Los tres mosqueteros (2011)
Comparte con tus amigos










Enviar

Alejandro Dumas creó Los tres mosqueteros” allá por el año 1844. Pasados 167 años llegó a nuestras pantallas una nueva reinvención de su historia a cargo del espectacular Paul W.S. Anderson. Una nueva reinvención que incluyó las 3Ds y unos mosqueteros que parecieron sacados de un cómic de la Marvel. Es hora de servir en el cuerpo de mosqueteros de Luis XIII de Francia, es la hora de… ‘Los tres mosqueteros’.

“Querías ser un mosquetero y servir a Francia. Esta es tu oportunidad”.-Athos.

Los Tres Mosqueteros

Crítica de Los tres mosqueteros (2011).
Anticipándose al estreno en 2012 del film Marvel de los poderosos Vengadores, Paul W.S. Anderson se adelantó casi un año para mostrarnos a su grupo particular de “superhéroes” en la Francia de Luis XIII. Porque eso es lo que nos ofrece este film, una película de cómic de superhéroes que incluyó a mi admirada Milla Jovovich actuando más como “La Viuda Negra” del famoso súpergrupo norteamericano que como Milady, ya que sus respectivas piruetas, luchas y acrobacias son más propias de Natasha Romanoff que de la traicionera Condesa De Winter. Por faltar… no faltó a la cita ni una réplica del famoso Helitransporte de SHIELD…

Nunca he sido dudoso en mi admiración por el cine de Paul W.S. Anderson, pero sinceramente pienso que en esta ocasión, con ‘Los tres mosqueteros’, se le fue el tema de las manos y firmó una auténtica “chaladura”.
Si, la película es visualmente muy buena (atención a las escenas de “La máquina de volar”) y muy divertida… pero creo que Anderson se descontroló por completo al querer ofrecer al espectador “algo totalmente nuevo” con los personajes por todos conocidos… y es que las cámaras lentas, las piruetas imposibles, los artefactos estrambóticos y demás pintan muy bien en películas modernas del tipo de ‘Resident Evil’ y similares, pero sinceramente, en una película “de época de capa y espada” creo que están de sobra, ya que restan una total credibilidad al producto final, y en suma dan lugar a una gansada mayúscula y para nada propia de los míticos personajes creados por Alejandro Dumas.

A destacar que la película se rodó en exteriores de Alemania, en algunos de los pueblos y ciudades más impresionantes de toda Baviera, y en el Studio Babelsberg de Potsdam. El rodaje comenzó un 26 de agosto de 2010 y el departamento de armería tuvo que crear a mano más de 800 armas individuales de época para el rodaje. Esto incluyó distintas armas de fuego, pistolas, mosquetes, dagas, estoques y espadas.

D´Artagnan

“Necesitamos una gran causa”… Uno para todos y todos para uno.

El “equipo de superhéroes” de Paul W.S. Anderson fue de lujo y estuvo formado por Logan Lerman, Luke Evans, Ray Stevenson y Matthew Macfayden. A ellos se les opusieron Orlando Bloom, Christoph Waltz, Mads Mikkelsen y Milla Jovovich. También pudimos ver a Juno Temple, Gabriella Wilde y haciendo el payaso y el ridículo respectivamente nos encontramos a James Corden y Freddie Fox.

Logan Lerman, Luke Evans, Ray Stevenson y Matthew Macfayden dieron vida a D´Artagnan, Aramis, Porthos y Athos respectivamente. El D´Artagnan interpretado por Logan Lerman se me tornó bastante molesto ya que es un chulito de muchísimo cuidado al que dan ganas de poner firme en más de una ocasión. Demasiado irreverente e insufrible, y esto es un grave problema ya que pasa por ser uno de los protagonistas principales sino el que más. Como mérito personal decir que fue el primer actor en ser elegido para el papel de D’Artagnan.
Luke Evans, Ray Stevenson y Matthew Macfayden pues la verdad es que resultaron bastante correctos en sus papeles de mosqueteros. El que más me gusto, sin lugar a dudas, fue Ray Stevenson al que ya pudimos ver en El Libro de Elio ‘Punisher 2: Zona de guerra’. Aquí, y como no podía ser de otra manera, dotó a su personaje de Porthos de una poderosa e imponente presencia física. Por otro lado, conviene advertir que, pese a su introducción y presentación inicial, los mosqueteros no dejaron de ser meros acompañantes del héroe gascón con todo lo negativo que ello implica.

