El legado de Bourne
Comparte con tus amigos










Enviar

Anteriormente en la saga Bourne pudimos conocer los oscuros proyectos “TreadStone” y “BlackBriar”… pero ambos eran sólo la punta de un iceberg mucho mayor. Un iceberg llamado proyecto “OutCome”. Y es que es tiempo de legado. Es tiempo de… ‘El legado de Bourne’.

“¿Sabes lo que es un tragapecados?”.-Eric Byer.

Aaron Cross y Eric Byer

Crítica de El legado de Bourne

Tras escribir los guiones de los films anteriores de “la saga Bourne”, Tony Gilroy toma aquí de forma directa los mandos en la dirección y nos entrega una película entretenida y disfrutable. Una película en la que el espíritu de Jason Bourne está presente en casi todo el metraje, aunque Matt Damon no aparezca físicamente ni una sola vez. Los que sí que aparecen, casi a modo de cameos, son personajes ya vistos en las películas anteriores. Personajes como: Pam Landy, Erza Kramer, Noah Vosen o Simon Ross.

‘El legado de Bourne’ es un film de una buena facturación. Una cinta notable con un ritmo narrativo muy correcto y ajustado que no deja tiempo para el aburrimiento en el espectador, ni tan siquiera cuando van introduciendo los nuevos personajes. Poniéndonos muy críticos, podríamos achacarle al film una cierta debilidad en una de las motivaciones que inducen al personaje interpretado por Jeremy Renner a moverse y actuar (cierto tema de pastillas del que no diré nada más), ya que en contraposición a la otra trama queda algo “descompensada”.

En esta cinta además destacan las escenas de acción y persecuciones. Las primeras están muy eficaz y brillantemente resueltas cuando se trata de enfrentamientos a tiro limpio… pero cuando se trata de combates cuerpo a cuerpo la cámara recoge los movimientos con tal rapidez que es casi imposible apreciar nada. Se puede justificar esto en que Aaron Cross es un arma altamente letal en el combate cuerpo a cuerpo. Creo que estas bien pudieron ser las intenciones a la hora de filmar así estas escenas. Por otro lado, las persecuciones resultan excelentes. Una pasada. Atención especial a la persecución que tiene lugar en Manila con un sobresaliente montaje y desarrollo de la misma, os aseguro que corta literalmente la respiración.

El Legado de Bourne

Y con respecto a la trama, y dejando al margen lo ya comentado de algunas de las motivaciones de Aaron Cross, cabe decir que la misma vuelve a incidir en el siempre interesante tema de las conspiraciones estatales para tapar sucios programas de agentes “durmientes. Agentes que se mueven por todo el globo como personas normales y que son “activados” en determinados momentos. Aquí es donde entra en juego plenamente el personaje interpretado por Edward Norton, manejando a su antojo los múltiples recursos de la maquinaria del Estado con el fin de ocultar a la opinión pública los trapos más sucios del país. Aquellos trapos que existen pero que nadie quiere reconocer… los trapos sucios del programa “Outcome”.

Y si esta película resulta un buen producto (pese a las ausencias de Paul Grengrass y Matt Damon), no le va a la zaga la BSO de James Newton Howard. Una BSO que resulta trepidante, vibrante, atrayente… y que remata fenomenalmente todo el producto final.

“¿Qué daños puede haber?”.-Dan Hillcott.
“Supondría reducir el programa a cenizas”.-Eric Byer.

OutCome

“¿Cuántos somos en total?” Espías sin identidad.

Tras la retirada del proyecto de Matt Damon había que encontrar a un actor que fuera capaz de llenar ese vacío, y de continuar con una saga tan respetada y querida por afición y crítica. Aquí es dónde entra en acción Jeremy Renner. Un Jeremy Renner que además viene acompañado de artistas tan relevantes como: Rachel Weisz, Edward Norton o un recuperadísimo Stacy Keach.

