Doctor Strange (Doctor Extraño)
Comparte con tus amigos










Enviar

Creado en el ya lejano 1963 por Stan Lee y Steve Ditko en el número 110 del cómic Strange Tales, tardó 53 años en hacer su aparición a lo grande en cines gracias a Marvel Studios y encarnándose en la piel de Benedict Cumberbatch. ¿De quién os hablo? Os hablo de un neurocirujano, de un Maestro de las Artes Místicas y del Hechicero Supremo del Universo Marvel. Os hablo de… ‘Doctor Strange (Doctor Extraño)’.

“Es Doctor, Doctor Extraño”.-Stephen Extraño.

doctor-strange-banner

Crítica de Doctor Strange (Doctor Extraño)

Brillante y altivo neurocirujano… así era Stephen Extraño, hasta que un accidente le hizo pagar por su egocentrismo. Reducido a la miseria sacó fuerzas de flaqueza para llegar a conocer a “El Anciano”. El resto ya es historia del “Universo Marvel” que os invito a descubrir en el especial Conociendo a El Doctor Extraño.

Expuesto ya, de manera breve, el origen del personaje en los cómics, entremos en materia de lo que nos ofrece esta película del irregular Scott Derrickson, un realizador que, hasta ahora, no acababa de rematar una faena completa. Y esta vez, ayudado por Marvel Studios, por fin lo ha conseguido. Y lo ha conseguido porque la película es buena de principio a fin, y no como otras que ha dirigido (casos de SinisteroLíbranos del Mal) que pecaban de querer abarcar demasiado perdiéndose por el camino en mezclar géneros y demás. Aquí, al contar la historia de Stephen Extraño, no se ha encontrado con ese problema ya que se ha centrado en lo básico y también es cierto que ha manejado (y bastante bien) su presupuesto más alto hasta la fecha.

doctor-strange-entreno

La labor de dirección y facturación del film es impecable. Todo transcurre a un mismo ritmo sin presentar bajones ni pasajes carentes de interés, y esto es algo a destacar porque estamos en un film de presentación del personaje, es decir, que hay que tomarse más tiempo que en otros para explicar cosas y que la gente no se pierda ni tampoco se “aburra” por no pasar directamente a la acción… Por otro lado, todo lo relativo a efectos luce de manera destacadísima, con mención especial a las magias (impecables sus “trazados” en pantalla) y las realidades alternativas (atención a cómo luce la “Dimensión Espejo”).

Antes me he referido a los orígenes del personaje, y es que de esto va esta primera película, de contar el origen de Stephen Extraño en este Universo cinematográfico, por ello asistiremos a una historia de aprendizaje humana y mágica, es decir, la “típica historia” del individuo que adquiere un gran poder y debe aprender a controlarlo.

doctor-strange-magias

En relación con el párrafo anterior vienen ahora al caso las comparaciones con el universo comiquero del personaje. En este apartado hay que alabar al guión del film pues recoge de manera bastante fiel el origen del Doctor Extraño creado por Stan Lee y Steve Ditko en 1963 en el cómic Strange Tales #110. Además, tendremos varios guiños a su Universo: el Santuario de Bleecker Street en NY, el Ojo de Agamotto o la presencia de determinados personajes y del verdadero villano del film… A otros personajes importantes como Clea o Rintrah supongo que los veremos en próximas aventuras.

Ahora bien, creo que hay que criticar ciertos cambios que no vienen al caso y que los veo únicamente aplicados de cara a la galería de la malentendida “diversidad” con la que nos marean hoy en día. Me explico: es absurdo y casi grotesco cambiarle el color de piel al Barón Mordo (aquí simplemente Mordo y compañero de Extraño) pasando del blanco al negro… o convertir al venerable Anciano en una “Anciana”. Son cambios que no se deberían hacer, y que al revés seguramente no se harían. Más “explicable” puede entenderse la presencia del oriental Wong no como un “criado” de Stephen, sino como un “bibliotecario”. Claro, como Wong en los cómics ya era oriental no han tenido que recurrir esta vez a la “diversidad”, eso sí, lo de “criado” mejor dejarlo al margen para no herir según qué sensibilidades orientales importantes a la hora de la taquilla…

doctor-strange-tilda-swinton

“Hay demasiados magos en este mundo”… Es un mundo extraño.

En el terreno interpretativo cabe citar a Benedict Cumberbatch, Rachel McAdams, Tilda Swinton, Chiwetel Ejiofor, Benedict Wong, Mads Mikkelsen y Scott Adkins. Y sí, hay cameo de Stan Lee… una vez más.

De Benedict Cumberbatch hay que resaltar que se hace totalmente con el personaje de Stephen Extraño. No es sólo que Cumberbatch lleve a cabo una muy buena interpretación en todos los aspectos, sino que, a lo largo del metraje, va logrando parecerse físicamente al personaje del cómic (al menos al de los últimos tiempos). El único “pero” que le pongo son ciertos “ramalazos cómicos” que saca a pasear en determinados momentos y que yo nunca se los vi al Extraño de las viñetas. En esos (breves) momentos me acordé (para mal) de las gracietas de Robert Downey Jr. y su Tony Stark.

Para Rachel McAdams va el típico papel de amiga/novia/compañera del héroe. Sus apariciones son intermitentes y su personaje, la doctora Christine, resulta tremendamente desaprovechada y su rol bien podía haber sido desempeñado, sin mayores problemas, por una actriz de no tanta fama y reconocimiento.

doctor-strange-benedict-cumberbatch

De los habitantes de Kamar-Taj cabe hacer mención a tres: Tilda Swinton es “La Anciana”, y cambios de sexo al margen, es la que más luce en su rol junto a Cumberbatch en todos los aspectos, sobre todo destaca en presencia, algo muy importante al respecto de su personaje. A sus principales discípulos les dan vida Chiwetel Ejiofor y Benedict Wong como Mordo y Wong, respectivamente. Ambos cumplen pero nada más… quizás podríamos haberle pedido bastante más a Ejiofor pero ni su personaje destaca de la manera que debiera, ni él tampoco se esfuerza en llevarlo más lejos. A lo mejor en el futuro…

Kaecilius, un auténtico “hombre de paja” en los cómics y en la propia película es el nuevo villano de Marvel para esta producción. Un villano que se presenta con cero carisma “gracias” a una desapasionada interpretación de Mads Mikkelsen que sólo tiene un registro interpretativo en toda la película: el de villano enfadado. Decepción, tremenda decepción con Mikkelsen y oportunidad desaprovechada para él. A su lado, suelta un par de patadas y algunos puñetados un Scott Adkins en un rol intrascendente que sólo le vale para dejarse ver en algunas escenas de un film importante y no de serie B.

doctor-strange-mads-mikkelsens

En conclusión.
Finalizo ya esta crítica de Doctor Strange (Doctor Extraño), un film que en verdad es bueno, que adapta con cierta fidelidad el universo del personaje y que está muy bien trabajado, disfrutándose especialmente desde el punto de vista visual. Ahora bien, todo esto no es suficiente para que entre en el Top de las mejores películas Marvel, quizás con una mejor selección e implicación de los secundarios y del villano lo habría conseguido. De las notas de humor ya no hablo porque son inevitables en Marvel Studios… aunque en un film como este se las tenían que haber ahorrado.
¡Advertencia! Hay dos escenas post-créditos: una al final de los primeros y otra al final de todo. Esta es una costumbre que, al igual que los cameos de Stan Lee, ya me empieza a irritar…

Tráiler de Doctor Strange (Doctor Extraño)