Spider-Man 3
Comparte con tus amigos










Enviar

Como admirador del cine de superhéroes y en especial, de la saga Spider-Man de Sam Raimi, a un servidor le resulta difícil tener que recurrir a la objetividad para valorar la tercera entrega de la franquicia del trepamuros más famoso del mundo, porque a pesar del impresionante elenco de villanos, de los sublimes efectos visuales y de su (a priori) interesante historia, ‘Spider-Man 3’ es, con mucha diferencia, la peor de la trilogía… rozando incluso el ridículo y el aburrimiento.

Spiderman 3

Crítica de Spider-Man 3

“…rozando incluso el ridículo y el aburrimiento”. Con esto no pretendo afirmar que la película sea ridícula y aburrida, pero desgraciadamente consigue serlo durante demasiados tramos de la historia; una trama que, por momentos, llega a derrumbarse como si se tratara de un pesado castillo de naipes, siendo este uno de los problemas principales del asunto: la saturación de personajes, de subtramas y de contenido que dejaron caer sobre el endeble guión.

La película (y en general, todo el relato de principio a fin) se encuentra repleta de graves errores de planteamiento y de ritmo, así como colapsada por situaciones poco menos que vergonzosas y ridículas, momentos que jamás debieron ser escritos en el guión y mucho menos filmados. Francamente, esta tercera parte deja mucho que desear y sin ninguna duda pasará a la historia del cine como “aquella gran tercera parte que pudo haber sido y no fue…”, pero los culpables de todo este desbarajuste posiblemente no fueran el guionista y el director en su totalidad. El problema quizás viniera de más arriba, de la producción, y más concretamente de Avi Arad y compañía.

Spiderman 3

Me explico: en un principio Raimi no quería incluir en la película a Venom, y es que el realizador en más de una ocasión declaró que no era de su agrado, de hecho, los enemigos de Spider-Man iban a ser únicamente El Hombre de Arena (Thomas Haden Church) y el Nuevo Duende (James Franco). Bien, pues el productor, básicamente abrumado por las peticiones de millones de fans que exigían la presencia de Veneno en la película, no tuvo más remedio que obligar a Raimi a incluir al personaje en el guión.

Es obvio que cuando alguien hace algo a disgusto, las cosas no suelen salir demasiado bien… y eso mismo fue lo que sucedió.  Tan sólo hay que ver el film para darse cuenta de que este villano está metido en la historia con calzador, a la fuerza y por obligación, provocando en la cinta un auténtico atasco de personajes y enemigos (algunos más desarrollados que otros) y dando lugar a un sinfín de altibajos y cambios de ritmo. Está claro que tanto Venom como Eddie Brock y el Simbionte son totalmente prescindibles, y jamás debieron haber sido incluidos en una película que ya contaba con dos grandes super villanos.

Spiderman 3

Por otro lado, es clarísimo que Veneno fue totalmente desaprovechado, ya que apenas dispone de tiempo para, por lo menos, co-protagonizar el film, siendo su aparición relegada no a un segundo plano, sino a un tercer plano. Aclarar que este personaje es uno de los más famosos y míticos de Marvel, y no se merece el trato recibido aquí. Es más, su presencia de cuerpo entero en pantalla resulta cuanto menos anecdótica y apenas se aprecia, ni tan siquiera le veremos balancearse con su tela de araña. Pero repito, el problema no es la falta de protagonismo del villano, el problema es haberlo incluido en la película.

Este colapso de contrincantes provoca otro error, y es el breve protagonismo de dos de ellos, ya que tampoco podremos ver tanto como esperábamos al Nuevo Duende, ya que incomprensiblemente éste aparece sólo en dos secuencias de la película (al inicio y al final). Eso si, esas dos secuencias son realmente impresionantes. En cualquier caso, resulta frustrante la manera de anular por completo al personaje de Harry Osborn durante gran parte del metraje, haciéndole perder por completo la memoria para no poder enfrentarse más veces contra Spider-Man y no estorbar así a los otros villanos, que a su vez, tampoco aparecen tanto como deseábamos. Increíble pero cierto.

