Cuando todo está perdido
Comparte con tus amigos










Enviar

En 2013 J.C. Chandor nos trajo de regreso a la gran pantalla, en un papel de único protagonista, a todo un mito de Hollywood, Robert Redford. Un mito que demuestra que todavía le queda cine dentro de sí y que todavía, a día de hoy, puede dar alguna que otra lección aún… ‘Cuando todo está perdido’.

“Todo está perdido salvo el alma y el cuerpo”.-Hombre.

cuando-todo-esta-perdido-robert-redford

Crítica de Cuando todo está perdido

Conviene advertir de manera muy clara que lo que J.C. Chandor nos ofrece en ‘Cuando todo está perdido’ es una odisea marítima en toda regla. ¿Qué quiero decir con esto? Pues que os olvidéis de otros personajes que no sean el interpretado por Robert Redford y que vayáis pensando que vais a ver un film absolutamente solitario en el que no habrá ningún tipo de diálogo. Quitando el monólogo inicial, los únicos sonidos que tendremos son los producidos en alta mar por el viento, las tormentas, alguna palabra que ocasionalmente pronunciará “El hombre” (Redford) y una música “minimalista” obra de Alexander Ebert (su primera BSO) que aún siendo hermosa raya en la tristeza y desesperanza. Una música que es culminada con la canción “Amen” de los títulos de crédito finales obra del propio Ebert.

Tampoco esperéis encontrar aquí nada de efectos especiales de esos que quitan el hipo, 3Ds, cámaras lentas y demás pijadas que se usan hoy en día en el cine para atraer a la gente. No. Nada de eso hay aquí. Este es un film “intimista” que nos narra con una poderosa franqueza la lucha del hombre contra la naturaleza, en este caso, la mar. Un hombre que se ve absolutamente solo en la inmensidad del Océano y que deberá basarlo todo en sus conocimientos y pericia náutica para poder sobrevivir en una increíble y épica aventura en la que no contará con ningún otro tipo de ayuda.

cuando-todo-esta-perdido-tormenta

‘Cuando todo está perdido’ resulta un gran film para verlo sabiendo lo que se va a encontrar uno y con el ánimo tranquilo para no incomodar el silencio del salón que sólo se romperá con las poderosas tormentas nocturnas. No me cabe la menor duda de que es una gran cinta, pero es una película que, por su singularidad, es clarísimo que no fue realizada para acumular tropecientos millones en taquilla y que tampoco será del gusto del espectador/a actual, acostumbrado a otro tipo de películas más “llamativas”. El film es una propuesta para los que amamos “el cine natural” y las películas de supervivencia. También pienso que está muy recomendada para los amantes de la navegación pues podrán apreciar en ella algunos detalles familiares de su mundo.

cuando-todo-esta-perdido-camarote

El protagonista absoluto de la cinta es el ya legendario Robert Redford, una auténtica Leyenda Viviente de Hollywood que aquí da un curso de cómo mantener la calma en una situación altamente desesperada. Redford apenas articula palabra, su interpretación es puramente gestual y física. Muchas veces al mirarle a la cara nos preguntáremos: “¿Qué está pensado? ¿Qué va a hacer ahora?”… entonces serán sus ojos, expresiones y movimientos los que nos indiquen las acciones que va a llevar a cabo su personaje y las decisiones que va a tomar. Si la historia de ‘Cuando todo está perdido’ ya me parecía original, pues esta manera de interpretación “muda o mímica” me parece todavía más original. ¡Excelentes estos aspectos del film!

cuando-todo-esta-perdido-mirando

En conclusión.
Termino ya esta crítica de Cuando todo está perdido, una gran odisea marítima que demuestra lo inquebrantable que es el espíritu humano. Un espíritu capaz de sacar fuerzas y esperanzas de donde no las hay para intentar sobrevivir ante las circunstancias y ambientes más imposibles y adversos. Recomendada.

Curiosidades y declaraciones.
-J.C. Chandor entregó a su productor (Neal Dodson) un guión de unas 30 páginas sin una sola línea de diálogo. Al recibirlo este se quedó estupefacto y exclamó: “¿Cómo porras voy a conseguir que alguien financie esto?”.
-También sobre el guión se pronunció Robert Redford al aceptarlo: “Me gustó mucho el guión porque era diferente. Era atrevido, excéntrico, sin diálogos. Estaba convencido de que J.C. sería capaz de llevarlo a cabo, de ir más allá de lo que había escrito”.
-En el rodaje de la historia, se emplearon tres veleros Cal de 12 metros de eslora para recrear el “Virginia Jean”. Cada velero tenía una utilidad muy concreta. Uno sirvió para rodar las escenas exteriores en alta mar, otro para los interiores y el tercero para efectos especiales.
-J.C. Chandor solo usó efectos digitales para realzar la lejanía y el cielo, así como las olas que golpean el barco. Un equipo de SPIN VFX, con sede en Toronto, se encargó de los efectos visuales bajo la supervisión del propio J.C. Chandor y de Robert Munroe (‘X-Men’).
-Rodar en el agua siempre es complicado, y todavía más en una película como ‘Cuando todo está perdido’ sin una sola toma en tierra firme. El equipo filmó en varias zonas del Caribe y del Pacífico, entre otras frente a la costa de Ensenada, México, a unos 130 kilómetros de San Diego. Además, para el rodaje de determinadas escenas los cineastas recurrieron a las piscinas de filmación más grandes del mundo en los Baja Studios de Rosarito Beach, en Baja California, México. Estas gigantescas piscinas fueron construidas para el rodaje de ‘Titanic’, de James Cameron.

Tráiler de Cuando todo está perdido