Tiro mortal (2008)
Comparte con tus amigos










Enviar

La desaparición forzada del sello Miramax, hizo que una buena serie de films quedaran en el limbo y tuvieran que emprender un largo camino de olvido en una buena cantidad de países, uno de ellos fue España; y una de esos films era una ansiada producción que durante años estuvo relacionada con estrellas de Hollywood. Tras más de un lustro guardada en un cajón, ‘Tiro mortal’ (2008), vio la luz en nuestro país en un canal público (TVE) y sin apenas levantar gran expectación. Hoy analizaremos si este film merecía correr la funesta suerte a la que fue condenada, y ver la luz en el infierno del “directo a TV”.

“Presenciaron un ajuste de cuentas, se convirtieron en testigos protegidos, y ahora estaban condenados a recibir un Tiro mortal”.

tiro-mortal-blackbird

Crítica de Tiro mortal (2008).
Como toda gran novela del siempre excelente Elmore Leonard (“Jackie Brown”, “3:10 to Yuma”) ‘Tiro mortal’ (Killshot) presenta una larga introducción plagada de una amalgama de personajes que pasan por ser (sobre todo en el papel) lo mejor de su escritura, esto es: perdedores, buscavidas, defraudados, fraudulentos… Por ello, parto en esta crítica de Tiro mortal (2008) de una introducción especial al argumento, para aquellos que no estén familiarizados con la prosa y los temas recurrentes de Leonard, o no conozcan el film. Vamos con ello…

En su vuelta a casa un asesino a sueldo Armand “Blackbird” Degas (interpretado por Mickey Rourke) tiene que lidiar con otra muerte a su paso. Su abuela falleció hace un año. Los vecinos de la comunidad intentaron contactar con los familiares más cercanos pero les fue imposible. Blackbird recibe la noticia como un mazazo. A pesar de ello, decide quedarse un tiempo por el lugar, mascullando la posibilidad de arreglar la vieja casa de su abuela y quedarse en el pueblo a pasar el resto de sus días buscando la paz consigo mismo.
Paralelamente y por el pueblo pululan personas de diferente índole. Richie Nix (Joseph Gordon-Levitt) que es un joven buscavidas que intenta ganar el máximo dinero posible empleando el menor esfuerzo. Extorsionar, robar, asaltar casas… cualquier trabajito le viene bien. Buscando un coche nuevo se topa con el viejo Armand, ¡Grave error! Al mismo tiempo que Armand le entrega la cartera le apunta con su pistola en la cabeza. Pero algo le impide disparar, el carácter bravucón de Richie le recuerda al de su hermano menor muerto recientemente. Y a falta de algo mejor que hacer Armand se dedica a escuchar los planes futuros de Richie para hacerse rico en el menor tiempo posible. Este le cuenta que lleva días metiendo miedo telefónicamente a un pez gordo de la inmobiliaria del lugar, Nelson Davies (Don McManus). Richie ha destrozado varias casas en venta de la inmobiliaria de Davies y amenaza a este con seguir haciéndolo sino le paga 20.000 $. Según cuenta Richie, el tal Davies, está bastante atemorizado y pagará. Por ello, ambos deciden hacer una visita a la inmobiliaria de este para cobrar sus honorarios.

tiro-mortal-delincuentes

Al mismo tiempo, en el mismo pueblo intentan hacer vida de separados el matrimonio formado por Carmen (Diane Lane) y Wayne Colson (Thomas Jane). Ella trabaja en la inmobiliaria Davies. Él es un empleado del muelle que busca un empleo mejor. A la hora del almuerzo, Wayne irá hasta la inmobiliaria de Nelson Davies para una entrevista de trabajo, mientras Carmen (que ignoraba esa cita) se encuentra en el lugar adelantando una venta. Todo esto el mismo día que Armand y Richie, han elegido para ir a recaudar su chantaje…
Al llegar ven a Wayne en el despacho de Davies. Ambos no saben la pinta que tiene el tal Davies, y al ver a un tipo con traje en su despacho dan por hecho que es él. Richie comienza a hacer recordar por qué están allí al hombre que él cree es Davies. Wayne, al ver el arma que este empuña y a un tío fuera de control, decide seguirles la corriente y lleva a ambos fuera del edificio, hasta su camioneta, donde tiene escondido un bate de béisbol que no dudará en usar para reducir a los chantajistas. Durante el camino hasta la camioneta el viejo Armand comienza a mascullar entre dientes, dudando de que ese tipo sea el pez gordo que vinieron a buscar, pero Richie, demasiado joven e impulsivo, no le hace caso. Ya afuera, Wayne deja momentáneamente fuera de combate a Blackbird, mientras Richie aprovecha para entrar de nuevo en el edificio y abrir fuego contra Wayne. Blackbird decide que es hora de largarse debido al revuelo. Richie es apalizado por Wayne en el cuerpo a cuerpo, y recogido (no sin dudas) por Blackbird.

