X-Men: Primera generación
Comparte con tus amigos










Enviar

Antes de X-Men ya había mutantes. Antes de ‘X-Men’ ya andaba por ahí Charles Xavier buscando mutantes. Antes de ‘X-Men’ había mutantes tan peligrosos o más que Magneto. Antes de ’X-Men’ el propio Magneto ya andaba buscando venganzas. Y antes de ‘X-Men’ existió… ‘X-Men: Primera generación’.

“Sabía que no podía ser el único”.-Charles Xavier.

Xavier y Erik

Crítica de X-Men: Primera generación.
Ante todo quiero dejar claro que, pese considerarme un “marvel-zombie”, he de reconocer que mis conocimientos del Universo Mutante de la Casa de las Ideas son limitados. Conozco más o menos bien a los más grandes y famosetes y paren ustedes de contar. Mis recorridos por el Universo Marvel siempre me han llevado mucho más por el género superheróico que por el género mutante.
Quiero aclarar esto, porque no voy a entrar en esta valoración a establecer comparaciones con los cómics de los ‘X-Men’. Me limitaré a comentar la cinta como película y como precuela de los tres films de ‘La Patrulla X’ que hemos visto a lo largo de los años de la mano de Bryan Singer. Las comparaciones y demás… se las dejo a los más sesudos fans de los “malditos mutantes”.

La película como espectáculo de entretenimiento y acción funciona estupendamente, contando con unos logradísimos efectos visuales que trataron de evitar (en lo posible) que una película que era posterior en el tiempo pero anterior a los sucesos de la “trilogía original” pudiera “acabar con ellas visualmente”, es decir, hay efectos muy buenos, pero para nada trataron de ir más allá de lo visto en las tres entregas anteriores. Por poner un ejemplo muy representativo: en esta entrega seremos testigos de cómo “Cerebro” (la máquina de buscar mutantes de Xavier) se encuentra en sus primeros diseños lejos de la espectacularidad con la que lució en X-Men’.

Emma y Sebastian

El ritmo del film es buenísimo, se notó que el director Matthew Vaughn hizo bien su labor. La película te atrapa de principio a fin e incluso introduce al espectador y a sus personajes de ficción en un conflicto real, como fueron aquellos 12 días que casi terminaron con el mundo en la conocida “crisis de los misiles de Cuba”. En este sentido, destaca el uso de imágenes reales en ByN de la época de aquellos momentos de gran tensión: imágenes de J.F. Kennedy, de los líderes soviéticos y del armamento existente visto a través de algunas rápidas imágenes de desfiles. Excelente este aspecto y su ambientación, ya que si algo ha caracterizado siempre a los cómics Marvel es situar a sus personajes e historias en un marco de acción real, y en esta ocasión Matthew Vaughn situó a Charles Xavier, Erik, Emma Frost, Sebastian Shaw y cia en pleno conflicto nuclear de los años 60. Así se hacen las cosas en la Casa de las Ideas y en este sentido el film fue un buen reflejo de ello.

Además, como en todo film de superhéroes que se precie (en este caso mutantes), tuvimos nuestros buenos y espectaculares momentos de acción: el primer conflicto entre los hombres de Shaw y los primerizos X-Men (atención a como reparte cera de un modo tremendamente espectacular Azazel) o el espectacular desenlace final del film con el original Pájaro Negro incluido.

primera-clase-submarino

Como guiño a los cómics originales tuvimos la oportunidad de ver algunos cameos de mutantes, ver como el equipo de Xavier se viste con los colores amarillos y azules que compusieron el uniforme original de los X-Men, la visita al Club Fuego Infernal, la aparición del primer Pájaro Negro o las dos transformaciones de Hank McCoy (si bien su diseño final de Bestia no fue el visto por vez primera en los cómics sino uno de los más recientes). Creo que en este film hubo de todo para tratar de dejar a todo el mundo meridianamente satisfecho, otra cosa es que seas un fan verdaderamente fanático de los cómics y te molesten las adaptaciones que de los mismos se puedan hacer.

Para terminar, comentar que la película como precuela funcionó bastante bien, evidentemente pudo haber algunas cosas que chocaran (no diré cuáles para evitar destripes innecesarios) pero creo que se consiguió un buen trabajo. Tema diferente es que este film fuera absolutamente necesario de realizar… pero viendo como está el mercado superheróico a día de hoy… era una oportunidad que la FOX no podía dejar escapar.
En esta precuela se profundizó en la relación de amistad de Xavier y Erik (grandes protagonistas del film), vimos como se fueron dibujando los bandos posteriores, el motivo inicial de la lesión de Xavier o (como señalé unos párrafos más arriba) el origen de algunas máquinas vistas con posterioridad, como “cerebro” o el propio “pájaro negro”.

Se cerró la película con una excelente BSO de tono superheróico que fue compuesta por Henry Jackman. Una BSO que te hace degustar y saborear en todo su esplendor lo visto en pantalla. Gran trabajo musical el de Jackman, sin ningún género de dudas.

Kaos

Mutante y a mucha honra”… La Primera Clase.

