El atlas de las nubes
Comparte con tus amigos










Enviar

De los creadores de ‘Matrix’ nos llegó una de las películas más interesantes de los últimos tiempos. Un proyecto que se hizo megasecreto para aumentar las expectativas, además del jugoso reparto que había de por medio. Para tan inmensa tarea, los Wachowski se agenciaron a Tom Tykwer, director de la notabílisima ‘The International’, ya sólo faltaba ver el resultado final de tan mastodóntico proyecto. De todo ello hablaremos en la siguiente crítica de… ‘El atlas de las nubes’.

El Atlas de las Nubes

Crítica de El atlas de las nubes

Desde que se anunciara que los Wachowski estaban realizando una nueva cinta de ciencia ficción, más de uno seguramente se llevaría las manos a la cabeza, pues después de haber arrasado en el 2000 con su brillante ‘Matrix’, no era de buen agrado que los herman@s cayeran desde lo más alto para intentar recuperarse con proyectos de poco calado (a la aburrida ‘Speed Racer’ me remito).

En el otro lado de la balanza se encontraba Tom Tykwer, realizador alemán, que además es compositor de películas, lo cual sumaba enormes puntos en sus trabajos. Tykwer se subió al proyecto como ayuda, pues la novela de David Mitchell se antojaba a los herman@s como algo abrumador. Finalmente, Tykwer quedó acreditado como uno de los directores del film, además de guionista del mismo y compositor de la cinta.

El Atlas de las Nubes

Después de un retraso de tres meses con respecto al estreno USA (26 de octubre de 2012) nos llegó ‘El atlas de las nubes’ a España… y lo hizo con malos antecendentes, pues el film fracasó en su estreno en los EEUU y cosechó críticas bastante duras. Algunas atacaban a la cinta tachándola de pretenciosa. Ahora bien, y siendo justos, esta no es una mala película (que manía de los críticos actuales de emplear la palabra “basura” a cada cinta que viene con promociones mastodónticas). Lo que tenemos entre manos es un film interesante, con unas logradas interpretaciones, pero que falla a la hora de ser filosófico y profundo. Por otro lado, el montaje es demasiado abrumador, sorprende bastante que se pase de una historia a otra sin previo aviso, atacando al espectador como al Alex de ‘La naranja mecánica’ de Stanley Kubrick.

Sin embargo, si se analiza el film en sus correspondientes historias, uno se da cuenta de que algunas funcionan medianamente, como la de Somni que se encuentra ambientada en una Korea futurista, quizás la más fácil y entretenida del conjunto. También tenemos la de Zachry que es la más optimista a pesar del escenario en la que se ambienta (impresionante ese Hawaii post-apocalíptico) o la de Canvendish con unos toques a lo Guy Ritchie (o sea, humor británico a casporro). Estas son las historias más interesantes del film. Un film de desmesurada duración, cercana a las tres horas.

El Atlas de las Nubes

En general, ‘El atlas de las nubes’ es una propuesta ciertamente original, pues abarcaba bastante géneros. Además, ofrece un buen puñado de destacadas interpretaciones, de hecho, algunos de los actores interpretan hasta seis personajes diferentes, siendo los de más impacto: Hugo Weaving, actor camaleónico donde los haya y quizás el que tiene las caracterizaciones más estrambóticas de la cinta (atención especial en la historia de Somni y la de Cavendish, sólo por verle en esas historias merece el visionamiento). Por otro lado, Tom Hanks se saca de la manga otra de esas notables interpretaciones de su carrera, la de Zachry y la del “buen” doctor que acompaña a un correcto Jim Sturgess en la historia del siglo XIX, sin lugar a dudas, son algunos de los momentos donde Hanks saca un notable alto en esos momentos en particular.

Como he expuesto, la cinta de los Wachowski y Tykwer funciona a ratos. Por otro lado, me gustaría destacar que su excesiva duración ejerce un poderoso contratiempo, dando lugar a bastantes momentos de “aburrimiento” (especialmente, durante la primera hora y media de la cinta) y a pesar del enorme impacto visual, se trata de una película demasiado aturullada que, al margen del descomunal reparto, sus brillantes ideas y el enfoque épico, pues el resultado final no pasa de interesante y bueno, cuando sus cotas debían haber sido más altas.

Sinceramente, creo que sin la aportación de Tom Tykwer, tanto en las labores de director como de guionista y compositor, este film habría sido peor. El alemán saca a relucir las cosas más buenas de la película gracias a su buen sentido del drama (suya es la trama de Luisa Rey, con una Halle Berry correcta y donde se enfoca tremendamente bien el drama con el suspense), además de sacar a relucir su buen impacto visual. Por otro lado, su labor como compositor (junto a sus habituales Renhold Heil y Johnny Klimek) aporta una epicidad y drama al film bastante agradecidas.

El Atlas de las Nubes

En conclusión.
Finalizo esta crítica de El atlas de las nubes, una interesante película (el adjetivo “entretenida” se queda demasiado corto) que, a pesar de sus imnumerables altibajos en su extenso metraje, presenta algunas interpretaciones sobresalientes, un diseño de producción bastante logrado y alguna historia interesante. En general, una propuesta bastante buena.

Tráiler de El atlas de las nubes