Spiderman 3

En cuanto al personaje de Gwen Stacy (Bryce Dallas Howard) más de lo mismo, sólo sirvió para estorbar y provocar celos a Mary Jane (Kirsten Dunsten) en la ridícula secuencia del bar. Por lo demás, no aporta absolutamente nada a la historia. Y hablando de dicha secuencia, resulta totalmente “de risa” (por no decir de escándalo) ver a Peter Parker (Tobey Maguire) saltando de mesa en mesa y entre sillas como si se tratase de un miembro del ‘Circo del Sol’, y todo ello por tal de seducir a Stacy y provocar dolor en una Mary Jane cansada de la actitud de Peter. No obstante, esa escena no es la peor de todas, porque nos encontramos con otro momento “cumbre” que se lleva la palma: el ridículo, avasallador, vergonzoso y penoso baile que se marca Peter en mitad de la calle. Sin comentarios.

‘Spider-Man 3’ en lugar de parecer una oscura película que explora el lado más tenebroso del Hombre Araña, por un lado parece una auténtica comedia plagada de situaciones absurdas, y por otro un film con grandes dosis de melodrama tele novelístico. O dicho de otro modo, las escenas dramáticas existentes entre el triángulo amoroso protagonista llegan a hacerse tan pesadas y aburridas que sólo encuentro precedentes en las insufribles telenovelas sudamericanas, aunque también es cierto que encontraremos otras secuencias dramáticas (sobre todo la del final) muy bien llevadas a cabo y que realmente logran llegar al fondo del espectador.

Spiderman 3

Personalmente, creo que una historia con El Hombre de Arena y la aparición de Harry Osborn, alias El Nuevo Duende, como villanos únicos hubiese sido mucho más consistente y más firme… que una historia con cuatro villanos, siendo este el principal error. Una verdadera pena, ya que pretendieron abarcar tantos temas a la vez que, a la hora de la verdad, no tuvieron ni tiempo suficiente para dedicarle a cada personaje el metraje que realmente merecía, a pesar de las dos horas y media que dura el film. Dos horas y media que, en ciertos momentos, se hacen muy lentas y pesadas por culpa de muchas, muchas secuencias innecesarias. Y como he mencionado antes, incluso secuencias absurdas, algo nunca visto en las dos entregas anteriores, que sin ser tan espectaculares en sus escenas de acción como lo son las de la tercera parte, son películas mucho más compactas y mejor narradas.

Por lo menos tenemos algo bueno, y es el personaje de Flint Marko (Sandman), un personaje bastante fiel con respecto al del cómic y muy bien llevado a la pantalla, aunque también se podría haber aprovechado mucho más su presencia si no fuese por el colapso de personajes que he comentado antes.

Spiderman 3

Respecto a los actores, en general están bien, salvo Tobey Maguire, que se le ve totalmente sobreactuado y desmelenado. Thomas Haden Church, James Franco y Topher Grace bordan sus respectivos papeles. Kirsten Dunst está en su línea habitual, y Bryce Dallas Howard, a pesar de ser una auténtica belleza, no encaja para nada en la película. En cuanto a la adaptación propiamente dicha, ya he comentado en otras reseñas que no soy muy exigente a la hora de pedir fidelidad, pero en esta tercera entrega falta bastante fidelidad, sobre todo respecto al Simbionte, ya que el cómic Spiderman viajó al espacio para combatir en las Guerras Secretas y volvió a la Tierra ya parasitado por el simbionte, mientras que en el film, el ser extraterrestre cae a través de un meteorito. Algo comprensible si tenemos en cuenta que, en su momento, sería prácticamente imposible adaptar las Guerras Secretas a la gran pantalla. En cuanto a Eddie Brock y Venom decir que están conseguidos a medias, ya que en las viñetas Eddie es un personaje muy musculado que levanta pesas continuamente, mientras que en la película tiene un aspecto delgado y débil. Por otra parte, Veneno está mejor logrado de lo que se esperaba, siendo un personaje que luce bien en pantalla y que merecía una película para él sólo.

Y para finalizar con esta crítica de Spider-Man 3, lo mejor de la película son sin duda sus impresionantes efectos especiales. El nacimiento de Sandman es emotivo y espectacular, pero sobre todo es realista, ya que podremos observar como el personaje está diseñado grano a grano, y resulta difícil encontrar diferencia entre la arena real y la arena digital. Los combates de la película (a pesar de ser escasos) son bastante extensos y se encuentran rodados con muy buen tino, siendo destacables absolutamente todos: la primera batalla entre Spiderman y El Nuevo Duende, las peleas contra Sandman y, por supuesto, el combate final Spiderman y Nuevo Duende Vs. Venom y Sandman. Sublime. Por lo demás poco hay que comentar. ‘Spider-Man 3’ es una de las películas más decepcionantes y prescindibles del universo Marvel.

Tráiler de Spider-Man 3