La última patrulla
Comparte con tus amigos










Enviar

Personalmente no creo que hubiera llegado a ver este film protagonizado por Dolph Lundgren de no ser porque nuevamente fue un regalo de un amigo. Es un film totalmente fallido al que ni la presencia del coloso sueco ni la dirección de Sheldon Lettich pueden salvar de la “hoguera” de ningún modo. Es la hora de hacer… ‘La última patrulla’.

“Yo protejo el país. Ese es mi trabajo”.-Nick Preston.

EEUU

Crítica de La última patrulla.
Con ‘La última patrulla’ estamos ante una floja, lenta y aburrida cinta que se suponía era de acción… y escribo “se suponía era de acción” porque el film avanza hacia la más absoluta nada sin mostrar ni un tiro, ni una refriega en condiciones… hasta ¡¡¡pasados más de 60 minutos, más que menos!!! ¿Una película de acción militar post-apocalíptica casi sin tiros y sin acción? ¿Es una broma? No, no es una broma, es realidad y su título es ‘La última patrulla’.

Y el caso es que el argumento no pintaba nada mal, como tampoco pintaba mal el hecho de tener en la dirección al eficiente Sheldon Lettich y al coloso de Dolph Lundgren en el reparto. Pero todo eso se desaprovecha de forma lamentable con un guión criminal y una lentitud y falta de ritmo pasmosos en las narración de las aventuras de Preston y cia.
Sólo nos queda para disfrutar: el final del film con algunos tiros, la filmación de Lettich que le da un cierto aire de respeto a la cinta dando una imagen de la misma bastante buena pero totalmente desaprovechada, y una BSO de David Michael Frank que perfectamente podría pasar por ser de lo mejor de la cinta. Pero todo esto es insuficiente para poder conseguir un aprobado. Una lástima.

Del reparto los únicos que están a un buen nivel son: el ya citado Dolph Lundgren como Nick Preston y Sherri Alexander como la Capitana McBride. El hercúleo Lundgren poco tiene que hacer para estar bien en una cita de acción (aunque esta sea escasa), le basta plantar su carisma y más de metro noventa delante de la cámara para destacar ya por encima del resto. Por su parte, Sherri Alexander he de reconocer que se trabaja bastante bien su personaje de la Capitana McBride, a la que dota de mucho orgullo y coraje para hacer frente al “bestia de Preston” como lo califica ella en un momento del film. Además, Sherri, tan pronto se calza un vestido de flores como se arrastra por el desierto persiguiendo un caballo o empuña una pistola al final del film. Buen trabajo se marcó esta actriz en esta cinta.

McBride y Preston

Del resto creo que mejor nos olvidamos. No obstante, podríamos llamar un poco la atención sobre Rebecca Cross que da vida a Candy. Esta Candy es una explosiva rubia tipo Playboy que está en el film para alegrarnos la vista al personal masculino… mientras la vemos pasear y correr por el desierto californiano con tacones, minifalda, algunos top “palabra de honor” y alguna que otra gigantesca pamela.
Y, finalmente, mencionar también en esta crítica de La última patrulla, la presencia de Juliano Mer-Khamis en el papel de “Jesús”, un preso reconvertido a telepredicador carcelario relativamente musculado que alimenta y controla al resto de reclusos con su palabra, drogas varias y pis… si, pis…

Rebecca Cross

En conclusión.
‘La última patrulla’ es un experimento totalmente fallido de intentar hacer un film de acción militar post-apocalíptico tipo Mad Max 2 pero con muchísimos defectos (una ausencia total de acción entre ellos) y escasas o nulas virtudes. Poco más hay que decir al respecto. Yo de ustedes me la ahorraba.

Curiosidad.
Rebecca Cross además de lucir sus curvas en la pantalla también canta dos temas del film como son: el inmortal (gracias a Marilyn Monroe) “I wanna be loved by you y “Sugar City”. Y oigan, pues no lo hace del todo mal la chica, todo sea dicho.

“Aquí sólo sobreviven los más fuertes”.-Nick Preston.

Nick Preston