “del 10” que diría mi compañero y amigo J.Glez, entiendo que ‘El amanecer del planeta de los simios’, sin duda alguna, cuenta con aspectos muy positivos y logrados que hacen que globalmente quede por encima de ‘El origen del planeta de los simios’ que no me dio lo que yo esperaba. Aquí he disfrutado mucho más…

Curiosidades.
-La comunidad de ‘El amanecer del planeta de los simios’ que lidera César está formada por unos 2000 simios entre los que se pueden encontrar orangutanes, chimpancés y gorilas.
-Más del 85% del film fue rodado en los bosques de Vancouver y en las afueras de Nueva Orleans. A esto se le llamó “3D Nativo” y Andy Serkis lo define como “un enorme salto técnico que posibilita que no haya desconexión con los demás actores”.
-Para la interpretación digital, Weta Digital disponía de 35 personas en cada unidad, un despliegue de unas 50 cámaras de captura de movimientos y ocho cámaras testigo que estaban rodando constantemente cualquier cosa en la que participara un personaje simio.

Tráiler de El amanecer del planeta de los simios