La bella y la bestia (2014)
Comparte con tus amigos










Enviar

Ha llegado el momento de dejar que Christophe Gans nos vuelva a contar con su siempre cuidado estilo visual una historia inmortal e imperecedera. La historia de Léa Seydoux y Vincent Cassel, o mejor dicho, la historia de Bella y Bestia. Yo como improvisado bardo os la ofrezco en esta crítica de La bella y la bestia (2014).

“Recuerda: una vida por una rosa”.-Bestia.

la-bella-y-la-bestia-postal

Crítica de La bella y la bestia (2014)

La historia de ‘La bella y la bestia’ no es nada nueva, ha sido objeto de muchas películas, tanto de imagen real (entre ellas la versión de 1946 de Jean Cocteau en la que se “apoya” este nuevo film) como animadas (de las cuales, la más famosa y respetada de todas es sin duda la versión de Walt Disney del año 1991, film que en 2017 tuvo su remake de imagen real). Su historia ha pasado también al teatro e incluso ha sido objeto de varias series de televisión (recuerdo la serie de 1987 protagonizada por Linda Hamilton y Ron Perlman. Incluso hace poco tuvimos en antena una nueva serie que trajo el mito a nuestra época actual). Con esto quiero decir que en materia de argumento y guión esta nueva versión de Christophe Gans poco o nada nos va a sorprender.

Principalmente, mi interés al ver este nuevo film se centraba precisamente en el propio Christophe Gans (un director que frecuenta otro tipo de films más oscuros pero siempre de gran cuidado en lo visual como Silent Hillo ‘El pacto de los lobos’) y en la presencia en la parte de efectos visuales de Patrick Tatopoulos, un artista francés que ha ido mejorando muchísimo con los años y que actualmente para mi es sinónimo de calidad.

la-bella-y-la-bestia-bestia

Y es precisamente en la parte técnica dónde este film destaca y mucho. En pantalla tenemos una cinta visualmente exquisita, una auténtica delicatessen visual que sobresale por sus escenarios, su perfecta elección de colores y vestuarios, y por sus efectos visuales. En estos aspectos el film es una maravilla, y de ellos cabe destacar: la hermosa floresta del castillo de Bestia que parece sacada de los jardines más hermosos que pudimos ver en el videojuego ‘Prince of Persia: El alma del guerrero’, el imponente traje de Bestia o los hermosos vestidos de llamativos y preciosos colores blancos, rojos, verdes y azules con sus respectivas joyas que luce Léa Seydoux en pantalla; vestidos obra de Pierre-Yves Gayraud. Y, ¡claro está! los efectos visuales del film con una Bestia muy conseguida que viene acompañada de otras criaturas que también lucen bien en el film. Un film que ya digo que en estos aspectos cumplió todas mis expectativas e incluso las superó.

la-bella-y-la-bestia-vestuario

El principal problema de esta cinta viene no ya sólo porque la historia/argumento nos sea de sobra conocido… sino también porque a pesar de la hermosura del guión en según qué frases… en lo que a mi respecta, le faltó dar mayor énfasis a la relación entre Bella y Bestia. Faltó un mayor grado de empatización entre sus personajes, por decirlo de manera más clara: no me acabó de convencer el enamoramiento de Bella hacia Bestia. La relación de amor entre ellos no la vi a la altura de la calidad visual del film. Y es curioso, porque en este sentido se produce también un contraste entre la relación de amor de Bestia con su anterior pareja, relación que nos es contada a modo de flashbacks que tiene Bella en sus ensoñaciones. En definitiva, este es el principal “pero” que le pongo a esta película de Christophe Gans que en los demás apartados ya digo que luce muy bien.

Antes de pasar con los actores, hacer referencia también en esta crítica de La bella y la bestia (2014) a la BSO compuesta por Pierre Adenot. Las partituras del compositor francés destacan y se encuentran al mismo nivel de calidad de las hermosas y cuidadas imágenes del film. Se incluye aquí la participación de Yoann Fréget destacando su single “Sauras-tu m’aimer?”.

la-bella-y-la-bestia-entrega

“¿Tienes que robar lo más grande que tengo?”… Bella y Bestia son.

