Múltiple
Comparte con tus amigos










Enviar

Puedo intentar definir el trastorno de identidad disociativo (TID) como la presencia de dos o más identidades en la mente de una persona. Cada una de esas identidades está convencida de quién es. Anteriormente este trastorno era conocido como trastorno de personalidad… ‘Múltiple’.

“Somos lo que creemos ser”.-Dennis.

multiple-dennis

Crítica de Múltiple

Tras recuperar en 2015 el favor de crítica y público con La visita’, el tan denostado (por algunos/muchos) M. Night Shyamalan volvió a marcarse en 2017 un nuevo y rutilante éxito con ‘Múltiple’. Esta película, de manera sorprendente, consiguió encaramarse al número 1 USA por delante de la esperada ‘xXx: Reactivado’ (D.J. Caruso). Sus números hablan por sí solos. Hagamos balance: coste en el entorno de los 10-20 millones de dólares y 40 recaudados sólo en su primer fin de semana de exhibición. Total mundial de 278.454.358 $. Shyamalan había vuelto, o mejor dicho, mal que les pese a muchos, Shyamalan nunca se había ido.

multiple-anya-taylor-joy

Con esta nueva película, el realizador y guionista nacido en la India se adentra en el conocido TID. Hablamos de un trastorno mental que lleva al individuo a creerse poseedor de varias identidades. Precisamente esto es lo que le sucede al protagonista del film. Dennis es un sujeto que afirma que en su cuerpo habitan/coexisten nada más y nada menos que ¡23 personalidades! Esta “convergencia”, unida a sus actos, es lo que crea en el público una gran expectación, inseguridad, desasosiego e inquietud. Con un secuestrador de este estilo nunca sabes lo que puede pasar ni cuál puede ser su próximo paso o decisión. De tal forma que, durante todo el metraje, la pregunta que más nos podemos hacer es esta: “¿Y ahora qué pasará?”…

También es importante resaltar como Shyamalan hace uso de la técnica del flashback. Fundamentalmente, la emplea para ahondar en el pasado de una de las jóvenes secuestradas, Casey. Esta mirada a su pasado nos va revelando parte de su personalidad huidiza actual. Al mismo tiempo, esos hechos se van postulando como fundamentales para el desenlace del film.

multiple-secuestro

Un film que transcurre casi de manera exclusiva en dos únicos escenarios. Por un lado está “el bunker” en el que Dennis tiene encerradas a las chicas. Por otro lado está la consulta de la Doctora Fletcher. Entre ambos mundos se produce un claro contraste que se traslada al espectador. El primero es un universo oscuro y austero. Una encerrona con habitaciones pequeñas, pasillos estrechos y poca luz artificial. En suma, un escenario agobiante y cerrado. El segundo es el piso de la Doctora y destaca por todo lo contrario. Aquí tenemos un piso elevado, elegante, que denota tranquilidad e iluminado con luz natural. En este sitio es donde más se explayará la personalidad modosa de Dennis, un modisto llamado Barry.

El vestuario del español Paco Delgado también juega un papel importante a la hora de la ambientación. En este caso de la “ambientación personal” de Dennis y el resto de sus personalidades. Cada “alter ego” viste de manera diferente, remarcando así su propia personalidad. En este sentido se producen claros contrastes: del austero vestir de Dennis pasamos al chándal de Hedwing o a las faldas de Patricia.

multiple-terapia

“¿Crees que somos extraordinarios?”… El número 23.

Repasemos ahora el casting del film en el que triunfa un James McAvoy en estado de gracia. La réplica más importante se le da una joven Anya Taylor-Joy que aguanta el tipo de manera muy brillante. También resulta impagable la presencia de la veterana Betty Buckley. Ella es la que transmite calma a la intriga del metraje.

La actuación de James McAvoy es muy buena y conseguídisima, un auténtico logro. Estamos hablando de que en pantalla da vida a un tipo afectado de TID recreando muy diferentes personalidades. Entre ellas las ya comentadas del rígido Dennis, el joven Hedwig, el modoso Barry e inclusive una mujer, la estirada Patricia. Un papel de esta envergadura podía hacer a su intérprete caer en el rídiculo más absoluto o en la sobreactuación más total. Sin embargo, nada de eso pasa con McAvoy. El actor delimita y dibuja de manera terriblemente inquietante a cada personaje. Nunca sabes qué reacción esperar de él. Por ejemplo: apréciese como se tropieza con las “Zs” y las “Cs” (seseo) en su personalidad de Hedwing, o como cambia totalmente de tono cuando es Dennis o Barry al que interpreta. Para sentir plenamente su actuación se hace indispensable ver la cinta en versión original.

multiple-hedwing

Quién también hace un brillante trabajo es Anya Taylor-Joy. Esta joven intérprete viene destacando por meterse al completo en sus papeles. En ‘Múltiple’ demuestra, una vez más, que es una de las actrices con más talento y futuro en la industria. En esta ocasión da vida a Casey, una de las tres adolescentes secuestradas por el “múltiple” McAvoy. Casey destaca por su carácter retraído fruto de acontecimientos de su pasado.

A las otras dos chicas les dan vida Haley Lu Richardson (Claire, la joven del cumpleaños) y Jessica Sula (Marcia, la mejor amiga de Claire). Ambas están muy correctas para lo que sus roles les piden y no desentonan con el poderío de McAvoy y Taylor-Joy. Finalmente, papel muy importante para Betty Buckley. La veterana actriz da vida a la doctora Karen Fletcher, la especialista a la que acude casi a diario Dennis para tratarse. El papel de Betty es francamente agradable y tranquilizador. Su personaje intenta acceder a la mente del enfermo, a la vez que sospecha que algo se está trayendo entre manos.

multiple-casey

En conclusión.
Finalizo esta crítica de Múltiple, una película que no pierde el tiempo en presentaciones y va directa al secuestro. Una vez provocado el impacto inicial luego te sabe mantener en vilo. El público pasa el resto del metraje con el corazón en un puño debido al futuro incierto de las chicas en manos de un secuestrador tan absolutamente imprevisible. Con un demente como Dennis todo o casi todo puede suceder…

Tráiler de Múltiple