Piratas del Caribe: El cofre del hombre muerto

by

Vuelven Jack Sparrow y sus compañeros de abordajes en una nueva entrega de Piratas del Caribe recargada y revitalizada. Una entrega con más aventura, más acción, más villanos y más actores conocidos. Prepárate para un viaje a través del mundo a bordo de barcos míticos y piratas de leyenda. Toca ir en busca de un “nuevo tesoro” y hacerse de nuevo a la mar en… ‘Piratas del Caribe: El cofre del hombre muerto’.

“¿¡Teméis a la muerte!?” (Davy Jones).

piratas-del-caribe-2-cofre

Crítica de Piratas del Caribe: El cofre del hombre muerto.
El éxito mundial y la resonancia cultural de Piratas del Caribe: La maldición de la Perla Negra (Gore Verbinski, 2003) ya auguraban que las aventuras de Sparrow y sus amigos se extenderían, por lo menos, en otra entrega. Jerry Bruckheimer y el director Gore Verbinski tomaron nota del calendario y se sacaron dos películas por el precio de una. Dos films que acabarían llegando con un año de diferencia a las salas de cine de todo el mundo…

A pesar de que el éxito de la película original era algo que se podía esperar, para este regreso tuvieron que coger la llave y renegociar los contratos con todos los actores. Así pues, del resultado de esas reuniones el presupuesto acabó subiendo hasta unos imponentes 225 millones de dólares… incluidos los veinticinco millones que se llevaría al bolsillo Johnny Depp por repetir su papel del Capitán Jack Sparrow.

piratas-del-caribe-2-llave-cofre

En las principales novedades de esta segunda parte tenemos a Bill Nighy como el maldito Davy Jones, un pirata que renunció a la vida cuando se arrancó el corazón para tripular el Holandés Errante, el barco encargado de “transportar” todas las almas de los muertos que perecieran en alta mar. A bordo del Holandés encontraremos a Stellan Skarsgard (Bill, El Botas), un antiguo compañero de Sparrow cuyo verdadero nombre es Bill Turner. Naomie Harris es Tia Dalma, una especie de hechicera jamaicana. Tom Hollander (Beckett) se incorpora como el nuevo mandamás de la Compañía de las Indias Orientales. Y David Schofield es Mercer su mano ejecutora. Así pues, todo se encontraba dispuesto para rodar una vez más en “aguas caribeñas”.

Todos ansiábamos la vuelta del increíble Capitán Jack Sparrow y sus extravagantes gestos a bordo, por fin, de su ansiada Perla Negra. Pero Jack no sólo se conforma con tripular su navío, sino que continúa con la empecinada idea de convertirse en una leyenda inmortal. Así pues, la trama se vuelve un tanto enrevesada en cuanto a pactos se refiere: el gobernador desea ver a su hija Elizabeth en libertad, haciendo un pacto con el rey de Inglaterra gracias a sus influencias. Will Turner pretende pactar con Lord Cutler Becket para así salvar la vida de su amada E lizabeth y, al mismo tiempo, la suya propia, haciéndole un encargo al mismo Becket (conseguir la preciada brújula de Sparrow, la cual como bien podemos recordar no apunta al norte…). Y Elizabeth, no contenta con su estancia en prisión, y tras ser rescatada por las influencias de su padre, decide emprender su “negocio” con Becket, robándole el único indulto firmado por su majestad el rey y que le otorgaría la libertad a tan solo uno de ellos.

Como hemos visto en el párrafo anterior, en esta secuela hay un sinfín de tejemanejes que acontecen a lo largo del film, en el cual se verá que la palabra de un pirata no es la única que carece de valor. Tampoco debemos confiar en los honrados ni en los amigos, y mucho menos en las mujeres enamoradas, tal y como dice el propio Jack: “Las mujeres despechadas son los seres más peligrosos y despiadados”.

piratas-del-caribe-2-keira-knightley

Los amigos principales siguen cumpliendo, recayendo el peso de la película de nuevo en Jack Sparrow, pero con mucho más protagonismo para la dulce Elizabeth que renace como una pequeña timadora, al igual que Will Turner, avanzando un paso más hacia lo que podríamos considerar unos verdaderos piratas. Además, contamos con la incorporación de nuevos personajes que nos hacen olvidar el odio que le procesábamos al Capitán Barbossa, y pasamos a otorgárselo, en igual medida, a Becket y Jones.

En cuanto a los intérpretes, Johnny Depp en su línea con un Jack Sparrow que jugará sus cartas como mejor pueda, dentro de mil y una traiciones, algunas de ellas urgidas por él mismo. El protagonismo de Orlando Bloom sube exponencialmente, y casi es ya un pirata más… además, tendrá la oportunidad de subir a bordo del Holandés Errante, un barco en donde solo viajan los muertos… Keira Knightley entra y sale del metraje debido, sobre todo, a su participación casi simultánea en el film ‘Domino’ de Tony Scott, motivo por el cual luce peluca en esta película.

Un difícilmente reconocible Bill Nighy tiene a su cargo el papel de villano de la función, un malo mucho más complejo que el Barbossa de Geoffrey Rush, y también más melancólico (ojo a cuando se sienta al piano…). Tom Hollander como el gran jefe de la Compañía de las Indias Orientales se gana en pocos minutos la mayor de las repulsas. Por último, mención especial para el actor sueco Stellan Skarsgard como Bill el Botas, un antiguo compañero de Sparrow en la Perla Negra que cumple condena en el Holandés Errante. A pesar de las más de cuatro horas de maquillaje para lograr su aspecto Skarsgard logra sobresalir en uno de los personajes más tristes de la saga. Apuntar como curiosidad que Skarsgard y Jonathan Pryce (que aquí compartieron película, pero no plano) trabajaron juntos enRonin (John Frankenheimer, 1998).

piratas-del-caribe-2-bill-nighy

Hacer mención por ultimo varios detalles claves en siguientes entregas: de un lado el incremento de la acción con flipaduras varias como la set-piece de la bola de cuerdas y huesos a modo de pinball… y la no menos loca secuencia de la rueda del molino cayendo con tres personajes batiéndose en duelo a espada. Además, ojo a la oscuridad que ha tomado a los tripulantes del holandés errante, todos ellos ya engullidos por el mar y sus profundidades, lejos de los hombres que un tiempo atrás fueron. Y por último el uso de la BSO que aquí acompaña mucho más a las imágenes y se convierte en un personaje más.

piratas-del-caribe-2-accion

En resumidas cuentas.
Finalizo esta crítica de Piratas del Caribe: El cofre del hombre muerto, una secuela que ejerce de, sobre todo, puente entre la primera parte y la tercera entregas. Una cinta que va abriendo nuevas tramas, rememorando ciertos momentos ya vividos y a personajes que pensábamos que nos habían dejado. Una puerta de paso, bien construida, hacia la verdadera trama que podremos ver en la siguiente película.


Lo mejor:
Sigue manteniendo ese tono de aventuras, con un toque de comedia aportado por Jack y compañía, pero con más toques oscuros y dramáticos, algo que hace que veamos la película con un poco más de interés. Es la más corta de la saga, lo cual se agradece mucho.
Lo peor:
Algunas escenas de acción comienzan a salirse de madre. Las transiciones dramáticas de los personajes de Will & Elizabeth.