Mortal Kombat (2021)
Comparte con tus amigos










Enviar

Durante siglos, los mejores luchadores de la Tierra se han enfrentado en secreto contra los mejores luchadores de otros mundos en un torneo a vida o muerte. Los campeones del abominable mundo exterior han sumado nueve victorias y sólo les queda una para esclavizar a nuestro mundo. Llegó la hora de volver a pelear en… ‘Mortal Kombat’ (2021).

“No es una marca de nacimiento. Significa que has sido elegido para pelear”

Crítica de Mortal Kombat (2021)

En 1992 la compañía Midway lanzó un videojuego de lucha uno contra uno destinado a combatir el éxito del ‘Street Fighter II’ de Capcom. Ese videojuego llevó el título de ‘Mortal Kombat’. Sus principales aportaciones fueron sus gráficos de luchadores digitalizados y toda la sangre que los combates ofrecían en pantalla. El título pronto se convirtió en un éxito dando lugar a su propio legado. Un legado que todavía hoy se mantiene intacto y en la cresta de la ola sacando nuevas versiones y nuevos luchadores.

Por su parte, en Hollywood siempre han mirado bien todos aquellos productos exitosos para trasladarlos a la gran pantalla. Y los videojuegos son terreno abonado para crear nuevas películas. Así las cosas, el éxito del videojuego de Midway propició que llegara a cines en 1995 bajo el título de Mortal Kombat con Paul W.S. Anderson de director y Christopher Lambert como nombre más popular del elenco. La película cumplía bien con la trama del videojuego pero en muchos aspectos ha quedado desfasada. Por ello, era una “víctima” propiciatoria para un nuevo remake o reboot, algo muy habitual en estos tiempos poco imaginativos. Y así, brevemente, hemos llegado a esta nueva versión cinematográfica de ‘Mortal Kombat’.

‘Mortal Kombat’ (2021) ha sido empujada y apadrinada fundamentalmente por James Wan a través de su productora, Atomic Monster. El famoso cineasta supervisó toda la producción y filmación en Australia contando con crédito de productor ejecutivo. Detrás de las cámaras tenemos al debutante Simon McQuoid. Y, finalmente, Greg Russo y Dave Callaham son los guionistas encargados de trasladarla mitología del videojuego al cine.

Ahondando en el trabajo de Russo y Callahan decir que sorprende para bien. Ambos entregan un libreto mucho más trabajado de lo esperado. Comento esto porque la trama no sólo se centra en la selección de los luchadores humanos para ‘MK’, sino que también se basa en la búsqueda del arcano de cada luchador y en ofrecernos parte de la mitología del enfrentamiento entre Sub-Zero y Scorpion. Una mitología que nos remitirá al siglo XVII y que fue pasada por alto en la adaptación de 1995 en la que tanto Sub-Zero como Scorpion quedaban como meros esbirros. Así pues, el libreto cumple con creces añadiendo también frases típicas del juego y un sinfín de socarronas y cinéfilas citas por boca de un irreverente Kano.

Respecto a la labor de Simon McQuoid decir que intentó hacer un uso mínimo de las pantallas verdes y lo digital para dar mayor veracidad a lo visto en pantalla. Además, sabe perfectamente que aquí su labor es dejar hacer a los actores y especialistas. En consecuencia, los enfrentamientos son todos ellos espectaculares. El film está plagado de combates uno contra uno siendo filmados de manera rápida pero muy clara apreciándose en todo momento los golpes. ¿Quién dijo que no se podía conseguir esto actualmente? Cada luchador tiene su estilo y tendrá su momento de gloria combatiendo. Para mayor disfrute se ejecutarán varios de sus más famosos golpes y poses. Por poner un “pero” a las peleas decir que algunas de ellas están filmadas en entornos oscuros restándoles vistosidad.

En relación a lo anterior está la sangre y el gore. Si recordamos, la versión de Anderson no tuvo nada de esto. Pues bien, aquí no nos podemos quejar. Tenemos sangre por un tubo y varias escenas gore. Las mismas devienen de los tremendos golpes y efectos que las armas de los luchadores producen. En este aspecto decir que veremos cabezas empaladas con espadas, brazos arrancados de cuajo e incluso un contendiente será destripado. Por supuesto tampoco faltarán los míticos “Fatalities” ejecutados de manera totalmente fiel a los videojuegos. No diré qué luchadores los ejecutarán para mantener la tensión. Y lo mejor es que todo esto está naturalmente insertado en los combates. Nada se siente artificial en ellos sino todo lo contrario.

“¡Victoria impecable!”. Regresando a MK.

Respecto al reparto no tenemos grandes nombres que sean reconocibles a nivel del público en general pero sí que todos los elegidos clavan sus personajes. Los japoneses Hiroyuki Sanada y Tadanobu Asano le meten una casta y un poder a sus roles de Hanzo y Raiden difícilmente igualable. Nada que ver este serio y firme Raiden con el encarnado en su momento por Christopher Lambert. También mucho temperamento y maldad es la que le incorpora Joe Taslim a su implacable Sub-Zero. Quien sale menos pero también deja cuenta de su villanía es Chin Han como Shang Tsung. Destacar que todos estos intérpretes hablan bastante en japonés y chino, idiomas que dan un plus de autoridad.

También sorpresa tremendamente positiva con Jessica McNamee como la mítica Sonya Blade. La actriz australiana nos entrega a una mujer dura de verdad que nunca se echa para atrás y que planta cara continuamente a las chanzas de Kano. Precisamente este último es otro de las grandes protagonistas con un Josh Lawson entregado al personaje. Suyas son las bromas y frases más macabras e irónicas que nos harán reír más de una vez. Ojo a sus continuas referencias a la cultura popular…

También en el grupo de Sonya está Mehcad Brooks interpretando a Jax. En principio era el que más me chocaba dando el volumen del personaje del videojuego pero Brooks salva con nota su performance. Quizás el más desubicado de este grupo sea, precisamente, el gran protagonista. Me refiero a Lewis Tan como Cole Young, un personaje inventado para el film pero con relación directa con uno de los más míticos luchadores de la franquicia MK. El problema que le veo a Tan directamente es de carisma. Creo que, en este aspecto, queda por debajo de todos los citados anteriormente. No obstante, también hay que reconocer que los demás ya están formados y él no. Young prácticamente tiene que empezar de cero en el film tras caer en el abismo.

Por otro lado para Ludi Lin y Max Huang sólo tengo miles de elogios. Ambos interpretan a Liu Kang y Kung Lao y son tal cual en los videojuegos. Si alguna vez os imaginasteis cómo serían estos personajes en la realidad basta con decir que ¡aquí los tenéis! ¡Soberbios! Finalmente, del resto citar las apariciones más o menos breves del gigante Nathan Jones, Daniel Nelson, Sisi Stringer y Mel Jarnson en horribles personajes de los juegos que no desvelaré…

“Ganar Mortal Kombat no puede dejarse al azar” (Shang Tsung)

En conclusión.
Concluyo esta crítica de Mortal Kombat (2021), un film que dentro de las adaptaciones de videojuegos al cine puntúa muy alto haciendo honor a la franquicia. Creo que no me dejo llevar por un falso entusiasmo cuando digo que los que somos fans de su mitología lo vamos a pasar en grande con ella. El resto del público es probable que no vea aquí mucho más allá que otro film de artes marciales con sangre por un tubo.

Tráiler de Mortal Kombat (2021)