Pero esta historia no ha hecho más que empezar. El viejo Armand no está dispuesto a dejar que Carmen y Wayne hayan visto su cara y continúen respirando. Su plan es sencillo: matarlos a ambos. Pero nadie dijo que fuera fácil. De esta forma, el matrimonio en peligro se pone en manos del FBI. A cambio de testificar contra Armand, los federales les darán una nueva identidad como testigos protegidos del gobierno. Mientras el FBI va a la caza de Armand y Richie, el matrimonio es trasladado con una nueva identidad a Missouri.

tiro-mortal-matrimonio

Entrando ya en materia “crítica”, cuesta creer, y mucho, que un proyecto que a finales de los 90s estuvo a punto de rodarse con un presupuesto más que importante, y nombres destacados en su reparto como Bruce Willis y Uma Thurman como el matrimonio en peligro, y Danny Trejo haciendo pareja con Quentin Tarantino como los asesinos acechadores… acabe pasando un inmerecido calvario como el que ha sufrido ‘Tiro mortal’ (Killshot). No sólo por cómo ha tenido que estrenarse en nuestro país, sino por los problemas de producción que padeció, y como su montaje fue alterado al gusto de Harvey Weinstein, para llevarlo hasta la hora y media, haciendo desaparecer personajes del film, y logrando que Quentin Tarantino se desentendiera de la producción, y que tanto John Madden (a quien le quitaron la cinta de las manos una vez finalizado el rodaje) y Mickey Rourke renegaran públicamente del largometraje que los Weinstein habían modificado a su antojo. Un montaje que distaba enormemente de lo que era la cinta en sus raíces. Y ojo, que uno de los actores que fue borrado del mapa, no es precisamente un don nadie, sino Jhonny Knoxville quien tenía un destacado papel como agente del FBI. Cuando fue eliminado del montaje final del film, Tarantino borró toda implicación con el proyecto, en el cual figuraba como productor ejecutivo.

Problemas a parte, valorando el montaje que pude ver en su día, cuando la cinta salió en USA; podemos decir que los rafagazos de gran film de cine negro, y del estilo seco y deprimente de Leonard están en pantalla, pero también, unos más que evidentes tijeretazos de montaje, sobre todo, en la parte final, en la que todo se reduce al enfrentamiento entre Blackbird, y el matrimonio en crisis unido a la fuerza, y que acaba terminando de la forma más previsible posible, despojado de la tensión y el crescendo que debía tener dicha confrontación.
Por ello, no queda otra que mirar más las interpretaciones que el ritmo, o el género en el que debe ser enclavado un film que los productores convirtieron en una rutinaria cinta de pareja perseguida por malvados asesinos a sangre fría… cuando la novela y la visión de Madden iban mucho más allá.

tiro-mortal-ritchie

El protagonista de la función es el personaje al que da vida Mickey Rourke, una especie de indio en territorio enemigo, que sólo quiere paz, pero al que las manchas de sangre de sus manos condenan a una vida de violencia. Tras su publicitado “comeback” en El luchador’, Rourke, recobró fuerzas y ganas por la interpretación, y un caramelo como el de este personaje era un reto que se ajustaba a la perfección a las costuras del rostro y a sus amaneramientos. Sobra decir que, por las características de su papel, este era el rol que debía de interpretar Danny Trejo, de ahí la transformación, y las vestimentas de Rourke/Blackbird. Personalmente, veo muy complicado que Trejo superara el trabajo actoral de Rourke, ya que, salvo en Heat’, Trejo se ha limitado a vivir del registro de mexicano cabreado que le dio fama, y que su primo Robert Rodríguez creó expresamente para él.

Diane Lane sería la “segunda al mando” esta actriz que ya desde los 80s se codeaba con lo máximo del star system, vivió un repunte gracias a ‘Infiel’ y ‘Bajo el sol de la Toscana’, antes debía conformarse con pequeños roles en cintas de (la familia) Coppola como ‘Jack’, tras unos años de bajón que coincidieron con su divorcio de Christopher Lambert. En esta cinta destaca su muy esforzada labor en la que debe de cargar con un personaje forzado a rebelarse contra las innumerables piedras que van apareciéndole en el camino.

Menos minutos de pantalla tiene Thomas Jane, maldito desde que ‘El Castigador’ y ‘Dream Catcher: Cazador de sueños’ no funcionaron en taquilla como se esperaba, y fuera condenado desde entonces a ir bajando más y más el listón de los films en donde debía participar. Incluso fue ninguneado por los productores de Una bala en la cabeza quienes lo sustituyeron por Sung Kang.
Jane cumple y poco más en un papel que no termina de estar todo lo trabajado que debiera, en parte debido a los ya mencionados cortes en el montaje. Finalmente se queda en un arquetipo del que poco jugo se puede sacar.

Lo mismo que sucede con Thomas Jane pasa con Rosario Dawson que está claramente de pasada en este film, como novia del ambicioso Richie Nix, al que da vida un destacable Joseph Gordon-Levitt en plan macarra de barrio total. Finalmente, mención especial para el cameo del veteranísimo Hal Hoolbrook (mítico e inolvidable como el Teniente Briggs en ‘Harry, el fuerte’ (Magnum Force) quien tiene a su cargo sólo una escena, pero que logró ser de lo mejor del film con esos pocos minutos.

tiro-mortal-carmen

En resumidas cuentas.
Un film que se granjeó una fama de maldito y maltratado, gracias, sobre todo, a la actitud de Harvey Weinstein más propia de un cacique de una época ya muerta del Hollywood antiguo. Cuesta creer que desde este film gente como John Madden o Thomas Jane no levanten cabeza. Aunque solo sirva este dato como curiosidad, porque mismamente Dawson y Gordon-Levitt están ahora en lo más alto, y también estuvieron en la película.
Especialmente recomendada para todos aquellos fans de Elmore Leonard, seguidores de Mickey Rourke, y rastreadores licenciados en cintas difíciles de encontrar con más historia tras el telón que delante de la cámara.

El plano: El rostro de Armand, al enterarse de la muerte de su abuela.
La secuencia: El primer encuentro entre los gánsteres (Armand & Richie) y el matrimonio (Carmen & Wayne) en la inmobiliaria.
El recordatorio: La película está dedicada a la memoria de Anthony Mingella & Sidney Pollack. Ambos fallecidos en 2008.