Jeremy Renner interpreta Aaron Cross, un agente de campo que ahora está pasando un periodo de pruebas en las montañas de Alaska. Ojo con Jeremy Renner que se marca una actuación destacada. Está muy bien en su papel de Aaron Cross y se convirte en todo un As en la manga del legado.

Rachel Weisz da vida la bioquímica Doctora Marta Shearing. Esta es una de las doctoras encargadas de la supervisión de los agentes de campo de los programas ocultos a la sociedad. No vamos a descubrir ahora el buen hacer tras la pantalla de la actriz inglesa, pero realmente palidece (literalmente) ante el despliegue físico y actoral de Renner y termina por ser casi una simple compañera.

Aaron Cross

Edward Norton es Eric Byer, un ex_coronel relativamente joven que será el encargado de sacar la basura antes de que esta empiece a apestar. Muy bien también Edward Norton en su papel. Un papel que le convierte en el principal enemigo de Aaron Cross. La verdad, tanto Renner como Norton llenan la pantalla con cada una de sus apariciones. Norton es de esos actores cuyo buen hacer es incuestionable, y Renner, por su parte, viene llamando fuertemente a las puertas de los grandes, las de aquellos actores cuyo carisma sirve para soportar por sí solo todo el peso de una gran producción.

Finalmente, quisiera destacar también en el plano actoral a Stacy Keach (mítico Mike Hammer televisivo) que interpreta al Almirante Turso, la mano derecha de Eric Byer. Me alegró mucho ver a un Stacy Keach en plena forma en un papel con cierta relevancia en una gran producción.

Eric Byer

En conclusión.
Como he venido exponiendo a lo largo de esta crítica de El legado de Bourne, con esta cinta tenemos delante de nosotros un destacado film. Un film de gran ritmo y sobresalientes escenas de persecución. Además, esconde en su manga el AS de Jeremy Renner y su bárbara aparición como Aaron Cross.

“Deberías haberme dejado en paz”.-Aaron Cross.

Aaron Cross

Curiosidades.
-En la película se pueden ver en acción a dos aviones Predator. El Predator es un “avión” no más grande que una simple avioneta comercial que es capaz de realizar misiones con éxito de ataque en terreno enemigo sin llevar en su cabina a ningún piloto humano. El Predator va equipado con misiles Hellfire, radar de apertura sintética, FLIR, conexión vía satélite, guía láser, cámara de TV… y es capaz de enviar la información tanto a su unidad como a una unidad de combate cercana para marcar un objetivo.
-Durante la pre-producción del film para el rodaje de determinadas escenas se visitaron las ciudades de Ho Chi Minh (Vietnam), Yakarta (Indonesia) y Manila (Filipinas). Finalmente, se optó por rodar en Manila dada la experiencia que ya tienen allí al haberse rodado films como ‘Apocaypse Now’ o ‘Platoon’. Además, es la primera vez que Manila aparece en un film de Hollywood como Manila y no “disfrazada” de otra ciudad.
-En las escenas que transcurren en Manila también observamos algún que otro “yipni”. El “yipni” es un minibús hecho a partir de todoterrenos estadounidenses que fueron abandonados por los norteamericanos al finalizar la II Guerra Mundial. En Manila se calcula que hay unos cien mil yipnis operativos.
-Para rodar una helada escena del comienzo del film se tuvo que habilitar un jacuzzi, una tienda con calefacción, una ambulancia y tres personas especializadas en hipotermia.
-El actor Louis Ozawa Changchien aprendió a practicar el parkour para poder realizar con éxito determinadas escenas de ‘El Legado de Bourne’.
-La persecución en moto de la película fue muy complicada de rodar ya que incluía unos 90 coches y más de 300 extras. El hecho de que Jeremy Renner sea un fanático de las motos (posee una colección con 10 o más unidades) facilitó bastante la labor a todo el equipo en esta secuencia en concreto.

Tráiler de El legado de Bourne