Everest
Comparte con tus amigos










Enviar

Riesgos incalculables, enormes dificultades, años de entrenamiento para hacer frente a la montaña más alta de la Tierra, el temible pico que ha derrotado a miles de atrevidos alpinistas muchos de los cuales han encontrado allí su último lecho. Este coloso montañoso es conocido en el mundo entero como… ‘Everest’.

“El Everest es una bestia”.-Rob Hall.

everest-monte

Crítica de Everest

Lo primero que me veo en la obligación de resaltar en esta crítica de Everest es que el público no espere encontrar aquí un film de grandes alardes, espectáculo y “fantasmadas” varias… no, aquí no se trata de eso. La película de Baltasar Komákur está basada en hechos reales y a ello se sujeta tratando de ser lo más realista posible, así pues, no se trata de filmar escaladas imposibles y espectaculares… sino de retratar de la forma más veraz posible como fue la ascensión al Everest del equipo de “Adventure Consultants” liderado por Rob Hall en 1996, una ascensión que pronto fue noticia conmoviendo al mundo por su dramatismo. Con esto que comento de “retratar de la forma más veraz posible” quiero decir que a los expedicionarios casi siempre los veremos andar lentamente sujetados con arneses, cuerdas y/o cables, y subiendo por escaleras metálicas previamente colocadas por los sherpas. En este sentido, realmente me quedó bastante claro que la “oscura” labor de los sherpas es absolutamente imprescindible.

everest-jason-clarke

En la historia nos vamos a encontrar con la típica presentación de personajes (varios de ellos presentados de forma ciertamente breve bajo meros “bocetos”), la llegada al Campamento base (una especie de ONU de alpinistas), la aclimatación al medio y la ascensión. Todo esto en un metraje de 121 minutos en los que lo que más destaca es el tramo final con la lucha del hombre por su supervivencia, su intento por no caer rendido frente a la naturaleza hostil de la montaña más alta del planeta.

Además, en el libreto tenemos el aporte de ver no sólo la solidaridad entre las diferentes expediciones sino también el politiqueo por querer “ser el primero” a la hora de organizar las escaladas para satisfacer antes a sus clientes (cómo bien se expone en el film, antes la ascensión era una machada que, con el paso del tiempo, se ha ido convirtiendo casi en un “reclamo turístico” para algunas compañías con los peligros que eso conlleva). Traigo aquí la frase del guía Rob Hall: “Está muy bien llegar a la cima, pero mi trabajo es traeros con vida”.

everest-triunfo

Otro punto que me gustaría resaltar del libreto es su intento por incidir en los motivos de cada alpinista para asaltar la cumbre: por batir récords, por demostrar que se puede, porque en la montaña es dónde se sienten a gusto… La pena es que pudiendo haber incidido bastante más en este aspecto (sobre todo en la parte sentimental y si queremos “mística”) pues todo queda en eso, en un simple intento que podía haber dado más de sí. Por otro lado, no se aprovecha el hecho del “enfrentamiento” con la montaña para intentar mostrarla como “algo vivo” en lucha con el hombre, como bien sucede en otros films. En ‘Everest’ simplemente está ahí puesta como algo imponente y casi inaccesible pero nada más.

Al respecto de la dirección de Baltasar Komákur comentar que la misma está por encima del guión y destaca no sólo por su realismo, sino también por lo muy bien filmado que está todo. Realmente te da la sensación de estar en el mismísimo Everest al lado de la gente de “Adventure Consultants”. Conviene resaltar que el film fue rodado a mucha altura en el propio Everest en jornadas extenuantes, Nepal, en los Alpes italianos, así como en los estudios “Cinecitta” de Roma y en los estudios Pinewood, Reino Unido.

everest-caminando

“Si no bailas, no escalas”. El coloso helado.

En el reparto de la película no todos los nombres del póster brillan de la misma manera. De forma muy destacada hay que resaltar la labor y esfuerzos encomiables de Jason Clarke (Rob Hall, el líder de “Adventure Consultants”) y Josh Brolin (Beck Weathers, un texano que se siente en casa escalando). Jake Gyllenhaal, por su parte, no realiza tantísimo despliegue actoral ni parece tan comprometido como en otras cintas… y simplemente está correcto dando vida a Scott Fischer, compañero, amigo y rival de Rob Hall. Mucho menor lucimiento queda para Sam Worthington que realiza un buen papel pero queda bastante escondido en el metraje porque su personaje de Guy Cotter aparece ya bien avanzado el film, y además no goza de tantos minutos como los demás. Resulta bastante irónico que cuánto más avanza Worthington como actor… menos importancia tienen sus papeles y películas.

everest-josh-brolin

Entre las actrices hay que llamar la atención acerca del buen y comprometido papel de Emily Watson como Helen Milton, la responsable del campamento base de “AC”. En el campamento también tenemos a Elizabeth Debicki como la responsable médica y mejorando en algo con respecto a Operación U.N.C.L.E.(Guy Ritchie, 2015). Finalmente, papeles muy menores y “expendables” para Keira Knightley y Robin Wright que, como esposas de Rob Hall y Beck Weathers, tienen muy pocos minutos en los que no hacen otra cosa que estar en casa llorando (especialmente la primera) y esperando noticias de sus respectivos maridos. Totalmente desaprovechadas ambas actrices.

everest-emily-watson

En conclusión.
Desmitificadora, realista y muy dramática… creo que estos tres adjetivos sirven bastante bien para definir finalmente a este film de Baltasar Komákur. ¿Se podría haber esperado y deseado una mayor espectacularidad? Pues sí, sobre todo pensando en el público “casual”… pero honestamente no creo que eso le hubiera sentado bien a la historia que ‘Everest’ nos cuenta. Recomendada especialmente para amantes del alpinismo y todo lo relacionado con el mundo de los gigantes montañosos.

Tráiler de Everest