En el corazón de la jungla
Comparte con tus amigos










Enviar

Tom Berenger y Billy Zane deben penetrar en territorio hostil de la mano de Luis Llosa para finiquitar a un títere panameño. Es hora de adentrarnos en lo más profundo de la jungla. Es la hora de realizar un trabajo en…‘El corazón de la jungla’.

“A partir de ahora… un disparo, un muerto. Sin excepciones”.-Thomas Beckett.

En el corazón de la jungla

Crítica de En el corazón de la jungla

Luis Llosa (primo de Mario Vargas Llosa) firmó con ‘El corazón de la jungla’ su primera película importante en Hollywood, película a la que le seguirían otras cintas como: El especialista (1994) o ‘Anaconda (1997). La verdad es que, personalmente, estas tres películas citadas no me desagradan para nada, todo lo contrario. Se trata de tres cintas disfrutables y bien diferentes entre sí. Pero centrémonos en este film rodado en 1992.

‘El corazón de la jungla’ es un destacado film bélico con tintes de thriller que resulta opresivo, inquietante y expectante. No en vano, toda la acción transcurre en una tremenda selva panameña que amenaza con asfixiar tanto a los protagonistas como al espectador. Todo ello en un ambiente tremendamente conseguido en un rodaje, en gran parte, en la selva tropical australiana que hizo las veces de la jungla de Panamá.

Además, Llosa intenta mostrarnos cómo debe ser el trabajo de los francotiradores de la Marina: hombres solitarios, duros y poco apreciados… incluso por sus propios compañeros. Hombres cuyo mejor amigo es su arma de mira telescópica. Así lo afirma el propio Thomas Beckett con la frase: “Tu arma Miller, es tu vida”. En este sentido, Tom Berenger y Billy Zane fueron entrenados por el capitán de los marines Dale Dye, que ya había actuado como adiestrador militar en los castings de ‘Platoon’ (Oliver Stone, 1986) y ‘Corazones de hierro’ (Brian De Palma, 1989). Dye se refiere así a los francotiradores: “Los que hemos sido militares sabemos valorarlos como un mal necesario en la guerra”.

Sniper

Con respecto a la acción, cabe decir que la misma está muy bien tratada y expuesta a lo largo de los 99 minutos de metraje. No hay ni una sola escena de estas características que resulte excesiva. Hay la acción justa y necesaria que demandaba un film de estas características. Y son escenas muy bien filmadas (atención a las secuencias finales del film) en las que Llosa se recrea en las muertes lentas de los caciques y sicarios panameños, y una acción en la que se nos exhiben en todo su esplendor las mirillas telescópicas de las armas y la trayectoria inmaculada de sus balas. Sensacional.

La BSO del film vino firmada por Gary Chang, compositor de ‘Alerta máxima’ (Andrew Davis, 1992) que en esta cinta recrea unas composiciones del mismo estilo de la película, esto es: inquietantes, expectantes y asfixiantes.

Sniper

Bienvenido al mundo del marine”… Infiltrándose en la jungla.

Básicamente en este film son dos los protagonistas exclusivos del mismo. Me refiero al veterano Tom Berenger y al por entonces joven y pujante Billy Zane. Ambos están bastante bien como veremos a continuación…

Tom Berenger da vida a Thomas Beckett. Beckett es un duro y solitario Sargento de Artillería de los EEUU que conoce la selva panameña y a sus lugareños como la palma de su mano. Un tipo que lleva 74 muertes confirmadas y que es el mejor en lo que hace… y lo que hace es matar con su rifle de francotirador… Berenger está muy bien en su papel, así de claro. La verdad es que el actor nacido en Chicago tenía cierto don para interpretar papeles de militar como este, o el mítico papel que interpretó en ‘Platoon’ (Oliver Stone, 1986). Berenger clava totalmente las posturas de francotirador y los movimientos y personalidad militares. Además, suyas son las mejores frases de todo el guión, pues Beckett escupe varias sentencias de esas frente a las que no hay discusión posible.

Billy Zane interpreta a Richard Miller. Este Miller es “un militar urbanita” al que la jungla le viene grandísima. Es un tirador excelso pero tiene el handicap de no haber matado nunca a un hombre. Esto le traerá grandes problemas ya en la selva, y será un motivo de choque con Beckett, pues cada hombre tiene puesta su vida en las manos del otro y las dudas son mortales… Cabe decir que el hoy casi olvidado Billy Zane “construyó” aquí un buen personaje “oficinista” que claramente no encaja en la jungla, y que es el contrapunto perfecto para la sobriedad de Beckett, con el que chocará más de una vez… dando lugar a otro conflicto en la trama del film bastante bien explotado, y en el que su personaje irá evolucionando hacia tintes más oscuros. En este sentido, atención al momento en que Miller le escupe a la cara su perfecto autorretrato a Beckett en la siguiente frase: “Matar es lo único que tienes”.

Los demás personajes son secundarios totales… quizás podríamos destacar a Ken Radley como “El cirujano”, un ex_agente de la CIA vendido a los mercenarios que ahora ha hecho de la tortura su modo de vida. Y a Reynaldo Arenas como Cacique, un indio panameño que prestará algo de ayuda a nuestros protagonistas. Por último, mención para el desaparecido J.T. Walsh que gozó de unos minutillos al principio de la película.

“No hay lugar para Peter Pan en esta selva”.-Thomas Beckett.

En el corazón de la jungla

En conclusión.
Termino ya esta crítica de En el corazón de la jungla, un notable film de Luis Llosa que destaca por su excelente ambientación. Una película sobre el trabajo de los francotiradores norteamericanos en plena jungla que resulta francamente interesante, entretenida, cuidada y bien interpretada. Si te gusta la infiltración, la selva y los francotiradores me atrevo a decir que no te la deberías perder.

No hay ninguna diferencia entre ordenar matar desde una oficina y pegarle un tiro en el corazón a un hombre. Puedes creerme. Es la misma jodida historia”.-Thomas Beckett.

Sniper