La horca
Comparte con tus amigos










Enviar

Con un supuesto coste de producción ridículo (apenas 100.000 $, creo recordar que esa misma cantidad fue la que costó ‘El mariachi’ de Robert Rodriguez) llega a nuestros cines otra película de terror que pretende hacer su agosto y así quién sabe si poder dar paso a una nueva “representación”. Llega el momento de que se alce el telón y de presenciar… ‘La horca’.

“Viene a por mí. A por nadie más…”.

la-horca-reese

Crítica de La horca.
Nueva película de terror y nueva experiencia del ya tan trillado y cansino “metraje encontrado” (found footage) y “cámara al hombro” estilo REC’. Porque esto es lo que ofrece ‘La horca’, ni más ni menos… Una experiencia de terror sobre unos supuestos hechos terribles acontecidos en un Instituto y que sirven de “prueba” para la policía.
Si habéis visto películas de este estilo ya sabéis cómo va el tema: uno o varios de los personajes se dedican a grabar todo lo que pasa mientras el respetable es un mero “voyeur” de los acontecimientos.

¿Novedades? pocas o ninguna, tras unas breves presentaciones de los personajes pasamos al asunto. Un asunto que nos lleva a ver cómo cuatro adolescentes quedan encerrados en un Instituto que se convierte en un improvisado “tren de la bruja” que va los va “devorando” uno por uno. El terror aquí se basa en movimientos bruscos de la videocámara, breves apariciones fantasmales y ruido de golpes, pisadas, puertas, móviles… Todo esto provocará algún susto y sobresalto en el público pero poco más.

la-horca-movil

Lo mejor de ‘La horca’ pasa por ser la ambientación nocturna en el Instituto que resulta satisfactoria en cuanto al efecto ominoso que provocan sus pasillos, puertas, estancias… nada que ver con lo visto en ese mismo lugar durante las clases diurnas.
También destaca el hecho de ir desentramando al mismo tiempo que los jóvenes protagonistas todo el misterio de los sucesos que se van produciendo. Sucesos que guardan una estrecha relación con los trágicos hechos ocurridos en la representación teatral del año 93.

la-horca-metraje

Entrando ahora a valorar las actuaciones tengo que comentar que las mismas sorprendentemente son buenas. Los chicos y chicas protagonistas rinden a un buen nivel, sobre todo, en los momentos de histeria en los que lo dan todo. Además, juegan con el hándicap en contra de que sus personajes son típicos y tópicos, a saber: tenemos al chico bueno y guapo que intenta hacer las cosas bien (Reese Mishler) y a la chica buena que quiere sacar la obra adelante (Pfeifer Brown); por supuesto tenemos a la típica parejita “malvada” formada por el impertinente de turno (Ryan Shoos) y su novia la cheerleader rubia, tonta y de muy buen ver (Cassidy Gifford).
¡Atención! porque en un alarde de “originalidad” y “autenticidad” el nombre de sus personajes en el film coincide con el nombre real de los actores/actrices… por si esto fuera poco, la cinta está dedicada a la memoria del Charlie de la sinopsis… ¡¡¡!!!

la-horca-cassidy

En conclusión.
Así hemos llegado ya al final de esta crítica de La horca, una película que no propone nada que no hayamos visto antes y que lo único que deja tras de sí es algún que otro susto, una lograda ambientación y unas actuaciones por encima del film. Como apunte final cabe decir que su pírrico coste y los más de 30 millones de $ que lleva recaudados a nivel mundial pueden ser una seria «amenaza» para iniciar una nueva y barata franquicia de terror. Por si acaso no volveré a pronunciar su nombre…

“No debiste pronunciar su nombre”.-Pfeifer.

la-horca-fantasma