Argo
Comparte con tus amigos










Enviar

En 1979 estalla en Irán una revolución y para colmo, culpan a los USA de que echaran al antiguo regente y pusieran a otro en su lugar. Además, asaltan la embajada de los Estados Unidos obligando a seis trabajadores a esconderse en la casa del embajador de Canadá… pero afortunadamente (o desafortunadamente) cuentan con Tony Mendez, un agente de la C.I.A. que tiene un estrambótico plan para sacarles de allí. Bienviendos a la crítica de Argo.

“Si vamos a hacer una película falsa, quiero que sea un taquillazo falso”.-Lester Siegel.

Tony Mendez

Crítica de Argo.
Se dice que detrás de un mal actor hay un gran director, y parece ser que esa regla se le ha aplicado a Ben Affleck, pero es de justicia afirmar que Affleck ha luchado por todos sus papeles y francamente, como director, se ha ganado todos mis respetos porque ha logrado ser mucho más maduro de lo habitual.
Desde su debut conAdiós pequeña, adiós’ (2007) cautivó a críticos y público, luego vino ese sorpresón que fue The Town’ (2010), un thriller en el que Affleck demostraba que podía ser un muy buen actor (yo siempre lo he considerado así) y mejor director de lo esperado, pues se tiende a que muchos directores en su segunda película bajen el nivel, pero Affleck no, es más lo subió y bastante. Y en 2012 nos regaló ‘Argo’.

Argo

Y con ‘Argo’ Affleck nos entregó una película de lo más completa de su filmografía, ya que se trataba de un arriesgado cocktail de thriller político con dosis de comedia, pero el cineasta lo bordó de una manera soberbia.
El mismo Ben Affleck se metió en la piel de Mendez, el agente de la CIA que, gracias al visionado de ‘La batalla por el planeta de los simios’, se le ocurre la idea de “rodar una película”… Hay que decir que Affleck estuvo sobresaliente en su personaje, un tipo calculador, pero tremendamente humano y preocupado por las personas que tiene a su cargo. Por otra parte, se contó con un buen puñado de estrellas en el plantel: un Bryan Cranston impecable, acompañado por unos sensacionales Alan Arkin (enorme diciendo esas frases de productor de cine) y John Goodman, este último ofreciendo lo mejor de si mismo. El resto de los actores también brillaron a gran altura.

Argo

No se puede negar que ‘Argo’ es un film con una excelente factura técnica e interpretativa, como bien he expuesto antes. Es un trabajo sensacional el de los actores, pero además Affleck destacó de manera brillante en la dirección, manteniendo al espectador en vilo a lo largo de los 112 minutos que dura la película y, especialmente, en los últimos minutos del film, donde debo confesar que me emocionaron tremendamente… y eso señores, por mi parte, es un logro de su realizador y de su genial compositor, el brillante Alexandre Desplat que logra implicar durante esos minutos finales al espectador y de qué manera, si señor.

Poco o nada se le puede achacar a esta película, obviamente no se puede decir que es un film “perfecto”: al principio puede ser un poco abusivo sobre los detalles históricos de la situación de por aquel entonces en Irán, porque nada más empezar la película nos bombardean con montones de detalles sobre la situación en el país y cómo se ha llegado a esos extremos. Sin lugar a dudas, el único “pero” que le puedo sacar a esta brillante cinta.
Sobre los aspectos técnicos, hay que destacar la sublime fotografía de Rodrigo Prieto, y la citada banda sonora de Alexandre Desplat que, como he dicho arriba (y si no ha quedado claro), es brillante y digna de un Oscar.

Argo

En conclusión.
‘Argo’ es una muestra excelente de la pericia como director de Ben Affleck. Era arriesgada y su director lo bordó (también como actor protagonista del film). Es divertida, emocional, trepidante (y eso que no hay ni una sola explosión, ni efectos digitales, ni monstruos o robots asesinos) y adictiva. Recomendable hasta decir basta.