Los Tres Mosqueteros

A Orlando Bloom resultó cuanto menos ridículo verlo en su papel del Duque de Buckingham vestido con trajes chillones y tupé imposible a lo ‘Algo pasa con Mary’ (aunque el mismo intentara salvar su papeleta con estas palabras: “Creo que siempre hay sitio en las salas de cine para una película que la gente pueda ir a ver y disfrutarla sin más. Se trata de una película para maravillarse y dejarse llevar”). Christoph Waltz y Mads Mikkelsen fueron de lo más comedidos de la película (por momentos parece que ellos estuvieran rodando su particular film) dando vida a los famosos Cardenal Richelieu y Conde de Rochefort. Y, finalmente, Milla Jovovich se lo pasó en grande siendo la conspiranóica Milady De Winter, poniendo cara de diablesa y luciendo varios hermosos vestidos del amplio y fabuloso armario con el que contó este film, “armario” diseñado por Pierre-Yves Gayraud. Por lo demás, decir que dispuso de varias escenas de acción convenientemente preparadas para su lucimiento personal y máximo disfrute de los que somos fans suyos.

Milady De Winter

Otros actores y actrices que intervienieron en el film fueron: Gabriella Wilde como una insípida Constance. Juno Temple como la Reina en apuros. James Corden en la piel de Planchet, el típico gracioso del film con el que los niños se lo pasarán pipa… y finalmente nos encontramos a un ridículo Freddie Fox dando vida al no menos ridículo Luis XIII de este film.

Se remató todo este show con unas buenas y correctas 3Ds. En las mismas pudimos encontrar todo lo que yo le pido a unas buenas 3Ds, esto es: profundidad y participación del espectador con objetos que vuelan o se dirigen hacia él. Eso si, no las vi al nivel de las, para mi excelentes, 3Ds deResident Evil: Ultratumba “confeccionadas” por el propio Anderson, pero bueno, no estuvieron del todo mal.

Los Tres Mosqueteros

En conclusión.
Finalizo esta crítica de Los tres mosqueteros (2011), una película visualmente espectacular y divertida, pero cuyo principal “handicap” fue la falta de seriedad y credibilidad de lo que vemos en pantalla. A mi me fue imposible tomármela en serio y, en consecuencia, creerme lo que veía. Como película para “pasar un rato palomitero de absoluta evasión” funciona, pero lejos de eso es mejor emplear los 110 minutos que viene a durar en otra cosa, ya que al final, si uno se la toma en serio, le quedará la sensación de que ha asistido a una tontería.

Curiosidades.
Pierre-Yves Gayraud fue el diseñador de vestuario de la cinta. Paul W.S.Anderson le dijo que no quería que los trajes resultaran muy tradicionales, quería que tuvieran una actitud rockera, sobre todo para Milady y los mosqueteros. Sin embargo, a medida que el rodaje fue avanzando, Paul se fue interesando cada vez más en buscar referencias históricas. De esta forma, el resultado final del vestuario resultó una completa mezcla del siglo XVII y del vestuario que pueden lucir hoy en día ciertas estrellas de rock.
-Pierre-Yves Gayraud y su equipo tuvieron que producir a mano más de 400 prendas de vestuario diferentes. El vestuario fue confeccionado en París, Rumanía y Múnich para que se pusieran a probárselos los actores que iban a llevarlos en la película.
-Como preparación para el rodaje, Logan Lerman y los actores encargados de interpretar a Los tres mosqueteros recibieron clases en el arte de la esgrima de la campeona alemana de Europa y medalla de oro, Imke Duplitzer.
-Para las escenas que precisaban efectos visuales, el equipo de rodaje utilizó alrededor de 3000 metros de tela verde en los escenarios, es decir que hicieron falta unos 3 kilómetros de fondo verde para crear los efectos visuales.

“¡Uno para todos y todos para uno!”.

Los Tres Mosqueteros