Chernobyl
Comparte con tus amigos










Enviar

El 26 de abril de 1986 se produjo un accidente nuclear en la central Vladímir Ilich Lenin. Este fue, sin duda, uno de los sucesos más escalofriantes y aterradores de los años 80. Ahora lo volvemos a revivir. Descubriremos toda la verdad ocurrida en un lugar, a día de hoy, abandonado y donde es imposible la vida. Ya mismo recordamos los sucesos ocurridos antes y después de la explosión que puso en peligro a Europa en ‘Chernobyl’.

“¿Cuál es el precio de las mentiras?”.-Valery Legasov.

Resumen.
A continuación, una breve sinopsis de los cinco episodios que componen la miniserie. La misma se puede ver en España a través de HBO y Amazon Prime Video.

Episodio 1º: 1:23:45:
Un desastre tiene lugar en la central nuclear de Chernobyl. Bomberos, ingenieros y los gerifaltes de la central intentan evitarlo. Sin embargo, “el incidente” se agrava y Gorbachov crea un comité especial para evaluarlo. Valery Legasov, vice-director del instituto nuclear Kurchatov, recibe la llamada de Boris Shcherbina para formar parte del comité.

Episodio 2º: Please Remain Calm:
Se confirman los peores temores: el núcleo ha explotado y emite radiación constante a la atmósfera. Apuradamente, Legasov plantea que hay que evacuar Pripyat y extinguir el incendio provocado por el calor radiactivo. Mientras tanto, los supervivientes de las primeras horas son llevados a hospitales especializados. Ulana Khomyuk se apresura al lugar para evitar una catástrofe mayor.

Episodio 3º: Open Wide, O Earth:
Con Pripyat evacuada, Legasov y los demás especialistas intentan evitar la contaminación de las aguas que hay debajo del reactor. Se llama a los mineros de Tula para cavar un túnel e instalar un intercambiador de calor. Al mismo tiempo, aquellos que estuvieron cerca de la central sufren los estragos de la contaminación radioactiva.

Episodio 4º: The Happiness of All Mankind:
Empiezan las labores de limpieza del tejado, altamente contaminado. Además, se inician partidas de caza para eliminar a los animales contaminados. Finalmente, la investigación iniciada por Khomyuk para esclarecer el desastre ofrece sus primeros y terribles resultados.

Episodio 5º: Vichnaya Pamyat:
Da comienzo el inicio del juicio a los responsables de la central nuclear explicando las horas previas y el ejercicio de seguridad programado. Por su parte, Legasov se ve entre la espada y la pared sobre si contar la terrible verdad que escondió el desastre.

Crítica de Chernobyl

Pocas series pueden alcanzar el nivel de profundidad y lectura que tiene ‘Chernobyl’. Su creador, Craig Mazin, quien en el pasado escribió los libretos de reconocidas comedias, da un golpe en la mesa. Aquí nos entrega una de las miniseries más terroríficamente realistas de la actualidad. Mazin tomó como base ‘Voces de Chernóbil’, un libro que recoge testimonios de civiles, militares y expertos. Con esas declaraciones el libro ahondaba en la magnitud del desastre y sus consecuencias. Tanto la obra como la serie se adentran en la capacidad del gobierno soviético ante una catástrofe de niveles apocalípticos.

En primera instancia, la mejor manera de catalogar la miniserie sería de “terror”. Un terror realista con elementos de thriller político y un aura tenebrosa sobre los efectos de la radiación. Efectos no sólo a nivel ambiental, sino también en las personas. A este respecto, el tercer episodio es, probablemente, el más difícil de ver… especialmente por las muestras de las consecuencias de la radiación en el cuerpo humano.

La miniserie deja claro, desde el primer fotograma, su enorme labor de producción y documentación. Un gran trabajo sobre la URSS de finales de los 80. El espectador podrá ver la grieta que se había ido gestando sobre lo que mucho antes parecía un sistema inquebrantable. Así se nos irá mostrando un sistema corrupto, podrido, y de hastío y caza política. Un sistema que trata, por todos los medios, de evitar la propagación del desastre para evitar la “vergüenza nacional”. Una “vergüenza” que los retrataría ante los que aún consideraba sus enemigos, especialmente Estados Unidos.

También es tremendamente destacable la enorme labor del casting. Un elenco encabezado por unos soberbios Jared Harris, Emily Watson y Stellan Skarsgård. Los tres interpretan (respectivamente) a Valery Legasov, Ulana Khomyuk y Boris Shcherbina. Son tres personajes que dudan sobre si decir la verdad de aquel fatídico desastre y sus consecuencias. Consecuencias que terminarían siendo cuasi-irreversibles, incluso actualmente. No hay que olvidar que los efectos de la radiación siguen afectando a la población de los alrededores de Ucrania, Bielorrusia, Polonia e incluso en algunas zonas de Alemania.

El reparto dota de una enorme verosimilitud al amplio y nutrido grupo de personajes de la miniserie. A resaltar que el personaje de Emily Watson es ficticio. Básicamente está pensado para representar a la enorme cantidad de científicos que participaron en las labores de investigación después del desastre. También citar a Adam Naigaitis y Jessie Buckley como el matrimonio Ignatenko. Su historia empieza en el primer episodio y representa a las miles de personas que sufrieron la radiación y el sacrificio tras el accidente.

No puedo olvidar la magnífica labor de la dirección de Johan Renck, director venido del mundillo de los videos musicales. Renck también se puso detrás de las cámaras de algunos episodios de ‘Breaking Bad’ y ‘Vikingos’. En ‘Chernobyl’ consigue un gran impacto visual a través de las imágenes, especialmente de las más estremecedoras y sin regodearse. Su plano secuencia del cuarto episodio es escalofriante y sin música, tan solo con el sonido principal del contador geiger, las rápidas pisadas de los limpiadores y la respiración a través de las mascaras.

Finalmente, resaltar la labor musical de la pupila-compañera de Johann Johannson: Hildur Guðnadóttir. Sin acudir a samplers e instrumentos manipulados y grabada tan solamente con los sonidos de la central nuclear de Ignalina. Esta central es conocida como “la hermana de Chernobyl” y allí se grabó parte de la miniserie. Tanto la labor de Hildur como la ambientación dotan de un terror aún más profundo e incluso irrespirable a algunas de las escenas más potentes de la miniserie.

En conclusión.
Termino esta crítica de Chernobyl, una de las series del año. Escalofriante, asfixiante cuando toca y de dura crítica a un sistema roto, impenetrable y obsesivo consigo mismo. El retrato de una de las catástrofes más terribles del continente europeo tratada con un realismo que apabulla y filmada con un mimo tremendo. Sus cinco episodios no solo se pasan en un suspiro, sino que también son de una enorme calidad actoral y narrativa que se echa en falta, algunas veces, en la pantalla grande.

Tráiler de Chernobyl