Caperucita roja ¿A quién tienes miedo?
Comparte con tus amigos










Enviar

El lobo. Temido, odiado y respetado. El lobo. Depredador y animal totémico. El lobo está de regreso y ahora viene a por una Amanda Seyfried bellísima. Una Amanda Seyfried que arropada con un manto de vivo color rojo se transforma en nuestra más deseada… ‘Caperucita roja’.

“Mi madre me decía que nunca hablase con extraños”.-Valerie.

Caperucita roja

Crítica de Caperucita roja ¿A quién tienes miedo?
Esta versión cinematográfica del popular cuento de ‘Caperucita Roja’ que filmó Catherine Hardwicke fue una película en la que se dieron cita muy diversos temas tales como: la religión, el amor, la brujería, el adulterio, el terror, la intriga… Todo ello aderezado con alguna que otra secuencia de acción.

Ahora bien, una cosa es juntar todos estos temas y otra que el conjunto en sí funcione. Y bueno, en ‘Caperucita Roja’ el tema funcionó más o menos, ya que, en algunos momentos la película se resiente y llega incluso a aburrir (a mi tanta mezcla y tanta decisión amorosa pues como que no me van). De hecho, el máximo interés del film (tal y como se nos presentó) se centró en resolver el interrogante de quién demonios era el hombre lobo que dejaba las calles de Daggerhorn teñidas de sangre. La directora, Catherine Hardwicke, desde luego no es tonta y lo sabía, y por ello mantuvo ese interrogante hasta el final e implicó en el misterio a casi todos los personajes… Y además, consciente de que la película para el espectador masculino podía resentirse en según que puntos de la narración, nos fue dejando algunas secuencias de acción en las que el religioso y experto cazador de hombres lobo, Solomon y sus pretorianos, se enfrentaban a un lobo de considerable tamaño.

Padre Solomon

Destalles llamativos de este film fueron: Daggerhorn y el lobo, los pretorianos de Solomon y el vestuario de la película. Con respecto a la aldea de la película (Daggerhorn) y algunos de sus alrededores, cabe decir que me dieron en muchas ocasiones la impresión de estar totalmente en un plató. Las casas no parecían de madera, se veía todo demasiado artificial, demasiado teatral. El lobo, por su parte, me recordó grandemente a los que se pudieron ver en La saga Crepúsculo: Luna nueva‘, sólo que de mayor tamaño. Este fue un lobo muy grande pero poco trabajado en el sentido de que se notó demasiado el uso del ordenador. Lástima porque resultaba una gran bestia.

Haciendo referencia ahora a la guardia pretoriana que acompaña a Solomon sólo puedo decir que parecieron sacados de otra película. Estamos viendo este film y, de repente, entran en escena unos tipos que bien podrían ser sacados de Underworld, de ‘Van Helsing’ o de algún videojuego de acción. Uno se da cuenta nada más que entran en acción con sus diligencias fortificadas a modo de tanques y sus armas… que esa gente no encaja con el tipo de film que estábamos viendo hasta ese momento. Yo no di crédito, porque realmente llaman bastante la atención y personalmente no me encajaron. Y respecto al guardarropa del film, decir que se supone que estamos en una época medieval y en una aldea en la que nieva bastante… bien, pues resulta curiosísimo observar como casi todos (por no decir todos) los personajes del film (tanto masculinos como femeninos) van impecablemente vestidos como si recién acabaran de comprar su ropajes en Zara o en las plantas de moda de ECI. Increíble, es que no recuerdo haber visto a ninguno que llevara los ropajes sucios. Esto en mi opinión no resultó nada serio y restó credibilidad al film. Ver sino la foto de aquí abajo que es muy ilustrativa en este aspecto.

Caperucita roja

“Sin ánimo de ofender… no tienen ni idea de a que se enfrentan”… Devorando protagonistas.

Amanda Seyfried fue la protagonista total y absoluta del film. En su papel de Valerie la directora nos regaló toda una galería de hermosos planos de esta bellísima y joven actriz. Atención a lo espectacularmente que luce en pantalla cuando se pone la famosa “caperucita roja”. La verdad es que Amanda ilumina cada escena en la que sale con su increíble belleza, y en el apartado interpretativo hay que decir que sabe lucirse, no ya por esta película en concreto, sino también en otras cintas.

