Piratas del Caribe: En el fin del mundo
Comparte con tus amigos










Enviar

El Capitán Jack Sparrow regresa de entre los muertos. Y todo gracias a aquellos que alguna vez conspiraron para matarle, con o sin intención. Will, Elizabeth y Barbossa serán, junto a Jack, los principales encargados de destruir el imperio que Beckett controla gracias al manejo de Davy Jones y toda su tripulación. Bienvenidos al comienzo del fin del mundo. Bienvenidos a… ‘Piratas del Caribe: En el fin del mundo’.

piratas-del-caribe-3-telescopios

Crítica de Piratas del Caribe: En el fin del mundo.
Con el apoteósico final de Piratas del Caribe: El cofre del hombre muerto(Gore Verbinski, 2006), quedaba más que claro que los piratas del momento se unirían, una vez más, para abordar las taquillas de todo el mundo en una entrega más que deseada y esperada por todos sus fans. Necesitaban traer de vuelta al Capitán Jack Sparrow y acabar de una vez por todas con el “Imperio de la Compañía de las Indias Orientales”. Pero esto ya se sabía una vez que decidieron continuar con la saga, rodando las dos películas al mismo tiempo…

Por otro lado, esta película recaudó 139 millones de dólares sólo en su estreno el 27 de mayo de 2007 en USA, imaginemos cuanto conseguiría de manera global (963.420.425 $). Unos datos fabulosos para respaldar el trabajo de Gore Verbinski y su equipo. Para unos, una película llena de efectos especiales y escenas demasiado rebuscadas… para otros, una obra maestra a la altura de la primera cinta. La regla del más y más grande de Jerry Bruckheimer y sus secuelas siempre se cumple.

piratas-del-caribe-3-keira-knightley

La historia comienza en Singapur y se va trasladando según las traiciones que se van cometiendo. Todo dependerá de la lealtad y la confianza inexistente entre nuestros protagonistas, que una vez de vuelta del reino de Davy Jones vuelven a declararse la guerra. Uno con intenciones de reunirse con los señores de la piratería, otros de salvar a uno de sus seres queridos y otro con la idea de huir o “luchar para poder huir”.
En ningún momento la película baja la guardia, se hace difícil aburrirse (a pesar de la duración), y los guionistas se lo han currado para mantener a los espectadores atentos y atando cabos en todo momento, porque nada está dicho hasta el último momento, llegando incluso a haber giros inesperados.

Quizás algunas escenas se exceden de “fantásticas” (algo a lo que el espectador ya debería estar acostumbrado a estas alturas) tirando de “flipaciones” como la lucha entre Davy Jones y Jack Sparrow en lo alto de un mástil. Pero a pesar de esto estamos ante un cierre a la trilogía original muy entretenida y con guiños más que evidentes a La maldición de la Perla Negra’, que son añadidos con la idea de reconectar a la gente con la buena sensación que nos dejó la cinta original.

piratas-del-caribe-3-william-y-elizabeth

En cuanto a las novedades que nos presenta este film, nos encontramos con Sao Feng, capitán del Emperatriz y señor de Singapur. Un personaje que, sin ser nombrado, ya había formado parte de la saga en la primera película, cuando Jack recurre a sus habilidades para salvar a Elizabeth de ser ahogada, y menciona a los soldados: “veo que nunca habéis estado en Singapur”. Pues bien, he aquí un personaje furioso, osado y bastante misterioso, el cual mantiene una deuda con Jack. La señorita Swan y compañía ponen rumbo a Singapur para hacerse con las cartas de navegación que Feng posee, y así rescatar a Sparrow, pero no se lo va a poner tan fácil. Feng será un personaje con un peso importante a lo largo de la película, no sólo por ser uno de los señores de la piratería, sino por sus acciones a lo largo de la misma.

Y para terminar con las novedades, destacar las apariciones de los señores del mundo de la piratería, la tripulación de Sao Feng y su barco Emperatriz, y además la aparición especial de Keith Richards como padre del Capitán Sparrow y guardián del código, el Capitán Teague. Un guiño, sin duda, a la inspiración que Johnny Depp admite que tomó de Keith para el estilismo de Sparrow.

piratas-del-caribe-3-keith-richards

La estrella del cine de Hong-Kong, Chow Yun-Fat, es el que se viste de pirata para interpretar a Sao Feng y sumirse en esa fantástica “nube de vapor” que envuelve al personaje. Una actuación que lleva a cabo sin excederse, lo cual es todo un mérito conociéndole… y logrando lo que se pedía de un pirata como Feng. Fat consigue incluso parecer repelente, haciendo que el público se incline un poco hacia atrás cuando aparece, pero siendo sinceros… ¡es lo menos que podemos esperar de un pirata odioso con el rol de villano!

También está la vuelta del capitán Barbossa, el cuál reaparecía en los últimos minutos del ‘Cofre del hombre muerto’ para resarcirse. Un villano reciclado y rehecho en antihéroe, que se gana al público desde el momento en que aparece hasta su última frase. Geoffrey Rush consigue (una vez más) ponerse en la piel de Héctor Barbossa sin (apenas esfuerzo, y sin) pasar desapercibido ante las grandes estrellas de esta saga. Duro, contundente, gracioso y más agudo que nunca asume la responsabilidad de traer con vida a Jack Sparrow del reino de Davy Jones, ya bien porque “le echaba de menos” o para sus fines personales (por la cuenta que le trae).

piratas-del-caribe-3-chow-yun-fat

Del resto, decir que tenemos al mismo equipo, con más o menos líneas que en sus apariciones anteriores. Naomie Harris como Tía Dalma cobra protagonismo, embarcándose junto con el resto, dejando de lado su “choza del pantano” y poniendo a nuestros protagonistas un tanto nerviosos con sus excentricidades y brujería. “La señora pescadito” no es la única que comienza a destacar, Elizabeth dejará de lado, y de una vez para siempre, los vestidos de lady para calzarse las botas y el sombrero de pirata. Más madura que en anteriores entregas, Keira Knightley asume su papel de una forma más entera, aunque fuera a la fuerza. Ya no estamos ante una niña mimada y aventurera, sino ante una mujer que comprende el valor de sus decisiones, y que a pesar de haber cometido errores en el pasado (algo que vemos que le pesa en los primeros minutos de película) es capaz de avanzar y de intentar enmendarlos.

Por otra lado, Orlando Bloom se suelta la melena, literalmente, como símbolo del cambio que también sufre su personaje William Turner. Al igual que su pelo recogido en la primera entrega, el joven Turner era un muchacho frustrado y reprimido, pasando a convertirse en un pirata “hecho y derecho”, capaz de traicionar a sus amigos e incluso ocultar información a su amada Elizabeth con tal de cumplir la promesa que le hizo a su padre, Bill Turner (Stellan Skarsgard), en la anterior cinta.

piratas-del-caribe-3-orlando-bloom

En resumidas cuentas.
Finalizo esta crítica de Piratas del Caribe: En el fin del mundo, una película con más acción que nunca, más piratas que nunca y más “fuego” que nunca. Una secuela que no dejará indiferente a nadie. La vuelta del inigualable Capitán Sparrow y de la Perla Negra de las entrañas del reino de los muertos. Un Barbossa épico que consigue eclipsar el cariño de los espectadores desde el primer momento, haciéndonos incluso dudar entre él o Sparrow. Más protagonismo e incluso definitivo para la pareja del film, que salen mejor resueltos que en la anterior. Brujería, fantasmas, no muertos, un corazón, deudas y traiciones… Todo esto, unido a los mejores piratas del siglo, implica una notable película de aventuras al estilo del blockbuster moderno y épico.