Color Out of Space
Comparte con tus amigos










Enviar

“Este fue en realidad el trabajo favorito de H.P. Lovecraft y lo escribió en 1927. Es una gran responsabilidad para nosotros tratar de hacerlo bien. Además, sospecho que esta historia fue el origen de la idea básica de lo que entendemos por invasión alienígena. Una idea que hemos visto en cientos de películas desde la década de 1950 en adelante…”. Richard Stanley nos invita a conocer su versión de ‘Color Out of Space’.

“Nunca había visto un color así” (Nathan)

Crítica de Color Out of Space

Casi 30 años han pasado desde que Richard Stanley se pusiera detrás de las cámaras para dirigir una película. La última vez que hizo eso fue en 1992 con ‘El demonio del desierto’. Desde entonces sólo ha firmado documentales, cortometrajes y algún film no acreditado como ‘La isla del Dr. Moreau’ (1996). Contrasta esta calma suya con la carrera desenfrenada que lleva Nicolas Cage. Desde hace varios años el actor ha “enloquecido” estrenando una interminable ristra de películas desembocando casi todas ellas en el VOD. Ahora, Stanley y Cage, se han unido en esta “nueva” propuesta terrorífica que es ‘Color Out of Space’. Y parece que ambos han salido contentos y ya hablan de futuras colaboraciones. Veremos en qué queda el asunto.

Antes he puesto la palabra “nueva” entrecomillado, esto es así porque la trama del film no es nueva. Estamos ante una adaptación libre de un relato del mítico H.P. Lovecraft. Un relato corto que ya ha sido llevado al cine en alguna otra ocasión. Sin ir más lejos, recuerdo ahora mismo ‘Granja maldita’ (David Keith, 1987), un film de serie B protagonizado por Claude Akins, el mítico Sheriff Lobo, que pude ver en ‘Noche de lobos’, aquel programa de terror de las madrugadas de los domingos en la vieja antena3TV. Tanto en ‘Color Out of Space’ como en ‘Granja maldita’ la trama principal es la misma: la caída de un extraño meteorito en una finca familiar y los efectos que va provocando en los habitantes y en el entorno.

El guión del film es obra del propio Richard Stanley con la colaboración de Scarlett Amaris. En el mismo no sólo se adapta el ya referido relato de Lovecraft, sino que también se salpica el mismo con otras referencias y/o guiños a los elementos del polémico autor. También se pueden apreciar en el ambiente del film otras referencias a películas recientes como Aniquilación (Alex Garland, 2018). En este sentido, tomen los efectos del meteorito sobre la flora y la fauna de la zona o concebir los mismos como un cáncer…

Dejando al margen influencias y referencias, Stanley y Amaris apuestan en un primer momento por el misterio y las conjeturas. Así pues, se invita al espectador a que intente averiguar qué demonios ha podido traer el meteorito consigo… ¡si es que ha traído algo! o todo se debe a una contaminación del agua. En este punto quedan las livianas investigaciones del Sheriff y la propia alcaldesa, o los estudios hidrológicos del joven Ward. Posteriormente la cinta se decanta claramente por el horror con algunas imágenes y comportamientos perturbadores que nos pueden retrotraer a films tan míticos comoLa cosa (John Carpenter, 1982). Todo ese tramo es bastante disfrutable.

Llegado este punto conviene resaltar que, inevitablemente, ‘Color Out of Space’ es una película de las que aquí decimos que “emplea el color para ambientar”. En este caso, el color más repetido es una especie de magenta fluorescente y alucinógeno. Este color tan alucinante sale del meteorito y tiene dos momentos tremebundos que, lógicamente, no puedo desvelar. De resto también destaca todo el colorido con el que salpica a la granja familiar en su huerto y flora. El tratamiento de la imagen y su fotografía obra de Steve Annis es muy bueno y, en este sentido, la película, a diferencia de otras de Nic Cage, es totalmente una experiencia para ver en cines y no para ir directa a VOD.

Por su parte, la banda sonora de Colin Stetson opta por claros tonos misteriosos y ominosos. También podemos llegar a apreciar ciertos pitidos y una clarísima distorsión en los sonidos de los aparatos eléctricos: especialmente televisores y teléfonos móviles.

“Nadie se salvará”. Colors.

Entrando en el reparto el nombre que más nos llama la atención es ¡cómo no! el de Nicolas Cage. El actor que ya es “un género en sí mismo” (J. Glez) interpreta a Nathan, el cabeza de familia. Nathan es un pintor muy orgulloso de su bodega de vinos y de sus caras alpacas a las que presume de saber ordeñar muy bien… Respecto a su interpretación decir que Cage va siguiendo totalmente el ritmo y tono de la historia. Esto supone que al principio se muestra muy calmado y controlado. Ahora bien, en el tramo final el director le da barra libre y Cage se desmelena a gusto. Quédense con dos escenas: una en la que se enfurece debido al sabor de unos tomates… y otra en la que literalmente estalla de furia al no poder arrancar el coche familiar.

Al lado de Cage encontramos a una actriz de renombre: Joely Richardson. En este film da vida Theresa, la esposa de Nathan y una analista financiera que teletrabaja. La performance de Richardson no varía a lo largo del metraje encarnando a una mujer sosegada que soporta un cáncer. Su escena más destacada y cruda la tiene cuando corta unas zanahorias… La unidad familiar se completa con Madeleine Arthur (Lavinia), Brendan Meyer (Benny) y el pequeño Julian Hilliard (Jack). Los tres interpretan a los hijos de Nathan y Theresa. Hay que decir que estos jóvenes actores se acomodan perfectamente a sus roles. Eso sí, la que más destaca es Madeleine tanto por su trascendente papel como por su plena identificación con el mismo y sus choques verbales con Cage.

Del resto del elenco tan sólo cabría destacar a Elliot Knight como Ward, un joven que se encuentra realizando un estudio del agua de la zona. Su interpretación es ciertamente tranquila y entrando y saliendo de la trama. Finalmente, mención para Tommy Chong recreando a Ezra, un estrambótico anciano que vive solo en una choza.

“Sólo es un color”

En conclusión.
Finalizo esta crítica de Color Out of Space, un film que supone dos reencuentros: el reencuentro de Richard Stanley con el mundo del cine y el reencuentro de Nicolas Cage con la gran pantalla. El resultado de todo esto es una película a la que prestar atención mereciendo, al menos, un par de visionados.

Tráiler de Color Out of Space