Airbender: El último guerrero
Comparte con tus amigos










Enviar

Han pasado 100 años desde que la Nación del Fuego atacara a las Naciones de la Tierra, Agua y exterminado a la Nación del Aire, pues según cuenta la leyenda, existe una persona capaz de controlar los cuatro elementos: El Avatar. El anterior Avatar era de la Nación del Fuego y siguiendo el ciclo, el siguiente nacería en la Nación del Aire. Ahora ha regresado para reestablecer el equilibrio, porque él es… ‘Airbender: El último guerrero’.

Aang

Crítica de Airbender: El Último Guerrero
Esperaba con máximo interés esta adaptación de “Avatar: La Leyenda de Aang”, ya que antes de ver la película me había tragado sus tres temporadas para lograr conseguir un entendimiento absoluto sobre el film a visionar, que es lo que suelo hacer cuando se trata de adaptaciones de cómics o series de televisión. Sin embargo, después de haber visionado el producto, puedo asegurar de lejos que la entrada de Shyamalan al cine más palomitero sólo puede calificarse como decepcionante, pero que muy decepcionante.

Vayamos por partes. Es muy evidente que cuando una serie o cómic es llevado a la gran pantalla, ciertos detalles pueden ser cambiados por sus realizadores, porque hay ciertas cosas que podrían quedar ridículas en las pantallas de los cines… si no que se lo pregunten a Michael Bay durante la fase de pre-produccion de su mastodóntica Transformers’y es que ¿alguien se imagina una cinta del siglo XXI con robots con forma de cubo? ¿o al Capitán América en su última película vistiendo un traje de feria combatiendo nazis?… En fin, que todo eso se tiene que dejar a un lado, también es cierto que los fans más empedernidos son demasiado exigentes con las series o cómics llevados al cine.

En el caso que nos ocupa, hay que decir que Shyamalan es fiel a la historia que adapta, se suponía que esto iba a ser una trilogía que serían las tres temporadas. Cada temporada sería una película, algo que desgraciada o afortunadamente, no será ya posible. De hecho, esta película adapta más o menos el primer libro y hay que reconocer que Shyamalan logró captar muchos de los momentos de los primeros episodios, básicamente el realizador indio los calcó y ¡de qué manera! ya que parece que estemos viendo alguno de los episodios de la serie, eso si, se omiten varios detalles o tramas para evitar un alargamiento del flim. Sin embargo, ese no es el principal problema de la misma, si no la falta atroz de carisma de los personajes y su abrupto cambio de personalidad en ellos.

Ozai

Una de las cosas por las que “Avatar” (que nadie confunda con la peli de James Cameron) funcionaba estupendamente, era porque sus personajes eran de lo más divertidos y carismáticos, desde los héroes principales hasta los villanos que les perseguían a lo largo de las tres temporadas que tenía la serie… Desgraciadamente, “Airbender” (la película) falla de manera impresionante en esa faceta, casi se podría achacar la culpa al guión de Shyamalan: plano, intrascendente y encima bastante torpe. El realizador fue incapaz de insuflar la diversión que tenía la serie, aunque esto podría deberse más a que el cine de acción que se demanda (o en teoría, es lo que piden los espectadores) es aquel que está demasiado orientado a la seriedad y lo adulto (ojo, esto último no llega a aparecer en la película, pero lo anterior lo arrastra desde el primer minuto) y es que en ‘Airbender: El último guerrero’ la seriedad reina a lo largo de todo el metraje y las gotas de “humor” (leáse el sarcasmo) son totalmente sin gracia y eso es imperdonable… y más si tenemos en cuenta que el film es una historia llena de aventuras y no la última cinta de Terrence Malick.

De hecho, los actores son totalmente incapaces de imprimir carisma o desarrollo en los personajes, especialmente se nota en Noah Ringer en este que fue su primer papel en una película resultando inexpresivo al cien por cien, de hecho, en su primera aparición se presenta de un modo serio y sin el mínimo de chispa. Lo mismo sucede con Nicola Peltz, aparte de que poco tiene que ver con su personaje animado, la actriz tiene cara de palo a lo largo de todo el metraje. Tampoco se salvan Dev Patel ni Jackson Rathbone. El primero pone cara de mala leche (se supone que es el malo y “debe poner esa cara”) y el segundo se limita a decir cuatro frases y poca cosa… Así pues, estos personajes que en la serie tenían carisma y un desarrollo interesante, aquí en cambio, son planos e inexpresivos y dicen frases “cliché”.

Airbender: El Último Guerrero

Pero no todo es malo, por ejemplo, el aspecto visual de “Airbender” es de factura impecable, no en vano sus 150 millones de dólares están tremendamente bien empleados en pantalla. Además, Shyamalan logra unas “originales” escenas de acción a lo largo del film, especialmente aquella que rememora uno de los primeros episodios y que hará las delicias del fan de la serie.

Por descontado que los efectos especiales de la todopoderosa ILM son francamente buenos, especialmente cuando se trata de mostrar los poderes de cada Nación, ¡flipantes! sobre todo los de la Nación del Agua, por mi parte en este aspecto es de sobresaliente. Además, las imágenes están excelentemente apoyadas por la partitura de James Newton Howard (Blancanieves y la leyenda del cazador’, ‘Green Lantern’) con unas composiciones épicas, percutivas y un tema principal de infarto.

Airbender: El Último Guerrero

En conclusión.
Como vengo afirmando en esta crítica de Airbender: El último guerrero, esta cinta es, de lejos, la peor película de Shyamalan que a nivel personal le he visto, así de simple. No es entretenida, ni tampoco divertida. Su guión es paupérrimo, sus personajes sosos y el montaje decadente. Los efectos de ILM, la fotografía y la banda sonora de James Newton Howard son lo único decente en esta película.

Airbender: El Último Guerrero