Los dos pimpollos que en este film perseguian su amor fueron Max Irons (el hijo de Jeremy Irons) como Henry el herrero y Shiloh Fernandez como Peter el leñador. Ambos me resultaron bastante flojos… el primero porque se pasó casi todo el film con cara de lelo y el segundo porque se pasó toda la cinta con cara de chulito. Ambos no tuvieron más expresiones en este film.

Max Irons

Del resto del reparto cabe destacar a Julie Christie, Virginia Madsen, Billy Burke y Gary Oldman. Julie Christie (que para mi fue una de las mujeres más bellas del mundo con su papel en ‘Doctor Zhivago’) interpretó a la abuela de Valerie. El suyo fue un papel secundario pero muy importante, la verdad, quedé muy gratamente sorprendido de los minutos e importancia de su personaje, pensé que simplemente estaría por dar cierto renombre al reparto de la cinta. Julie estuvo magnífica y misteriosa, ella siempre ha sido una gran actriz a la que difícilmente se le encuentra un mal trabajo. Virgina Madsen es otra veterana que ya tiene también unas cuántas películas a sus espaldas. En esta película interpretó a Suzette (la madre de Valerie) y lo hizo de forma bastante competente pues la experiencia como se dice es un grado. Billy Burke se metió en el pellejo de Cesaire, el padre de Valerie, un tipo desaliñado que lo mejor que hizo fue casarse con Suzette y tener con ella dos hijas guapísimas. Finalmente, Gary Oldman no podía ser otro que Solomon. Solomon es un fanático religioso que en el pasado sufrió una terrible pérdida y ahora se ha convertido poco menos que un cruzado. Sinceramente, esperaba encontrarme con un Gary Oldman que dibujara un personaje llevado al extremo del ridículo… pero, salvo pequeños detalles, en general se contuvo y llevó a cabo una correcta actuación no convirtiendo a su personaje en una caricatura… y la verdad es que todo se prestaba a ello… no hay más que ver lo ridículo o fuera de lugar que parecen estar sus esbirros.

Julie Christie

En conclusión.
Finalizo ya esta crítica de Caperucita roja ¿A quién tienes miedo?, una película que intentó ser varias cosas (un film de terror, intriga, amor…) y al final terminó tropezando especialmente en el campo del terror dónde se pretendió insinuar o prometer demasiado (sobre todo en la promoción del film y en determinados minutos del mismo) para luego no llegar a concretar casi en nada, y limitar el horror a momentos muy pero que muy puntuales. Además, pareció haberse prestado poca atención a determinados detalles de la realización (vestuario, platós o realización del lobo… por ejemplo).

Ahora bien, es de agradecer que el suspense y la intriga se mantengan hasta casi el final de la cinta y que se implique en el enigma a casi todos los personajes… y es que si encima le quitáramos eso y su buena ración de romance pues entonces ‘Caperucita roja’ se quedaría poco menos que en nada. Se podía haber creado una verdadera y terrorífica historia de terror y se dejó pasar una buena oportunidad para ello.

Amanda Seyfried

Curiosidades.

  • El equipo de efectos especiales de Rhythm y Hues creó el lobo del film integramente por ordenador. Para hacer que su morfología fuera lo más orgánica posible, se llevó a cabo una importante y minuciosa investigación de los movimientos no solo lobos sino también de hienas, guepardos, panteras, leones y diversas razas de perros.
  • El elefante de tortura que llevan los esbirros de Solomon es una variación del instrumento de tortura y tormento conocido como El toro de Falaris. Mediante esta tortura, se introducía al sujeto en una especie de toro metálico y se procedía a calentar la barriga del mismo (que era dónde estaba el reo)… hasta que el calor eran tan tremendo que el reo se quemaba vivo y procedía a lanzar tremendos alaridos. Estos gritos unidos al humo salían por la boca del toro dando la sensación de que este de verdad mugía. (Visto en ‘Cuarto Milenio’. Tercera Temporada).
  • A Amanda Seyfried se la puede ver en ‘Caperucita roja’ llevando dos modelos de capa roja: una de seis metros de largo hecha íntegramente de terciopelo que se ve en una escena de fantasía, y otra que es la que lleva el resto del metraje, y que está realizada de fuerte matka de seda serigrafiada con un patrón de espirales de 25 cms alrededor del borde y bordada a mano usando seis tonos diferentes de rojo.

“No entiendo la vida sino es contigo”.-Valerie.

Caperucita roja