Aquaman
Comparte con tus amigos










Enviar

Mucho se ha esperado de esta nueva entrega del universo DC en el cine. Especialmente por lo que implica llevar a la gran pantalla el mundo de este superhéroe. Sin olvidar el hecho de contar con la dirección de James Wan. Afortunadamente puedo decir que se trata de una película espectacular y una experiencia única. Bienvenidos al mundo submarino de ‘Aquaman’.

Crítica de Aquaman

De entrada hay que decir que el film se sitúa cronológicamente tras Liga de la Justicia (Zack Snyder y Josh Whedon 2017). De hecho, Mera lo dice claramente hablando de la participación de Arthur a lo acontecido allí. Además de por cómo la humanidad lo reconoce cuando actúa, siendo ellos mismos quienes le nombran ‘Aquaman’. Fuera de eso, la película es una historia completa en sí misma.

‘Aquaman’ adapta mucho material de la época del New 52. Pero no exclusivamente de cuando Geoff Johns estuvo a cargo. A saber: su origen, la relación de Arthur y Mera como compañeros y el evento ‘El Trono de Atlantis’. Sin olvidar tampoco las criaturas llamadas la fosa, los reinos en que se divide Atlantis, o los elementos relacionados con la reina Atlanna. Todo esto por decir algo. Igual se me pasaron cosas y/o también tiene material referencial previo al New 52 que ahora mismo no recuerdo.

El film es espectacular. No hay otra manera de definirlo. Visualmente hablando no hay nada parecido. Pero es que antes tampoco se había plasmado todo un mundo submarino y todo lo que ello implica. Atlantis se recrea de manera increíble con su arquitectura y vehículos. Además, gran cantidad de vida marina se pasea por la pantalla (tanto real como digital). Por si fuera poco, también están las actuaciones, movimientos y acción desarrollada bajo el agua. Esto se consiguió con una técnica creada exclusivamente para este proyecto.

James Wan hace una labor soberbia en todos los aspectos con su dirección e historia. De hecho, él es la estrella principal del proyecto y quien eleva el material original a niveles nunca vistos antes. Wan consigue representar los personajes como son (o los lleva a ese punto al acabar la película). La sensación de aventura y todo el impresionante contenido se logra gracias a él y su visión única. Así pues, espero que en la futura secuela se vuelva a contar con su dirección, tal cual sucediera con Patty Jenkins enWonder Woman(2017).

En cuanto a contenido estamos ante una cinta épica. La historia no se desarrolla únicamente en Atlantis, ya que Arthur y Mera viajan a varios lugares del mundo (reales y ficticios). Se ofrece así algo que es muy raro encontrar en los films de superhéroes. De hecho, ver todo esto desarrollarse me recordó exactamente lo que los cómics ofrecen.

Como aspectos negativos tan sólo puedo señalar dos: el inicio y la música. Lo cierto es que le cuesta arrancar. No podría especificar exactamente a qué se debe, pero entiendo que hasta que no se llega al reino submarino no se asienta la trama y el espectador no disfruta del todo… afortunadamente no se tarda demasiado en esto. La música, por su parte, cuenta con una selección de temas cantados que no pegan con lo que se ve en pantalla. Chocan bastante.

En el campo de las interpretaciones Jason Momoa se convierte en Aquaman. Esto lo va haciendo poco a poco y el espectador lo comprueba llegando el final. Así pues, aunque físicamente no se vea como el tradicional Rey de Atlantis (para la mayoría, aunque se debe saber que en los 90 el superhéroe sí se recreó así) la esencia está ahí. Y, lo dicho, una vez se enfunda el traje definitivamente es El Rey de Atlantis.

Amber Heard como Mera hace una labor encomiable. La princesa de Xebel es una extraordinaria guerrera con poderes de control sobre el agua. Además es fuerte, inteligente y decidida. Está al mismo nivel que Aquaman, tal cual los cómics. Eso sí, en ese medio ella es mucho más fiera. En el film se puede entender que apenas está comenzando a desarrollarse.

Patrick Wilson interpretando al príncipe Orm/Señor del Océano es el mejor de todo el elenco. Hace una gran labor como un villano con una personalidad compleja tal como es el personaje. Inclusive se da una explicación comprensible respecto a su nombre. Yahta Abdul-Mateen II da vida a Manta Negra. Su participación queda relegada de manera secundaria. Aun así, consigue impactar en sus apariciones. Y, desde luego, resulta una gran promesa para el futuro. A final de cuentas es el enemigo principal de Aquaman.

Por otro lado, de Dolph Lundgren (Rey Nereus) y Willem Dafoe (Vulko) decir que cumplen. Mención especial para Nicole Kidman. La brillante actriz regresa a DC trasBatman Forever (Joel Schumacher, 1995). Aquí encarna a la reina Atlanna. Su rol es aún más breve que el de Manta Negra. Sin embargo, es un gran personaje y la actriz es tan buena como cabría esperar de ella. Finalmente, intérpretes tan relevantes como Julie Andrews, John Rhys-Davies y Djimon Hounsou ponen voz a Karathen, Brine King y Rey Ricou.

Conclusión.
Termino esta crítica de Aquaman, una espectacular película que recrea los cómics en los que se basa. En términos de efectos especiales no se ha visto algo a este nivel en el cine. En cuanto a dirección, James Wan nos ofrece aventura, acción y ciencia ficción. Una experiencia única que se debe experimentar ya no sólo si te gusta el género/personaje, sino el cine en sí mismo. ¡Ah! no olviden que hay una escena adicional en los créditos finales.

Tráiler de Aquaman