En el reparto principal de la película nos encontramos con: Léa Seydoux (la joven estrella francesa del momento) como Bella, y el ya “veterano” Vincent Cassel que se hace con el papel de Bestia. Tanto Seydoux como Cassel fueron en todo momento la primera y única opción contemplada para dar vida en pantalla a la pareja protagonista. En papeles “menores” tenemos a Eduardo Noriega y Myriam Charleins.

Al respecto de Léa Seydoux cabe decir que luce hermosísima en un papel que Christophe Gans le puso como anillo al dedo para exhibir por todo lo alto su belleza. Al margen de esto, entrega una Bella temperamental, valiente y capaz de poner firme a la propia Bestia plantándole cara con tres o cuatro frases bien dichas (recuerdo que la propia Bestia la llega a tachar de “insolente”) y no amilanándose ante su situación ni ante el aspecto leonino de Bestia. Quizás sea este carácter poco dulce de Bella el que me llevó a no ver completo su enamoramiento hacia Bestia. A lo mejor me esperaba una Bella más dulce. Puede ser…

la-bella-y-la-bestia-bella

Por su parte, a Vincent Cassel ya lo conocemos de sobra como un actor con gran presencia en pantalla. En esta película hace un buen doble trabajo como Bestia y como Príncipe. Un adinerado y poderoso Príncipe obsesionado por cazar un animal “prohibido”, y felizmente enamorado de su princesa a la que da vida la también hermosa Yvonne Catterfeld.

Finalmente, menciones para nuestro compatriota Eduardo Noriega y para Myriam Charleins que como pareja malvada cumplen bastante bien con su labor, especialmente un Noriega que hace caer rematadamente mal a su personaje en los minutos que tiene en pantalla (más al final del film que al principio).

la-bella-y-la-bestia-principe

En conclusión.
Para pasar un entretenido y mágico rato con ‘La bella y la bestia’ de Christophe Gans lo mejor es dejarse atrapar por la fantasía y belleza de sus imágenes, y disfrutar con ellas como lo haríamos contemplando un hermoso cuadro. Fantasía, belleza y magia visual… esto es básicamente lo que nos ofrece este film.

Curiosidades.
-El cuento inmortal de ‘La Bella y la Bestia’ fue escrito por Madame de Villeneuve y publicado de forma anónima en 1740 bajo el título de “La Jeune Américaine et les contes marins”. En 1757 apareció una versión abreviada para niños que fue empleada en primer lugar por Jean Cocteau y, posteriormente, por Walt Disney para sus célebres adaptaciones.
-La interpretación de Vincent Cassel se grabó en dos tandas. En el plató llevaba el traje de Bestia y una máscara de hockey en la cabeza compartiendo el escenario con Léa Seydoux. Un mes después se trasladó a Montreal para grabar las escenas de captura de movimiento facial. Tuvo que repetir la actuación pero sin moverse y delante de varias cámaras, como hiciera, por ejemplo, Brad Pitt en El curioso caso de Bejamin Button’. Esa actuación se aplicó posteriormente a la máscara diseñada por Patrick Tatopoulos y construida por Steve Wang que una vez creada se escaneó a una definición altísima y el resultado se aplicó sobre las imágenes de Vincent, esto hizo que siguiendo este método, la prótesis se añadiera por ordenador y que Vincente no tuviera que soportar interminables horas de maquillaje.
-Para diseñar el vestuario del film, Pierre-Yves Gayraud reunió 100 páginas de referencias, con los vestidos clasificados por colores, con estilos característicos del “Primer Imperio francés” y del “Renacimiento”, también usaron como inspiración el arte del origami japonés para determinados vestidos. El traje principal del Príncipe está basado en los trajes de los míticos Samuráis.

Tráiler de La bella y la bestia (2014)