El reparto del film estuvo claramente dividido entre “la clase de Xavier” y los sicarios de Sebastian Shaw. Ahondaré ahora un poco en cada uno de estos dos bandos para ver lo que nos ofrecieron…

La clase de Xavier.
Lideraron el equipo James McAvoy y Michael Fassbender. El primero lució bien como un joven Charles Xavier, y el segundo que está en una permanente cresta de la ola realmente me encantó en su papel como Erik (Magneto). Fassbender está sensacional, es de lo mejor del film y dotó a su personaje de la misma categoría y personalidad que el Magneto de los cómics. Lo dicho, un Michael Fassbender absolutamente genial y plenamente identificado con su rol.

Erik

Al lado de estos dos líderes tuvimos a jóvenes mutantes como: Raven (Mística) papel que a partir de este film quedó en manos de Jennifer Lawrence consolidada como la joven estrella más importante y oscarizada de la actualidad. Nicholas Hoult como Hank McCoy (Bestia) que tuvo en este film un origen muy similar al de los cómics. También tuvimos a Lucas Till como Kaos, capaz de emitir anillos concéntricos de ondas de energía candente. Zoë Kravitz fue la mutante Angel Salvadore que en los cómics apareció en los ‘New X-Men’ de Morrison. Edi Gathegi se metió en el papel del mutante Darwin con el poder de evolucionar para sobrevivir y que apareció en 2006 de la mano de Ed Brubaker y su “Genésis Mortal”. Finalmente, cerró el equipo el joven Caleb Landry Jones con un papel increíble como Banshee, el mutante que tiene en su grito su arma más poderosa. Atención como digo a Caleb Landry Jones ya que su papel resultó muy agradecido porque protagonizó unas buenas escenas de acción.

Primera Generación

El Club Fuego Infernal.
Kevin Bacon se hizo con el rol de Sebastian Shaw, el líder del “Club Fuego Infernal” que aspira a imponer el dominio mutante sobre los simples humanos. Shaw es un mutante muy poderoso con el poder de absorber la energía cinética que reciba. Bacon realmente “dibujó” un buen villano, un villano que lució mucho en los compases iniciales del film para luego no terminar de “explotar” como hubiera sido deseable en el climáx final. Eso sí, su final resultó inolvidable y “pagado con la misma moneda”.
La mano derecha de Shaw es la increíblemente bella Emma Frost. Emma fue interpretada por una January Jones luciendo modelitos y lencería blanca… como no podía ser de otra manera. Emm Frost es una poderosa mutante con poderes telepáticos y además, en el film y al igual que sucediera en los comics, con el paso del tiempo fue de las primeras en desarrollar una segunda mutación extra: en este caso, transforma su cuerpo en forma diamantina y obtiene con ello una gran resistencia a los ataques y algo de superfuerza. Esta segunda mutación surgió en los cómics durante la destrucción de Genosha ayudándola a sobrevivir. En el film ya vino con ella “de fábrica”.

Shaw y Frost

Completaron el resto de mutantes malos el madrileño Álex González como Torbellino (Riptide), un villano que puede girar parte de su cuerpo a gran velocidad creando así un tornado y de esta forma capaz de devolver los golpes. Y, finalmente, Jason Flemyng como el demonio Azazel que protagonizó espectaculares secuencias de ataque contra los pupilos de Xavier con su poder de teletransportación y sus espadas. La verdad es que las actuaciones de González y Flemyng fueron más físicas y gestuales que otra cosa pues sus personajes apenas pronunciaron alguna palabra a lo largo del film.

primera-clase-azazel

En conclusión.
‘X-Men: Primera generación’ resultó una muy notable precuela de la serie ‘X-Men’ y un destacado film de acción superheróica con poco o nada que envidiar a las mejores producciones Disney/Marvel. Además, en la cinta nos encontramos con un excelente Michael Fassbender y unas escenas de acción sobresalientemente filmadas. Si os gustaron las anteriores películas de “los hombres X”… seguramente os gustará esta película.

Curiosidades.
-El diseñador de producción de ‘X-Men: Primera generación’, Chris Seagers, creó más de 80 decorados –incluyendo 20 complicados sets compuestos– tanto en Pinewood como en distintas localizaciones del Reino Unido y Estados Unidos.
-El X-Jet (Pájaro Negro) se construyó en un plató de los estudios Longcross, en Surrey. Sus diseños estuvieron inspirados en el prototipo de bombardero supersónico de largo alcance XB-70. Este prototipo fue desarrollado por los Estados Unidos a finales de los años 50.
La mansión Xavier se localizó en Berkshire. Allí una hermosa mansión Tudor con una vieja y fascinante historia detrás brindó al equipo de producción del film justamente lo que buscaban.
Zoë Kravitz (Angel Salvadore en el film) es la hija de Lenny Kravitz y Lisa Bonet. Además de dedicarse a la actuación es cantante y compositora de su propia banda ‘Elevador Figh’.
Alex González (Riptide) hizo su debut cinematográfico con el papel principal en la película de Daniel Cebrián ‘Segundo asalto’ (Second Assault). Gracias a este film estuvo nominado a los Premios Goya en el apartado de “Mejor Actor Revelación”. Hizo su debut en las pantallas americanas con la película de Gus Van Sant ‘Mi nombre es Harvey Milk’.

“Digamos que soy el monstruo de Frankenstein y estoy buscando a mi creador”.-Erik.

Magneto

Agradecimientos.
Dar las gracias a mi compañero Gaizka García por el “asesoramiento mutántico” prestado para la realización de esta reseña/crítica.