Así en la Tierra como en el Infierno
Comparte con tus amigos










Enviar

El Found-Footage se ha convertido en la nueva moda exitosa dentro del cine de terror actual que se ve falto de buenas ideas. Algunas cintas de esta tendencia como REC’, ‘Monstruoso o la infravalorada ‘Apollo 18’, son ejemplos de buen cine de terror found-footage. Ahora, adentrémonos en las catacumbas de Paris para saber si ‘Así en la Tierra como en el Infierno’ es merecedora de entrar entre las mejores.

“Todo aquel que ha entrado por ese camino, no ha vuelto”.-Papillon.

asi-en-la-tierra-como-en-el-infierno-entrada

Crítica de Así en la Tierra como en el Infierno.
El género del “found-footage” se ha convertido en una nueva fuente de ingresos para los estudios de Hollywood, especialmente gracias al empujón dado por ‘Paranormal Activity’ y sus sucesivas secuelas, aunque, por desgracia, el género ha ido de capa caída desde hace bastante tiempo. Tan sólo la entretenida ‘Apollo 18’, la española REC y la notoria Monstruoso’, son de los pocos ejemplos de que el “found-footage” puede ser bueno cuando sus realizadores se lo proponen.
Ahora vamos con ‘Así en la Tierra como en el Infierno’ que, si bien no produce el terror que se espera de ella, puede presumir de ser cuanto menos lo suficientemente entretenida, y en ocasiones, exhibir ciertos rayos de ese pavor que, por desgracia, carece en la mayor parte de su metraje.

Creo que el problema de John Erick Dowdle (responsable de La trampa del Mal) es haber enfocado su película en el terreno de “las aventuras tipo Robert Langdon” (el personaje de Dan Brown de Ángeles y DemoniosyEl código Da Vinci) en vez de en el género de terror sobrenatural, tal y como prometían sus trailers, y es que, el terror de verdad, sólo se encuentra en los minutos finales de la película, el resto divaga entre lo citado arriba con ciertas notas de terror.
Se produce así otro de los problemas que aquejan al cine de terror del “found-footage”: el golpe sonoro, porque durante los primeros minutos de la entrada a las catacumbas, se suceden en demasía y terminan por destrozar lo que podía haber sido una experiencia terrorífica. John Erick Downle tenía un escenario provechoso pero le saca poco partido (algunos de los planos son brutales y el uso de multitud de cámaras ayuda a crear una atmósfera claustrofóbica, además del diseño de producción), por sus golpes de efecto que arruinan mucho la película.

asi-en-la-tierra-como-en-el-infierno-tabla

Sin embargo, no todo es negativo en la cinta: las interpretaciones del reparto son correctas y bastante alejadas de lo que me esperaba en un principio. Aquí no hay adolescentes gritones y subidos de testosterona, sino un grupo de jóvenes que tienen experiencia en lo que hacen y saben qué hacer.

Además, la corta duración ayuda al espectador a meterse en la cinta y la dirección de John Erick Dowdle y su diseño de producción salvan la película de la quema total, porque (como he expuesto unos párrafos más arriba en esta crítica de Así en la Tierra como en el Infierno) de terror hay más bien poco en sus primeros minutos y lo que promete sólo sale en los 10 minutos finales. En esos minutos, y de forma curiosa, es donde sus responsables se sacan de la manga algunos detalles originales, dotan al film de una atmósfera de terror muy lograda y consiguen alguna muerte sorprendente.

asi-en-la-tierra-como-en-el-infierno-mapa

En conclusión.
Sin ser de las mejores “found-footage” del cine de terror actual, ‘Así en la Tierra, como en el Infierno’, es una muestra pasable (con algunos aciertos pero con varios defectos) dentro del género, y resulta mucho mejor que otras propuestas que hay pululando por ahí.

“La única salida es ir hacia abajo”.-Scarlett.

asi-en-la-tierra-como-en-el-infierno-claustrofobia