Star Trek: Más allá
Comparte con tus amigos










Enviar

Tras una espera de tres años llega a nuestras pantallas la decimotercera entrega de esta franquicia espacial, esta vez bajo la batuta de Justin Lin y con J. J. Abrams en las labores de producción. Veamos si ‘Star Trek: Más allá’ mantiene los propulsores al máximo y consigue hacer honor a su título.

star-trek-mas-alla-enterprise

Crítica de Star Trek: Más allá.
Cuando J. J. Abrams anunció que no iba a dirigir ‘Star Teek: Más allá’, no fueron pocos los que entornaron los ojos en una clara señal de desconfianza. Sus dos primeras películas habían sido un éxito y todo el mudo confiaba en Abrams para mantener el músculo en esta nueva etapa de la franquicia. En mi caso la preocupación era doble porque el director escogido para sucederle era Justin Lin, conocido principalmente por su trabajo en la saga “Fast & Furious”, pero que Abrams siguiera en el proyecto en labores de producción también era un factor positivo al que agarrarse.

Tras haberla visto ya puedo decir que mis temores eran algo aventurados, el resultado me ha parecido bastante bueno aún con sus defectos. Justin Lin nos ofrece una película muy entretenida que mantiene el tono que habíamos encontrado en la anterior entrega, donde el desarrollo de los personajes estaba por encima de la espectacularidad, aunque ya hablaremos de esto más adelante. En esta ocasión nos encontramos a un James T. Kirk más maduro que cuestiona su futuro dentro de la flota estelar, protagonizado nuevamente por un correcto Chris Pine. Spock también da un paso adelante al preguntarse acerca de su papel en la sociedad vulcaniana, poniendo en peligro su relación con Kirk. Esta es la premisa inicial, hasta que los protagonistas deben dejar atrás sus dudas para enfrentarse a un desafiante peligro con la inesperada ayuda de una alienígena llamada Jaylah interpretada por Sofia Boutella.

star-trek-mas-alla-jaylah

Y ese peligro viene de la mano de un alienígena llamado Krall, que con su avanzada tecnología consigue poner en jaque a la Federación. Este villano interpretado por Idris Elba está muy por debajo de ese prodigioso Khan que nos regaló Benedict Cumberbatch, pero sirve con eficiencia a la trama y nos depara algún que otro giro argumental. Como anécdota he de decir que esta raza alienígena me recuerda poderosamente a los Jem’Hadar que pudimos encontrar en la serie ‘Espacio profundo 9’, aunque el director parece haberlo desmentido.

El guión cuenta esta vez con la colaboración de Simon Pegg, nuestro querido ingeniero Scottie, algo que resulta muy acertado porque las dosis de humor están muy bien trabajadas en esta entrega, sobre todo las líneas de diálogo entre Bones y Spock. Pero existen una serie de defectos que pueden lastrar la película. Por un lado se ha buscado tanto el entretenimiento que han descuidado el hecho de que los nuevos espectadores pueden no estar familiarizados con los personajes y la relación entre ellos. Y por el otro, y de ahí mi desconfianza inicial en Justin Lin, tenemos una serie de secuencias muy aceleradas que entretienen mucho pero se alejan de la esencia de Star Trek.

star-trek-mas-alla-krall

Apostar por el entretenimiento y el apartado visual siempre requiere pagar un precio, y generalmente suele ser que algunos aspectos del guión no estén tan bien trabajados como cabría esperar. La buena noticia es que al menos se ha logrado ganar la apuesta, ‘Star Trek: Más allá’ nos ofrece exactamente lo que esperamos que nos ofrezca: acción y entretenimiento a raudales, unido a una buena serie de guiños que todo trekkie apreciará. Sí, hay personajes como Krall que carecen del carisma necesario y personajes que no se molestan en desarrollar, pero aburrirse no es una opción.

Finalizaré diciendo que el apartado visual es bastante correcto, no creo que se le pueda poner demasiadas pegas, con momentos especialmente inspirados como son el ataque de Krall al Enterprise o la peculiar carrera de motos a lo “Fast & Furious”. Digamos que las dosis de acción son las necesarias, al final lo que queda es una película de ciencia ficción con un inequívoco aroma trekkie, afortunadamente alejado de este toque a lo “Star Wars” que logró Abrams con su primera película.

star-trek-mas-alla-batalla

Conclusión.
Creo que la mejor forma de concluir esta crítica de Star Trek: Más allá es diciendo que me ha parecido mejor que la primera película pero un escalón por debajo de la segunda. No nos engañemos, el peso interpretativo de Benedict Cumberbatch no lo encontramos en Idris Elba, y no por culpa del actor sino por esa apuesta por el entretenimiento de la que he hablado antes. Como digo, un precio a pagar pero que en este caso les ha funcionado. Quien haya disfrutado con las dos anteriores entregas no lamentará pagar por esta. Palabra de trekkie.