La Liga de la Justicia: Fuga en Gotham
Comparte con tus amigos










Enviar

En esta ocasión LEGO ofrece dos aventuras en un mismo film. Por un lado, la Batfamilia se enfrentará a Deathstroke y Bane. Por otro lado, Superman procurará proteger Gotham de los villanos que desatan el caos en la ciudad. Pese a la interesante premisa, ‘La Liga de la Justicia: Fuga en Gotham’ es un producto bastante pobre.

Crítica de La Liga de la Justicia: Fuga en Gotham

Después de las películas conectadas por la historia, siendo la última La Liga de la Justicia: La Invasión de Brainiac’, llega esta que no hace lo propio. Se continúa con lo visto antes en términos de personajes y relaciones establecidas… pero hasta ahí. Debo confesar que terminé muy decepcionado con este film. Después de lo espectacular que resultara la anterior esta sabe a poco. Cabe mencionar que incluso el título es incorrecto. “La fuga en Gotham” es la historia secundaria, siendo la principal la que gira en torno a Batman.

Cuando Nightwing y Batgirl convencen a Batman de tomarse unas vacaciones estos terminan involucrados en una nueva misión. Dicha misión gira en torno a una antigua maestra de artes marciales del Caballero Oscuro. Esta maestra tiene como antagonistas a Deathstroke y Bane.

Esta narrativa resulta poco interesante. Se trata de que los enemigos quieren aprender una técnica letal que el héroe conoce. Su intención es enseñarla, a su vez, a un ejército de criaturas desconocidas para el mundo. El objetivo es controlarlo todo. Además de que la trama no es atrayente, los personajes pasan por una serie de situaciones y ninguna de ellas logra captar la atención. Así las cosas, el entretenimiento se torna pesado.

Luego tenemos la narrativa de Joker liberando a sus compañeros de Arkham. Superman, que cree tener la situación bajo control, termina descubriendo que los villanos son más capaces de lo que aparentan y el tema se le va de las manos. Así pues, solicita la ayuda de Ciborg y Wonder Woman… los cuales tampoco pueden capturarlos. Menos mal que Robin ha quedado atrás y sí sabe lo que hay que hacer.

Podría parecer increíble que los desquiciados de Arkham puedan superar a Superman y Wonder Woman, siendo de los más poderosos superhéroes del planeta, pero esto se explica. Sin embargo, si la historia de Batman se hace pesada esta carece de gracia. No tiene gancho y es muy floja. Y para rematar cuenta con la aparición de los Titanes: Starfire y Beast Boy. No aportan nada. Aparecen en un par de momentos y ya.

Conclusión.
Finalizo esta crítica de La Liga de la Justicia: Fuga en Gotham. Resulta triste descubrir que, después de la evolución para mejor, llegue esta “continuación” y quede como un bache. Se resiente todavía más cuando la última de estas fue tan buena. Puede que, en algunos momentos, atraiga tu atención… pero la mayor parte del tiempo te sentirás decepcionado viéndola.

Tráiler de La Liga de la Justicia: Fuga en Gotham