¡Ave, César!
Comparte con tus amigos










Enviar

Finales de los años 50 en Hollywood. Los estudios “Capital Pictures” tienen un problema con una de sus producciones más exitosas y sólo un hombre puede arreglarlo. Ese hombre es Eddie Mannix y a todo lo que diga hay que decirle… ‘¡Ave, César!’.

«Sal ahí y sé una estrella».-Eddie Mannix.

ave-cesar-sirena

Crítica de ¡Ave, César!

Cuando era pequeño vi muchas películas por la tele de eso que podríamos llamar “La edad de oro de Hollywood”. Una época (especialmente, la comprendida entre los años 50 y 60) en la que géneros muy diferentes como el western, los musicales, la comedia, el suspense o las grandes producciones bíblicas… triunfaban y asombraban al público. De esta forma, nos encontrábamos con grandes películas dirigidas por maestros e interpretadas por grandes estrellas.

Algunas de esas grandes películas serían estas: ‘Centauros del desierto’ (John Ford, 1956) con John Wayne, el genuino héroe americano. ‘Los caballeros las prefieren rubias’ (Howard Hawks, 1953) con la inmortal Marilyn Monroe. ‘Vacaciones en Roma’ (William Wyler, 1953) con la adorable Audrey Hepburn y el galán Gregory Peck.La ventana indiscreta (Alfred Hitchcock, 1954) con James Stewart y Grace Kelly. También podría citar otras como ‘Ben-Hur (William Wyler, 1959) con el mito Charlton Heston. Todas estas películas se convirtieron en irrepetibles y únicas. Auténticas obras de referencia de la historia del cine.

Y de esto precisamente trata ‘¡Ave, César!’. De acercarnos, en clave de comedia y «parodia», a los últimos años de esa gloriosa etapa. Los homenajes y guiños que podemos encontrar en este nuevo film de los hermanos Coen son muy variados. Por ejemplo: el trabajo en grandes platós, los nombres camuflados de directores, artistas y productores de la época… Ahora bien, el homenaje que se lleva la palma con total intención y descaro es el realizado a ‘Ben-Hur’ durante todo el metraje.

ave-cesar-romanos

Pero esto de los guiños/homenajes es sólo un ingrediente de un guión que se disfruta muchísimo. El libreto es un manjar, sobre todo, si te gusta el cine. El script nos lleva a conocer los entresijos de las producciones de aquellos años. Aquí, y a través de la figura de Eddie Mannix (Josh Brolin), y de su continuo movimiento dentro y fuera de los platós, vamos viendo como era el trabajo con los directores, periodistas, montadores, actores (¡ojo! al divertidísimo papel de Alden Ehrenreich como actor encasillado) y la manera de resolver las diferencias y problemas que fueran surgiendo no sólo en un rodaje ¡sino en la propia vida personal de las estrellas del estudio! Todo eso sin olvidar a los “rojos” guionistas que tienen un rol muy importante y divertido. En definitiva, mucho de lo bueno que tiene ‘¡Ave, César!’ le viene del libreto firmado por ambos hermanos.

Por otro lado, la recreación de la época se deja sentir en el vestuario, en el diseño de los platós, en los coches, en el enemigo comunista… todo muy conseguido. Además de todo lo comentado de “cine dentro del cine”, también seremos testigos (junto a Eddie Mannix) de la visualización de breves segmentos de “películas” con montajes inacabados y producidas por “Capital Pictures”. Una simpática curiosidad que bien podría ser explotada en forma de extras de cara a su edición en DVD y BD.

ave-cesar-merrily-we-dance

“Con alas como las águilas”… Esto es Hollywood.

En el terreno interpretativo tenemos que tener cuidado con el póster en el que figuran los nombres de varias estrellas. No hay que dejarse “engañar”, el protagonista de ‘¡Ave, César!’ es Josh Brolin y, en menor medida, George Clooney y Alden Ehrenreich. El resto de intérpretes que adornan el cartel son simples cameos con más o menos minutos. Al igual que muchos otros artistas famosos que no aparecen en el póster pero que también se dejan ver en divertidas intervenciones.

Como acabo de exponer en el párrafo anterior, todo el peso del film es soportado por Josh Brolin en su papel de Eddie Mannix, jefe de producción y “maestro arreglador” de todos los problemas de “Capital Pictures”. A Mannix le corresponde lidiar con actores, actrices, directores, montadores, prensa… Mannix tiene una agenda apretadísima. Con todo este trabajo hay que decir que Josh Brolin aguanta muy bien el tipo llevando a cabo una seria interpretación. Brolin llena por completo el traje de su personaje y aguanta todo el peso del film y de “Capital Pictures”.

ave-cesar-josh-brolin

El co-protagonista es claramente George Clooney en su rol de Baird Whitlock, la mayor o una de las mayores estrellas del estudio que “desaparece” en medio del rodaje de su última película, la epopeya bíblica que precisamente da el título a la película: ‘¡Ave, César!’. De esta forma, si por un lado seguimos los pasos de Mannix, por otro lado los Coen nos hacen también seguir los de Whitlock en su “desaparición”… Al respecto de Clooney decir que me gustó mucho. Destaca especialmente por el aspecto cómico que le mete a su personaje. No hay más que verlo en determinadas escenas poniendo caras y gestos que te hacen reír… Amén de su única vestimenta de romano en todo el metraje.

El tercero en importancia vendría a ser el joven Alden Ehrenreich que da vida a Hobie Doyle, un actor que se dedica a rodar westerns de pocas palabras en las que lucir sus habilidades con el lazo y montando a caballo. Si con Clooney me divertí pues con Ehrenreich me lo pasé en grande. Parte de las intervenciones más cómicas son suyas… Se lleva la palma cuando lo seleccionan para intervenir en un musical ¡Oro puro cómico! su diálogo con el director Laurence Laurentz (Ralph Fiennes) a cuenta de la frase: “si fuera algo tan simple”.

ave-cesar-george-clooney

Y ya dejando al margen a Josh Brolin, George Clooney y Alden Ehrenreich el resto de grandes nombres que aparecen en el póster: Ralph Fiennes, Jonah Hill, Scarlett Johansson, Frances McDormand, Tilda Swinton y Channing Tatum… son simples “cameos expendables” con más o menos minutos. El caso más “grave” es el de Jonah Hill. El actor sale en una escena de más o menos 4 minutos y encima lo hace sentado. Ahora bien, parte del divertimento y curiosidad de ‘¡Ave, César’! es ir descubriendo estos cameos en sus correspondientes personajes. También aparecen otros de artistas actuales como Jack Huston, o intérpretes cuya gloria ya parece que pasó como bien pueden ser los casos de Christopher Lambert o Clancy Brown.

ave-cesar-channing-tatum

En conclusión.
Acabo ya esta crítica de ¡Ave, César! una película que navega clarísimamente entre la parodia, la sátira, la ironía y el disparate (muchas veces sobrepasando todas estas líneas). Al final de todo no tenemos una obra maestra (tampoco es algo que los Coen hayan pretendido) pero sí una película muy ágil, fresca y dinámica. Un film que representa un divertido homenaje y guiño a una inolvidable época del cine. Si les gusta el séptimo arte, estoy seguro que lo que ofrece esta cinta les gustará. Y no olviden preguntarse…“¿Qué futuro tiene la industria en la que están?”.

Tráiler de ¡Ave, César!