Anaconda
Comparte con tus amigos










Enviar

Casi todo el mundo pone a parir a esta película (al menos siempre que leo o escucho una crítica de la misma es para ponerla a caldo…). Sin embargo, yo lo paso pipa cada vez que la veo, y es que, personalmente me encantan las pelis con “bicho grande que se come a la gente” siempre que tengan unos “mínimos”, y para mi ‘Anaconda’ los tiene.

“Las anacondas son perfectas máquinas de matar…se lanzan, se abrazan a ti, te rodean con más fuerza que tu amante. Tienes el privilegio de oír como se rompen tus huesos mientras la enorme presión causa la explosión de las venas”.
Paul Sarone.

Anaconda

Crítica de Anaconda.
Como ya dije en la introducción de esta crítica de Anaconda, siempre que escucho o leo algo sobre esta película es algo negativo sobre la misma, y realmente entiendo que hay películas mucho peores y que se merecen todas las críticas del mundo, pero ‘Anaconda’ es un producto simplemente realizado para ver como una de las serpientes más poderosas del mundo se come a unos artistas más o menos conocidos. No creo que haya que pedirle mucho más… Desde luego esas fueron siempre mis expectativas con este film y las mismas se cumplieron.

Y es que, ‘Anaconda’ no pretende ser una Obra Maestra, no, simplemente se trata de pasar un buen rato viendo como un John Voight con cara de asco pone firme a todo Dios, y viendo como las gigantescas serpientes van devorando y haciéndoselas pasar canutas a gente tan famosa como Jennifer López, Owen Wilson o Ice Cube… Eso es todo, y en “ese todo” la película funciona. No queramos pedirle más porque sería injusto.

Anaconda

Se encarga de la dirección del film Luis Llosa (primo y cuñado de Mario Vargas Llosa). Luis empezó a asomar en Hollywood con cierta resonancia dirigiendo a Tom Berenguer en esa película de francotiradores militares titulada En el corazón de la jungla‘, y posteriormente dirigiría a dos de las más grandes superestrellas del Hollywood del momento como fueron: Sharon Stone y Sylvester Stallone en la espectacular cinta de explosiones El especialista‘. 

Con ‘Anaconda’, Llosa nos entrega una cinta de venturas y tensión. Una película repleta de unas serpientes gigantes bastante bien hechas y con unos 90 minutos de entretenimiento en los que las anacondas compiten con Jon Voight en ser “el jefe de patio”…  El que esperase aquí ver una película de amor, un thriller psicológico o una peli de Nanni Moretti pues sencillamente se equivocó.

“Nunca mires a los ojos de tu víctima…te perseguirá para siempre”.-Paul Sarone.

Anaconda

En conclusión.
‘Anaconda’ es una película de “monstruo-come famosos” que realmente me entretiene y con la que paso un buen rato cada vez que la veo. Entiendo que es una cinta honesta que no pretende ser considerada una “obra magna” y a la que no hay que pedirle ni exigirle más. No tiene ínfulas de grandeza y su éxito comercial (casi 137 millones en todo el mundo) dio lugar a toda una serie de secuelas de las que esas si que mejor nos olvidamos…

“Imagínense lo que valdría una de esas capturada viva…”.-Paul Sarone.

Anaconda

Hablando de las anacondas.
Rumores no confirmados hablan de que es posible encontrar anacondas de unos 25 metros de largo, sin embargo esto como digo son sólo rumores no confirmados. La serpiente más larga del mundo es la pitón real de Asia, pero comparativamente la anaconda del Amazonas es “más grande e impresionante” por el mero hecho de que es más pesada que la pitón, y eso visualmente la convierte en más poderosa que la pitón.
El “habitat” de la anaconda es fundamentalmente el agua, pero también se la puede ver por tierra e incluso subida a los árboles. Una anaconda grande puede perfectamente tragarse a un caimán adulto de esos que superan los dos metros.
La anaconda se enrosca a sus víctimas y las aprieta hasta que le hace explotar el corazón debido a la fuerza de su compresión. Luego engulle a la víctima a la que la fuerza de compresión de la anaconda le va triturando los huesos al tiempo que exteriormente se forma ese espectacular bulto exterior en su cuerpo, la digestión puede perfectamente llegar a durar más de un mes.

Anaconda