En el corazón del mar
Comparte con tus amigos










Enviar

Hoy acompañamos a Chris Hemsworth y a la tripulación del Essex en un viaje que nos llevará a más de 20.000 millas náuticas al oeste de los límites de todo lo conocido. Llegó el momento de descubrir el origen de la leyenda de ‘Moby Dick’. Es hora de adentrarnos… ‘En el corazón del mar’.

“¿Cómo se llega a conocer lo incognoscible?”.-Herman Melville.

en-el-corazon-del-mar-ballena

Crítica de En el corazón del mar

Ya tenía ganas de echarme a la vista una buena película de aventuras marinas. Esperaba y deseaba que esta fuera ‘En el corazón del mar’, porque lo cierto es que este tipo de cine ya no abunda. En principio, y dado el retraso en el estreno de este film, me temí lo peor… sin embargo, una vez vista, tengo que manifestar que todas mis expectativas se cumplieron por completo, y mis deseos se vieron satisfechos porque Ron Howard (fiel a su estilo) no defraudó y el film navega a toda vela.

Ya desde los primeros minutos, con el cuidado puesto en la recreación y ambientación de la isla ballenera de Nantucket, te sumerges por completo en la atmósfera de la película y te das cuenta que vas a pasar un buen rato aventuras de las de antes. Aventuras con personajes fuertes enfrentados a la mar y a un tremebundo cachalote que les obligará a replantearse sus vidas…

en-el-corazon-del-mar-essex

El guión de ‘En el corazón del mar’ viene firmado por Charles Leavitt sobre el libro de Nathaniel Philbrick titulado “In the Heart of the Sea: The Tragedy of the Whaleship Essex”. Esta obra de Philbrick intentó arrojar algo de luz sobre lo que pasó realmente cuando el Essex fue hundido en el siglo XIX en lo que fue una gran tragedia marítima. Tragedia que daría lugar a la popularísima novela “Moby Dick” de Herman Melville.

En la película vemos reflejados, con mucho acierto, varios temas como son: el choque cultural, profesional y económico de los dos protagonistas (el capitán George Pollard de buena familia y el primer oficial Owen Chase de clase humilde), la vida y el trabajo en la mar de los balleneros del siglo XIX, la manera de aprovechar al máximo la “materia prima” obtenida de las ballenas (el aceite, la grasa, el semen…) y el drama de enfrentarse en un terreno hostil a un gigantesco, poderoso y temible leviatán: hombre contra “monstruo”. Todo esto en la película está francamente bien plasmado, así como la lucha posterior por la supervivencia.

Por otro lado, el film se desdobla en dos tiempos (presente y pasado) sin que la narración sufra o se resienta lo más mínimo. Esto se debe gracias a los muy buenos flashbacks que se encuentran repartidos a lo largo de los 121 minutos de duración. En el tiempo presente nos encontramos con la entrevista que Herman Melville le hace a Thomas Nickerson, y en el pasado seremos testigos de toda la increíble odisea del Essex y sus tripulantes.

en-el-corazon-del-mar-ataque

Precisamente, la referencia anterior al leviatán, me lleva a hablaros del gran cachalote que Ron Howard nos regala en el film. Francamente, no esperaba ver muchas secuencias o imágenes del mismo. Antes de ver la película lo consideraba un aporte más (si queremos un extra) porque en lo que personalmente estaba centrado era en la odisea por la supervivencia de los hombres del Essex, ya que así se anunciaba o promocionaba la cinta… Sin embargo, mi sorpresa aquí fue muy grande y me entusiasmé con los varios y magníficos planos (tanto submarinos como aéreos) de “Moby Dick” con los que Ron Howard nos obsequia. En pantalla tendremos una tremebunda ballena que impresiona no sólo por su gigantesco aspecto exterior (machacada por el paso del tiempo y habiendo perdido mucha de su coloración natural) sino también por su inteligencia y ánimo de venganza contra aquellos que atacan a su especie (hay un plano genial en el que mira directamente a Chris Hemsworth).

Además de lo bien realizada que está “Moby Dick”, hay que resaltar también el gran trabajo realizado en la construcción del Essex (no lo digo porque conociera el barco sino por lo genial que resulta verlo en pantalla) y el hecho de verlo interactuar con la mar, las olas, las tormentas… casi sientes el sabor salado del agua en tu boca… Así pues, al final obtuve bastante más de lo que pensaba.

Por su parte, es justo también resaltar la BSO de nuestro compatriota Roque Baños que, una vez más, realiza un gran trabajo con composiciones muy variadas que incluyen pasajes épicos, aventureros y dramáticos. Esta es sin duda alguna una BSO muy completa, trabajada y cuidada.

en-el-corazon-del-mar-tormenta

“Ahora esta es tu familia”… Más allá del mar.

El reparto de ‘En el corazón del mar’ es bastante amplio con varios personajes. Ahora bien, los focos principales van para Chris Hemsworth y Benjamin Walker que están francamente bien en sus roles. No obstante, veo algo por encima a Chris Hemsworth que me sorprendió muy gratamente en esta película dando vida a Owen Chase, el primer oficial del Essex, un hombre rudo, valiente, honesto y leal con su tripulación. Un hombre que presume de “ser el mejor en lo que hace” y que también guarda respeto por sus víctimas, las ballenas (impagable el rostro de Hemsworth tras dar caza a una). A decir verdad, este papel le sentó como un guante al “poderoso Thor”. Por su parte, Benjamin Walker interpreta al capitán George Pollard, un hombre de sangre caballeresca al que el oficio le viene impuesto de familia y que pese a su tono prepotente aprenderá a convivir con Chase. El pesonaje Thomas Nickerson describe perfectamente la relación de ambos hombres en un momento de su entrevista con Herman Melville: “Eran como un matrimonio malavenido”.

en-el-corazon-del-mar-jefes

Otros miembros importantes de la tripulación que conviene destacar son: Cillian Murphy en una gran caracterización como Matthew Joy, el mejor amigo y hombre de confianza de Owen Chase. Frank Dillane dando vida a Owen Coffin, el primo de George Pollard al que admira mucho y que viene a ser su enlace con la tripulación. Y, finalmente, Tom Holland como el joven y novatillo Thomas Nickerson, un chaval huérfano que idolatra la figura de Owen Chase, al que tiene por su particular y personal héroe.

Para acabar, no puedo terminar este repaso a este muy notable casting sin hacer referencia a las muy buenas intervenciones de Brendan Gleeson y Ben Whishaw como el viejo Thomas Nickerson y Herman Melville, respectivamente (especialmente sentida la actuación de Gleeson al narrar los hechos ocurridos en el Essex). ¡Ah! y, por la parte que nos toca, “cameo expendable” para Jordi Mollá como un capitán de barco español al que conocerán Owen Chase y George Pollard durante su travesía.

en-el-corazon-del-mar-brendan-gleeson

En conclusión.
La conclusión de esta crítica de En el corazón del mar es muy clara, sencilla y directa: estamos ante un film que no sólo cumple con las expectativas aventureras, sino que, como bien rezaban sus frases promocionales “va mucho más allá”. Si como es mi caso tienen ganas de aventuras marinas… ¡no duden en verla! Queda recomendada tanto para capitanes como para grumetes.

Tráiler de En el corazón del mar